El diario de Alicia

Allá afuera
Allá afuera

—->Antes de todo quiero decir que está creepypasta estaba creada para ser una historia,pero como es demasiado corta decidí convertirla en creepypasta,la historia es obra de http://ask.fm/MichieSan1 si crean versiones alternativas estaría agradecida<——

_ 15-11-1998 _

Alice es una chica de 16 años de edad de origen Inglés, procedía de Liverpool, hasta que hace poco se mudaron ella y su madre hacía New Canton, solo quieren empezar una nueva vida… Alice es una chica de piel pálida,un rostro alargado,sus ojos son grandes de color marrón y sus cabellos ondulados castaños,tiene una mirada enfermiza desde que su padre murió…

—¡Alice ven y ayudame! —Grita su madre,cuando baja del coche descargando unas cajas.

—Margaret, dejala, estará jugando por los alrededores de la casa —Empezó a reír la tía de Alice.

—No Susan, Alice no tiene cinco años, tiene dieciséis —Afirma Margaret con un tono desagradable.

—Perdona, hace tanto tiempo que no le veo, debería conocer nuevas personas y éste es el lugar perfecto —Carga una caja y la mete dentro del porche de la casa.

—Voy a ir a buscarla, estoy preocupada —Deja dos cajas en el suelo y va a buscar a Alice —¡Alice! —Grita de nuevo su madre buscándola.

Alice se encontraba en frente del roble cerca del río mirándolo de reojo,hasta que su madre le grito.

—¡Alice! ¿Qué se supone que haces aquí? —Frunció el ceño y agarro fuerte a Alice del brazo.

—Mamá… —La niña miro a su madre con una mirada penetrante y miró hacía el río por un momento y lo señaló.

—Alice no tienes cinco años, ya eres una señorita, no puedes hacerme esto —Dijo muy alterada su madre.

—No, mamá, tranquila, estoy bien acompañada —Le miro de reojo.

—Alice pero no me causes estas bromas ¡No tienen gracia! Venga para casa de tu tía Susan —Le pego unos empujones hasta que llegaron a la casa.

Susan le mostró su cuarto a Alice, era un cuarto de color azul, con una ventana que daba al río, las cortinas eran de lino blanco y la cama de plumas de ave, tenía un vestidor demasiado grande y un cuarto de baño propio. Alice se acomodo y dejó su conejito de peluche encima de la cama a continuación se tiró y lo abrazó fuerte mientras le caían unas lagrimas.

—¿Alice? —Susan abrió la puerta delicadamente —Vamos a cenar, cuando quieras bajas, que mañana es tu primer día de instituto y seguro que quieres estar guapa para causar muy buena impresión —Dio una sonrisa simpática —Aparte tienes que pegarte una ducha antes de dormir —Bajo las escaleras y fue hacía la cocina.

Alice se levantó de la cama y bajo lentamente hasta el comedor y se sentó y se quedo mirando hacía abajo tristemente apretando sus piernas para hacerse daño y le seguían cayendo lagrimas. Aparecieron Susan y Margaret y sirvieron la cena.

—Cariño… ¿Cómo te encuentras? ¿por qué estás llorando? —Preguntó su madre algo preocupada.

—Él me golpeaba… —Le siguen cayendo lagrimas.

—Tranquila, eso pasó hace mucho tiempo y ya sabes que no está entre nosotros déjalo ya… —Deja su plato encima de la mesa —Si no quieres comer puedes ir a tu cuarto a dormir y mañana ya te duchas.

Alice asintió con la cabeza y subió corriendo hacía su cuarto,cerro la puerta y entro en el baño se encerró por dentro y cogió una cuchilla y empezó a cortarse… Mientras tanto en el salón Margaret y Susan estaban hablando sobre el comportamiento de Alice.

—Tranquila hermana, es normal su padre le golpeaba quizás tenga un trauma, tu mantente tranquila yo conozco a una buena psicóloga, ademas mañana me van a traer un perro así que puede hacerle a Alice compañía y hacerle olvidar… —Dijo Susan con seguridad.

-No se hermana… me preocupa mi hija, su padre le hizo tanto daño y ella es así y me preocupa demasiado y claro —Habla con muchos nervios —Creo que va a ser mejor lo del psicólogo que otra cosa, mañana haber como se comporta en la escuela.

