El espíritu de la hermana Diana "e;parte 4"e;

Allá afuera
Allá afuera

El abogado quedó sorprendido.

—¿Cómo dice? No, no, eso no es posible

—Lo es, soy el hermano de Diana.

—Y se puede saber ¿Qué es lo que está ocurriendo en verdad, señor Juan?

—Mi hermana, solo busca venganza, de todo lo que le pasó, quiere que paguen.

—¿Pero por qué a Miranda Velasco? Es una joven de 19 años y su difunta hermana Diana falleció hace más de 20 años. Explíquese.

—La madre de Miranda, fue su mejor amiga, su inseparable amiga en el convento, esa noche del campamento espiritual, esta le confesó a mi hermana que estaba embarazada de un joven que vivía por su casa y sin darse cuenta había ingresado así al convento. Pero Diana no le contestaba nada. En ese momento, Patricia (la madre de Miranda) ya se hallaba preocupada por la manera de comportarse de su amiga, unos minutos luego de la conversación, ella y sus amigas se fueron a descansar, sin imaginarse lo que pasaría.

Mientras Diana cometía el delito, Patricia logró huir del holocausto y así dar paso a la policía que pudo rastrearla. Fallando muchas veces, pues mi hermana, tenía una fuerza que nadie podía explicar, era prácticamente un demonio. Recuerdo, que esa madrugada de 1990, se dio la alerta, que en un pueblo vecino, habían atrapado a la asesina y estos aterrados la golpearon con piedras y palos hasta matarla. Lo último que se escucho de ella fue su pedido de ver muerta a nuestra media hermana, María.No se imagina cómo me sentía en ese momento, mi hermanita menor estaba muerta…

—¿Por qué a su media hermana?

—Mamá y mi padre se separaron por que esta le fue infiel. Diana al ver que papá se fue de la casa, odio a María hasta el final de sus días.

—Según lo que sabemos, su hermana María declaró días después de la muerte de los jóvenes en 1996, cuando Diana ya había muerto apedreada 6 años antes y fue culpada de encubrimiento y de practicar un conjuro satánico a la señorita Sofía Marcos, de una familia que nunca tuvo que ver con ella.

—Lo sé, pero María siempre fue así, desde pequeña ella siempre fue extraña y la mayoría de veces la veíamos practicar brujería sin poder detenerla. Ya que nuestra madre la amaba tanto, un amor enfermizo, que nos enfrentaba.

—Esto es terrible, quiere decir que tal vez María pudo atraer a aquel demonio y llevarlo hacia el cuerpo de Diana.

—Prácticamente mi hermana Diana ya no existe, desaparecieron su alma —entristecido comentó— aquel espíritu se volvió un demonio que ahora esta en el cuerpo de Miranda, pronto ocurrirá lo mismo, su alma desaparecerá para dar paso a un demonio, aún tenemos tiempo para salvarla y no dejar que pase lo mismo que con mi hermana y con Sofía.

—Sí —dijo seriamente el abogado Pedro.

—¿No confía en mi ahora?

—Por supuesto que desconfío, sabía que el caso de la posesión demoníaca de la hermana Diana fue pasado a los casos no resueltos del todo en la historia del mundo.

—Sí.

—La única manera de librarnos de esto es asesinando a esa joven, le digo que es lo único que se me ocurre.

—¡No! Usted no comprende, el espíritu de Diana ya no existe, pero está en nuestras manos salvar ahora el alma de Miranda, si la matara, continuará vengándose de todos los descendientes de sus amigos asesinados y de su propia familia.

—¿Qué es lo podemos hacer? Miranda esta prófuga y el país en peligro, debemos pensar rápido en una solución.

—No se preocupe lo encontraremos.

Mientras tanto la chica se ahogaba en sus pensamientos, corría y casa tras casa, asesinaba a las familias sin piedad, de sus súplicas.

El país entero estaba aterrado. Cada día solía encontrarse el cadáver de una nueva víctima o de una familia entera.

