El espíritu del sueño

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

¿Nunca te ha pasado que te acuestas para dormir y cuando te estás durmiendo te despiertas sobresaltado sin poder mover ninguno de tus músculos? Si nunca te pasó, tienes demasiada suerte… Yo sufro de parálisis del sueño. Hay 2 explicaciones para esto:

La primera es científica y dice que cuando te estás durmiendo, el cerebro pone en movimiento unos líquidos que te producen esta parálisis para evitar que hagas lo que estás soñando.

La segunda es sobrenatural: cuando estás dormido, un espíritu maligno se coloca encima de ti, inmovilizándote por unos minutos. En ese proceso puedes sufrir alucinaciones ópticas, visuales y auditivas.

Una noche me acosté en mi cama para dormir. Mis padres estaban ya dormidos en su habitación y ningún tipo de ruido podía despertarlos, pues tenían sueño pesado y estaban muy cansados por su largo día de trabajo.

Ya estaba acostado, tenía insomnio y quería conciliar el sueño. Una vez que lo estaba logrando, pasó otra vez; esa maldita parálisis volvió a atacarme nuevamente. Dicen que si intentas mover la lengua y los ojos para todos lados, puedes liberarte. Lo intenté, pero no estaba funcionando; una leve respiración soplaba sobre mi nuca y sentí un hueco en la cama, junto a mí, como si alguien estuviera sentado.

Escuchaba risas, golpes contra mi puerta y susurros tenebrosos. Era la primera vez que me pasaban estas cosas tras sufrir una parálisis, así que supuse que lo que me estaba sucediendo eran las alucinaciones, ya que me había informado sobre el tema por Internet.

Casi me retracto a esa idea, porque mientras estaba inmovilizado pude ver sentado al borde de mi cama una especie de humanoide deforme. Estaba de espaldas, a mi lado; seguía pensando en que estaba viendo alucinaciones, hasta que se dio vuelta y se paró para observarme. Era demasiado alto, le faltaba un ojo y el otro lo tenía de color negro, como el de los tiburones; se le podían ver sus órganos quemados por el gran desgarro de piel que le empezaba en el pecho y le terminaba diagonalmente en el estómago. Desde su gran boca llena de puntiagudos dientes se asomó una larga y viscosa lengua de color negro que me tocó la frente.

Yo estaba paralizado, pero del miedo; cuando me tocó, pude liberarme y sentí una terrible quemadura que me hizo gritar.

Al escucharme dar ese fuerte alarido, la criatura despareció así como si nada.

Me extraña que mis padres no se hayan despertado, pero estaba tan asustado que me quedé despierto 2 horas en la computadora para poder distraerme. Una vez con sueño, decidí irme a dormir nuevamente, suplicando que no me volviera a pasar. Por suerte, pude conciliar el sueño con éxito.

Tras dormir solo 4 horas, me desperté con grandes ojeras a las 10:25 de la mañana. Me dirigí al baño como todos los días cada vez que despertaba, abrí el grifo de agua fría y me mojé la cara para poder despabilarme.

Cuando me levanté, pude ver en el espejo que en mi frente había una pequeña mancha negra. Di un fuerte grito de terror, caí al piso y por poco me desmayo. Corrí al comedor para pedir ayuda de alguna manera, pero no había nadie. Me extrañaba que mis padres no estuviesen desayunando a estas horas. Entonces decidí ir a su habitación donde pude ver lo más inesperado: había un profundo pozo negro sobre la cama. De él salía mucha sangre y miembros de cuerpo humano. Me dio tanta curiosidad y a la vez tanto miedo que agarré una almohada y decidí dirigirme hacia el interior de ese pozo.

Ya estaba dentro. Podía escuchar voces que decían palabras ininteligibles, gritos y risas. Había un increíble olor a carne muerta y el ambiente estaba muy pesado. Era un túnel subterráneo, hecho de rocas marrones y viejas. Había mucho polvo y humedad en las paredes.

Al llegar al final me quedé atónito. No podía creerlo. Me dio tanto asco, furia y tristeza lo que estaba viendo. Estaban las cabezas de mis padres y debajo de ellas había una nota que decía:

“Perdí a los míos, necesitaba a los tuyos. Ve a dormir, mañana será un día largo.”

Ahora estoy aquí asustado, escribiendo esto en el pequeño blog de notas que siempre llevo en mi bolsillo. Estoy demasiado triste y a la vez aterrorizado por lo que está pasando. Estoy sintiendo una quemadura en la nuca…, como la otra vez.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-1028

Ítem #: SCP-1028 Clasificación del objeto: Seguro Procedimientos especiales de contención: Las instancias SCP-1028 deben ser mantenidas en…
Read More
Allá afuera

SCP-3022

Ítem #: SCP-3022 Clasificación del Objeto: Taumiel Procedimientos Especiales de Contención: Cada instancia de VIP-576 debe mantener una…
Read More
Allá afuera

SCP-532

Ítem #: SCP-532 Clasificación del Objeto : Keter Procedimientos Especiales de Contención : Se deben seguir procedimientos de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Escuadrón 731

Escuadrón 731: “Los horrores de la ciencia”. _ Parte 1: _ Establecido como una unidad de armas biológicas…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cuervos

A finales de noviembre, y un cielo tan oscuro y el aire tan frío. La noche crecía. Caminaba…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La tumba de Sarah

Mi padre fue, durante sesenta años, jefe de una firma de restauradores de iglesias. Ponía mucho interés en…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La Yucumama

La Yacumama es una serpiente que vive en la región selvática del Perú. Obviamente, los primeros hombres en…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Tinta roja

En los pueblos o ciudades pequeñas abunda el arte urbano, rondando las paredes durante la noche. Esos pueblos,…
Read More