Las mujeres estuvieron hablando de ese tema hasta las doce y media de la noche y Alice ya se había dormido en un charco de su propia sangre mientras soñaba cosas desagradables como demonios con el rostro de su difundo padre que querían abusar de ella y de su antigua hermana que nadie sabe lo que le paso. Hasta que se hizo de día ella despertó, con un rollo de papel limpio toda la sangre y se metió dentro de la ducha. Cuándo salió de la ducha se armo con un suéter de manga larga y cuello alto de color azul marino,a continuación se puso una falda negra, unas medias oscuras y por ultimo unas bailarinas negras, salió de su casa sin desayunar y se dirigió hacía la escuela. Cuando entro en la clase todos le miraban raro menos una chica de cabellos castaños y grandes ojos saltones verdes.

—Bueno alumnos, está es la nueva alumna se llama Alice María White pero la pueden llamar Alice creo que viene de Liverpool —Dijo la profesora a sus alumnos —Bueno Alice, si quieres decir lo que te gusta o si no te sientas y seguimos con la clase.

Alice asintió y se sentó, Alice pensó que la profesora era una persona agradable pero cuando regañaba a un alumno por tirar papeles o hablar, pensaba que un demonio se había apoderado de su cuerpo. Cuando termino la clase, Alice se sentó en un banco lejos del patio y empezó a escribir en un cuaderno blanco hasta que se le acerco la chica que había visto en clase.

—Hola ¿Así que te llamas Alice? Yo también me llamo Alice y soy de Canadá —Le miro sonriente mientras Alice negaba su mirada —Veo que no hablas mucho… oye si estás sola yo puedo ser tu amiga, si quieres.

Alice asintió y se fue incurvada hacía el baño de la escuela, observo a unas chicas muy maquilladas y destapadas que salían del baño y le pegaron un empujón, ella entro y empezó a hacerse una trenzas y se puso un lazo en el pelo. Cuando terminaron las dos clases y fue hora de irse al patio la otra Alice fue con ella…

—Oye Alice ¿A ti que música te gusta? —Preguntó la chica con mirada observadora.

—No escucho música —Respondió Alice lentamente.

—Ah bueno perdona… si quieres me voy pero estarás sola….

—Estoy acompañada, no necesito tu compañía —Dijo bordemente Alice.

La otra Alice se había quedado extrañada pero aún pesaba que le había afectado el cambio. Alice volvió a su casa y se encontró a su madre con un perro y su tía como siempre en la cocina.

—Alice, mira que te ha traído tu tía ¿Te gusta? —Preguntó su madre.

Alice pasó de todo y fue a su cuarto… su madre pensó que no lo había pasado bien en la escuela y le contó que esta noche ella y su hermana Susan no estarían en casa porque tenían las dos una reunión de trabajo ya que estaban en la misma empresa. Cuando ellas se fueron Alice se quedó sola y salió al patio a jugar con el perro, el perro estaba asustado al ver su mirada y salió corriendo asustado, Alice entro a la cocina, abrió el cajón de los cuchillos y cogió el mas afilado y fue detrás del perro, lo cogió bruscamente del collarín y le degolló, lo dejó allí y ella subió a su cuarto. A las horas cuando las mujeres volvieron y vieron la masacre se asustaron y creyeron que alguien entró en la casa ya que en ese estado últimamente estaban ocurriendo muchos crímenes. Entonces Susan subió corriendo hacía la habitación de Alice y se llevo una alegría al ver que la niña se encontraba bien. Al día siguiente Alice volvió a la escuela y se quedo sentada en el mismo banco escribiendo en el cuaderno hasta que se le acercó la niña.

—Hola Alice ¿Hoy estás mejor?

—Si, me encuentro mejor, gracias —Alice respondió con una sonrisa maníaca y siguió escribiendo.

—Oye ¿Qué escribes? —Pregunto la chica.

—No nada —Alice seguía con esa mirada macabra —Si quieres siéntate ¿a ti que música te gusta?

—Bueno —Dio unas risas —A mi me gusta el blues rock… ¿y a ti.?

—Ya me hiciste esa pregunta ayer —Miró Alice con una cara de maníaca.

—Ya pero… ¿Te gusta Led Zeppelin, Queen, Deep Purple, los Rolling Stones…? —Se le quedó mirando —¿O mas actual como Skid Row, Guns N Roses, Mötley Crüe, Nirvana, Pearl Jam? —Le mira dudosa.