Los abogados después de pensar por unos días incansablemente tuvieron la idea más sorprendente de toda su carrera. Era la única, estaban decididos a contratar unos exorcistas de la iglesia católica y poder salvar el alma de Miranda, y por que no tratar el de Diana y Sofía también. Transcurrieron tres semanas de pánico y ya las ideas rondaban en algunos países vecinos también.

“Hoy se llevará a cabo el primer exorcismo realizado en un país sudamericano, la gente se encuentra asustada y las dudas del caso han vuelto a vincular por el lugar” se decía en las noticias de los periódicos.

Los policías y el ejercito nacional se preparaban para la captura de Miranda Velasco, como si se tratase de un atentado terrorista, pero no, era ella.

Al fin dieron con la joven. Se la encontró desmayada y sangrando por los ojos, como lágrimas. Arrastrándola fue llevada al antiguo convento “Santa fe” en donde ocurrió el asesinato de 1996. Echo por la joven asesina Sofía Marcos, que declaró igual sobre la posesión del espíritu de Diana en su cuerpo.

—Por la señal de cruz. —Dijo el padre.

—¡Ahhh! —Gritó Miranda.

—Continúe, padre. -Contestó el hermano de Diana, Juan.

—Dios todo poderoso, te expulsó del cielo, ahora él me da fuerzas para… ¡Expulsarte! Del cuerpo de uno de sus ángeles.

─Sí, cómo no ─dijo con una carcajada.

—Recemos, Padre nuestro que estás…

—¡Nooo!

Miranda gritaba a la vez que era amarrada por 3 de los soldados del ejercito que tuvieron que soportar todas sus ofensas y maldiciones, ante el pánico.

—Diana, hermana, señorita Sofía. —Decía Juan —pronto el poder de Dios las liberará de la tempestad.

—Herma… Na. ¡Nooo!

Juan lloraba mientras que los cinco exorcistas continuaban echando agua bendita sobre ella.

Las horas trascurrieron, el pánico aumentaba y los sacerdotes terminaron cansados, al ver a Miranda que continuaba despierta y lanzando insultos a todos. Realmente todo era muy difícil.

—Por favor, no se den por vencidos padres —suplicaba Juan.

—Lo sabemos, continuaremos, el poder de…

—¡Cállate!, ¿tú que sabes del poder de Dios? —Repetía una y otra vez Miranda. —¡Yo a ti no te quiero! Jajaja, necesito… Necesito a ¡María!

—María no sé dónde está, por favor demonio, ya aléjate de mi hermana Diana, aléjate de Sofía, deja en paz a Miranda, su familia sufre, su mundo se cae, estamos mal.

—¿Sufrimiento? Jajaja, eso es lo que quiero.

—Te mataré.

—Señor Juan, déjenos continuar.

—Jajaja, ¡maldito!

—Creo que él necesita de mí- dijo una voz femenina.

—¡Ah!

—¿María?- interrogó Juan.

Los sacerdotes y exorcistas se pararon sorprendidos al ver entrar a la culpable de estas posesiones, María, la media hermana de Diana…

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

SCP-2480

Ítem #: SCP-2480 Clasificación de Objeto: Seguro Keter Presuntamente Neutralizado Procedimientos Especiales de Contención: El Sitio-13 de Investigación…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mi Triste Vida

Me llamo Rafael Ramírez J. Tengo 17 años de edad. Me hacen Bullyng desde la Primaria. Nunca he…
Read More
Allá afuera

Hullo Hullo

Las 12:00 de la noche, debería estar durmiendo pero me he entretenido con un juego online llamado ‘‘League…
Read More
Berenice

El Pishtaco

El pishtaco o nakaq se pensaba que era una figura legendaria en la tradición andina peruana. La palabra…
Read More
El Puente Negro

Bela Kiss

En 1916, en un pequeño pueblo Hungría llamado Czinkota fueron hallados alrededor de treinta cadáveres de mujeres en…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Titiritero Show

Ronald William Brown, un ex titiritero de Florida, evangélico, que tuvo segmentos en la televisión como shows infantiles…
Read More