—No escucho esas cosas, solo escucho a los adultos hablar de tonterías y a esos demonios que llevo dentro —Le mira raramente.

—Bueno, alguien dijo alguna vez, que nosotros somos nuestro propio demonio y nuestra vida nuestro propio infierno ¿sabes?

Alice le miro de reojo y volvió a sonreír como una maníaca y se fue hacía clase. En la clase seguía escribiendo y haciendo garabatos en el cuaderno hasta que fue la hora de irse a casa, observó que la policía hablaba con su madre y su tía y ella se quedo mirando y de repente subió al cuarto, cerró de un portazo y se puso las manos en los oídos y empezó a gritar, al rato entró en el baño se corto y cuando empezó a sangrar cogió su sangre y empezó a escribir en las paredes… Ella empezó a ver alucinaciones y voces extrañas en su cuarto de baño, se levantó y vio como una mujer pálida con el cabello blanco, sin ojos y lloraba sangre la arrastraba hacía el espejo hasta que su tía abrió la puerta y la encontró con un cuchillo inconsciente en el suelo. Margaret llama a la ambulancia…

Alice despertó sobre las cinco de la tarde, cuando empezó a abrir sus ojos encontró a su tía, a su hermana mayor Elizabeth y a su madre mirándola preocupada. Ella le extrañó que estuviese ahí su hermana mayor ya que cuando Alice tenía 10 años ella se había ido a Londres a completar su carrera universitaria. Alice no sabía que su hermana erapsiquiatra, por eso mismo su madre la llamo para que observase el comportamiento de Alice.

—Alice Dijo —Elizabeth con una voz tranquila y cálida.

—¿Elizabeth?

—Si hermanita, pero dime Beth, estoy aquí solo por ti, así que si tienes problemas en la escuela o algo me los cuentas que tranquila estarán entre nosotras.

Alice se mantuvo callada hasta que llegaron a casa. Elizabeth se pasó unas semanas investigando el comportamiento extraño de Alice, pero no vio ningún resultado extraño. Lo único que noto es que era la niña rara de su escuela y nada más.

—Mama, tenemos que hablar sobre Alice —Dijo Elizabeth con enfado.

—Si, dime cariño ¿Qué pasa?

—Encontré un cuaderno de escuela y observe unos dibujos de Alice… un poco extraños, hay cosas escritas pero no puedo leer con claridad lo que pone.

—Enséñamelos… —Dijo preocupada su madre.

Elizabeth cogió el cuaderno de dibujos de Alice y se lo mostró a su madre. Su madre contempló la primera página en la que aparecía una niña morena con los ojos grandes verdes llena de sangre, para que fuese poco en las cinco páginas siguientes vio dibujos de una chica con el pelo blanco ensangrentado, sin ojos con un crucifijo en la frente y llena de sangre. Su madre cerró el cuaderno y sin darse cuenta se cortó con una de sus hojas, lo tomó Elizabeth y vio que ponía por toda una hoja negra escrito con bolígrafo rojo, llévame Satán contigo repetidamente, cruces reversadas y repetidamente 666, el número de la bestia. Elizabeth cerró el cuaderno y lo tiró al suelo y subió al estudio rápidamente y se quedó pensando por unas horas. Al rato de pensar bajo y vio a Susan y Margaret hablando del comportamiento de Alice.

—Mamá… he reflexionada una cosa sobre Alice…

—¿Esta poseída por satanás? —Dijo asustada Susan.

—No exactamente.

—¿Entonces? —Dijo su madre.

—Mama… me cuesta decirlo pero parece que Alice tiene un trastorno mental… y creo que por eso se imagina demonios y se corta, es grave puede fingir un exorcismo… muchas personas con está enfermedad se creen que están poseídas y su cuerpo desata varías habilidades musculares que una persona normal no puede hacer, estoy segura, he tratado muchos casos de este tipo y pueden llegar a sufrir un exorcismo…

Susan y Margaret se miraron preocupadas y volvieron a mirar a Elizabeth.

—Nena ¿estás segura de lo que dices? —Dijo su madre preocupada.

—¿Acaso has presenciado un exorcismo? —Dijo su tía enfadada.

—Mama, estoy muy segura, y si tía he estado en varios y al fin y al cabo la persona muere por sus músculos o por deshidratación y falta de alimento y eso de los exorcismos es un puto cuento chino, mi hermana está en peligro de muerte… y voy a hablar con ella haber si me cuenta algo…

—De acuerdo —Dijo su madre con un tono de preocupación.

Elizabeth subió a su cuarto y al de su hermana, algo preocupada tocó la puerta dos veces y su hermana contestó y abrió.

—Hola Alice… ¿podemos hablar?

—Si….

—¿Me puedes contar algo sobre ti? Tranquila que no se lo diré a nadie, pero si me puedes contestar a algunas preguntas, perfecto.

Alice se volteo de cerrar la puerta y se sentó en el suelo de cuclillas.

—Vale hermanita…

—A ver, Alice ¿Tú sientes presencias dentro de ti o a tu alrededor? ¿Oyes voces?

Alice se quedo callada por unos minutos y señalo a la ventana y dijo con graves palabras -ahí está ella-Empezó a describir a la chica de sus dibujos y del espejo, Elizabeth se quedó asombrada con todo lo que le dijo.

—Hermanita, esa chica se llamaba Alice como yo y se quedó atrapada en está casa… porque sus padres murieron en un incendio y ella se intentó varias veces suicidar y la ingresaron en un sitio oscuro y triste luego la trasladaron y fue hacía el país de las maravillas, pero su país se destruyo y se quedó atrapada en las ruinas de esta casa, aquí murieron sus padres, y yo puedo ir al país de las maravillas….

Elizabeth empezó a anotar en su cuaderno todo lo que decía Alice y las veces que lo repetía entonces salió del cuarto y fue a hablar con su madre…

—¿Y bien? —Dijo su madre preocupada.

-—Alice se ha inventado un país de las maravillas, según ella y un ente maligno que se quedó atrapado en esta casa…

—¿Y es cierto? ¿Hay que asustarse? —Dijo su madre con lagrimas en los ojos.

—No mamá, tranquila, a lo único que hay que temerle es a Alice y necesitamos otro psiquiatra que yo conozco que es especialista en esto, si no se vuelve más peligrosa de lo que es estamos a salvo por el momento.

—¿Y por qué hace todo esto? ¿Por qué?

—Mamá, tu bien lo sabes lo de papá, no lo niegues…

A Margaret le cayeron mas lagrimas de sus ojos y fue hacía su cuarto llorar. Elizabeth se quedó viendo la tele juntó a su tía mientras Alice pegaba gritos..

—El demonio, está aquí…

—No tía, está todo en su mente, el demonio no existe el único demonio que existe somos nosotros y nuestro infierno es nuestra vida. Así que olvida todo esto porque Alice va a ser curada y tratada por los mejores psiquiatras….

Susan era muy religosa, miro mal a Elizabeth y subió hacía su cuarto,mientras que Elizabeth sube al cuarto de Alice.

—Alice ¿Estás bien?

—Elizabeth —Respondió Alice con una mirada sombría metida en un rincón —Sabés que Alice tenía una hermana llamada Elizabeth, y la violó su papá cuando tenía 7 añitos —dio una sonrisa malvada la niña.

Elizabeth se quedó mirándola con pena y odio, se dio la vuelta cerró la puerta y pensó que Alice se inventa esos personajes para no sentirse sola, pero nunca se supo.

Amaneció, Susan se encontraba con una taza de leche mirando por el ventanal del salón mientras rogaba por el alma de Alice. Pasaron unas 3 horas, Margaret se levantó media hora antes para prepararle el desayuno a sus hijas. Alice despertó normalmente sin ninguna pesadilla, abrió su armario y encontró una sudadera negra y unas medias blancas, se las puso y bajo hacía abajo para desayunar. Todo estaba tranquilo, ninguna pesadilla, ni gritos no se le había pasado nada perverso por la mente a Alice. Elizabeth la miraba mientras apuntaba su comportamiento. Alice antes de irse a la escuela, aún faltaba un rato, subió a su cuarto, se hizo una coleta para estar más cómoda ya que le tocaba educación física, se miró al espejo mientras dio una sonrisa un poco siniestra, abrió un cajón y cogió una bolsa blanca y la metió en su cartera, bajó feliz y le sonrió a su madre preguntándole lo siguiente.

—Mamá ¿Me vas a llevar a la escuela? —Su madre se giro y la miro algo extraña y le dijo que no le llevaría su hermana, Alice sonrío y subió al coche esperando a su hermana. Cuando su hermana subío puso una cinta.

—¿Lizzie?

—Dime, Alice.

—¿Qué es esa cinta?

—Es de música.

Alice dio un pequeño suspiro y se quedo callada mirando el paisaje mientras su hermana la dejo en la escuela, ella bajo y fue a las clases que le tocaban hasta que entro a gimnasia.

—Bueno chicos, hoy vamos a usar las piscinas para jugar al volley —Sonrió la profesora.

Casi todos dieron una sonrisa alegrándose de eso, menos Alice que se quedo callada agarrando su mochila fuerte y su compañera con su mismo nombre se le quedo mirando y le dio una sonrisa hasta que se fue al vestuario a cambiarse.

—Profe…

—¿Qué ocurre Alice?

—No tengo bañador…

—No hace falta, tienes uno en tu taquilla —Dio una pequeña sonrisa la profesora.

Alice fue hacía su taquilla y se puso el bañador hasta que entraron en las piscinas, todos la miraban riéndose de ella menos Alice que le miraba sonriendo. Se quedaron cincuenta minutos en la piscina, algunos reían, otros disfrutaban menos Alice, ella solo se quedaba parada mirando el balón. Hasta que fue la hora. Ella se metió en la ducha sin importancia de que las otras chicas le miraran el cuerpo, ella empezó a enjabonarse hasta que le dio un retortijón y cuando se enjabono por sus piernas noto una sustancia roja que le caía, ella se asusto y cogió rápido la toalla, ella no sabía que le había bajado la regla se asustó y llamo a Alice gritando. Ella le miró preocupada y aviso a la profesora, mientras tanto unas chicas se acercaron hacía Alice.

—Anda, mira Laura, a la zorra le ha bajado la regla —Dijo una de ellas riéndose de Alice.

—Y-yo no soy ninguna zorra…

—No que va —Dijo otra riéndose.

—¿Queréis verlo? —Alice sonrío mientras el pelo le cubría los ojos.

—Venga rarita.

Alice, agarró lentamente su mochila, hurgó hasta que encontró una bolsa blanca y la sacó.

—Jaja, si con eso vas ha demostrarnos mucho —Empezó a reír otra de ellas.

Ella sonrío y quito la bolsa, y era un cuchillo de cocina afilado y reluciente, se abalanzó sangrando por las piernas hacía una de ellas la empujo contra la pared y se lo clavo en la garganta dejándola sin fuerzas calló al suelo y allí se desangro, las otras empezaron a gritar y Alice corrió hacía otra, la tiro al suelo, se subió encima de ella y le corto rasgaba el cuello hasta que también se desangro, las otras dos fueron corriendo para esconderse hasta que llegase la profesora, y se resbalaron con la sangre, una de ellas se quedó inconsciente por el golpe y la otra murió. Alice las observo y pensando que estaban muertas cogió a la que había muerto y la arrastro hacía la caldera del baño y allí la metió y la quemo, Alice fue a coger a la otra hasta que entraron la profesora y la otra Alice y observaron por unos segundos la carnicería que había montado Alice. La otra pego un grito y se desmayo la profesora se quedó en shock y Alice tiró el cuchillo de un suspiro y se quedó mirando al a profesora indefensa, y callo al suelo llorando, a la vez gritando la frase —Yo no lo hice, yo no lo hice, me obligo ella, porque le llamaron zorra.

La profesora movió la cabeza y contempló a Alice y dio tres pasos atrás suplicando que no diría nada ya que si no le hace nada. Alice se levanto del suelo le acaricio el rostro, se fue hacía su taquilla, cogió su ropa. Se vistió y se fue. La profesora rehabilito a la otra Alice y enseguida pidió su dimisión y dijo que se iba con su madre a trabajar a otra parte. Como en las duchas de las chicas no habían cámaras nadie sabe lo que paso. ¿Pero la otra Alice qué? Ella estaba mejor y no se acordó de nada de lo que vio y la otra chica al rato había muerto y Alice la quemó. Alice llegó a su casa contenta volteando y felíz. Su madre y su tía la observaron y rieron, las dos pensaron que solo tubo una etapa mala y quería llamar la atención y que ahora tiene amigas y está mucho mejor.

Elizabeth pasaba día y noche observando su comportamiento pero en unos días no notaba nada raro. Elizabeth no se quería rendir porque sabía lo que le pasaba Alice y no quería marcharse hasta que todo acabará porque esto podía ir a peor.

Pasaron unas semanas y nada, Elizabeth extrañada y siendo obligada por Susan y Margaret a abandonar el tratamiento, ella rechazó y siguió anotando y anotando. Hasta que llego el día de después de vacaciones, ya que había pasado un tiempo demasiado tranquilo, sin gritos, sin sueños extraños… o eso pensaban las mujeres. Alice estaba entusiasmada por la vuelta a clases después de vacaciones de Navidad, cogió la misma sudadera que había usado el día del asesinato de las chicas, unos pantalones de color marrón oscuro y unas botas de montaña grises, se recogió el pelo y cogió sus cosas y fue caminando hacía la escuela. Mientras caminaba unas niñas se estaban riendo de ella, cuchicheando tonterías. Cuando ella llegó al instituto y entró se tropezó con un chico moreno con los ojos color miel, el chico la miro de arriba abajo y la repugnó, por su aspecto, pero Alice se le quedo mirando como enamorada. Cuando entró a la clase ella se sentaba sola, hasta que la profesora presento al mismo chico con el que había tropezado, ella sonrió por unos momentos y apunto cosas en un diario azul.

—Alumnos, este es Nathaniel Clarke, Nathaniel si quiere preséntate. —Sonrío la profesora mirando a sus alumnos.

—Bueno yo soy Nathaniel, pero me pueden llamar Nath vengo desde San Luis y he venido a este instituto porque mis padres se divorciaron, espero tener muchos amigos y eso. —Pegó una sonrisa y se quedó mirando a la profesora.

La profesora le devolvió la sonrisa y le mando sentarse al lado de Alice, por un momento Alice escondió su cuaderno debajo de otros libros y se le quedo mirando enamoradiza, el chico la miro mal y se puso a mirar al frente sin pensar en Alice.

—Emm… Hola, me llamo Alice ¿Y tú?

—En el patio hablamos linda…

Alice se emocionó y en el recreo fue donde se encontraba Nathaniel ya que estaba solo se sentó al lado suya y le dio una sonrisa cálida.

—Mhm… ¿Podemos ir los dos al baño? —Preguntó el chico con deseo.

—Si, quieres si, mira, ven sígueme.

Alice y Nathaniel empezaron a andar hacía un baño donde no miraba nadie, y a continuación Nathaniel se empezó a desnudar y a cuando el acabó desnudo, el empezó a desnudar también a Alice mientras le besaba, cuando acabaron los dos desnudos empezaron a tocarse, hasta que Nathaniel le penetró y Alice pegó un buen gemido, ella se impulsó y de tan ingenua que decían que era tan ingenua, ella se armo de valor y se agacho y empezó a lamer su sexo, Nathaniel gimió por unos momentos y le dio un ataque de ira y la empujo y la empezó a golpear, mientras ella indefensa lloraba y lloraba, él le gritaba obscenidades y empezó a tocarla y manosearla y abofetearla, él se vistió y salio del baño como si nada.

Alice cogió su ropa se vistió y acto seguido comprobó que no miraba nadie y empezó a masturbarse pensando en el chico, según podría catalogar un medico especialista en estos caso de trastorno, se puede decir que Alice como tiene tantos problemas mentales a causa de su padre y su tía, cogió una mala obsesión hacía el chico y esto podría ir a peor. Cuando acabaron las clases ella se fue hacía su casa, comió y fue a hacer su tarea, le dio otro cosquilleo sexual y entró en su baño a manosearse y la chica bien trastornada cogió su navaja y empezó a cortarse, ya que notó que la sangre leexcitada y empezó a cortarse y parecía que no sentía dolor, estuvo haciendo eso media hora, hasta que entro su hermana y vio todo eso.

—¿Pero que haces Alice?

—Y-yo… solo quería divertirme con Alice —Miraba a su hermana con rencor.

—¡Mamá, ven aquí ahora mismo!

—Ya vamos hija.

Subieron Margaret y Susan y contemplaron el estropicio de la niña y empezaron a chillarle y Susan le pegó un cachete en su moflete y Alice, llena de sangre estalló en llanto.Cuando las mujeres se fuerón, Elizabeth se quedo mirando a su hermana menor con pena y salio del cuarto. Alice subió a su cama y se quedó durmiendo pensando en todo lo que le había pasado hoy y empezó a escribir en su diario…

Alice despertó a media noche y recordó llena de ira lo que le habían echo su tía y su madre, entonces se vistió con un camisón blanco, cogió su cuchillo, cogió una bolsa donde metió un vestido negro de Elizabeth y una mascara. Fue hacía la casa de su amiga Alice, se coló por su cuarto y Alice despertó abrió los ojos y grito, ella sonrío y le dio en la cabeza .Alice llevaba la mascara y un camisón blanco ella le empezó a golpear hasta que la dejo inconsciente, ella aún creía que estaba muerta y en vez de dejarla así cogió el vestido negro de Elizabeth y se lo puso y dejo la mascara dentro de su rostro, enterró su cuerpo en el jardín, mientras lluvioso y a continuación mató a sus padres, con 19 puñaladas y también los enterró. Se fue hacía su casa sin que la viese nadie y entró de nuevo a su casa. Al día siguiente todos se preguntaban por la otra Alice, todos estaban encantados, y aún Alice seguía recibiendo abusos por Nathaniel y golpes, ya que a ella le gustaba que Nataniel la tratasé así…

—Querida Lizzie… —Se acercaba Alice dando pasitos donde estaba su hermana, agarrando un cuchillo.

Elizabeth se dio la vuelta y se sorprendió de ver a su hermana cubierta de sangre y de arañazos, ella se levanto de su asiento y dio tres pasos atrás…

—Dime Alice… —Dijo con miedo mientras contemplaba sus piernas llenas de cicatrices.

—Quizás te preguntes. Pero él me hizo daño —Le hablaba lentamente con unas palabras dulces y flojas.

—¿Quien?-Le latía el corazón cada vez más rápido.

—Nathaniel. Él me hace daño y creo, que hay alguien dentro de mi…

—¿Que insinúas?

Alice pegó una sonrisa macabra mientras agarraba el cuchillo y Elizabeth cada vez estaba más asustada, Alice le miraba sonriendo con esa maldita sonrisa y seguía sosteniendo el cuchillo, cada vez se acercaba más a Elizabeth, apuntándola con el cuchillo. Elizabeth pegó un grito de terror y Alice dio una risa y dijo:

—Querida Lizzie… no intentes gritar porque mamá y la tía no te pueden escuchar ya que están durmiendo…

—¡¿Qué le hiciste? maldita perra! —Dijo chillando Elizabeth llena de miedo.

—Jeje… están en otro lugar y pronto iras tú con ellas.

Elizabeth la miro y la empujo con asco y fue hacía el deban corriendo, se resguardo tras unas cajas y allí vio un pequeño diario de color azul, encendió una cerilla y empezó a leerlo:

Como una muñeca muerta soy, y me siento sin vida, todos los días que pasan desde ese 7 de Noviembre de 1992, yo le odiaba a él y quizás es la clave de mi locura, yo al principio no creía en ningún mundo pero mas tarde descubrí que algo se estaba desarrollando dentro de mi mente y quería llegar a mas como una simple droga… tu cuerpo te pide mas y tu aceptas. Yo odiaba a mi padre y a mi profesor de Naturales, los dos me trataban como una muñeca y me hacían sentir mal hasta perder la cordura. Ella me ayudó a salir de esto si mi amiga imaginaria que en un principio creí que solo era eso hasta que seguí envolviéndome en mi propia locura hasta convertirme en lo que soy ahora una maldita enferma mental, pero esto se lo debo a el Sr. Walter y a mi padre yo no quería esto para mi Lizzie también lo paso mal con él le odio menos mal que murió nos hizo un favor a todos…

Hoy a sido mi segundo día de escuela… las chicas se ríen de mi menos una parece maja pero no quiero hacerle daño… Me cortó para desahogar mis penas, unos las desahogan en el alcohol yo con mi sangre me gusta ver mi sangre me gusta verme sufrir como me gusta ver sufrir a los demás yo no quiero ser mala pero esa cosa que siento dentro de mi me obliga a serlo.

Hoy he matado a varías chicas porque perdí la cordura, mi hermana me observa y yo no se como comportarme, me bajo mi primera regla y me siento bien por eso ya soy una mujercita, me excita ver mi sangre y quiero sentirla corriendo por mis labios.

Esa chica de cabellos blancos, ojos huecos que de ellos caen sangre, se llama Alice ya hable de ella anteriormente pero me gusta verla, me gusta hablar con ella, yo le conté que me enamore de un chico que entro a clase hoy ella dice que es un cabrón y que abusa de mi no es que me quiera y que puede dejarme mal.

Han pasado unas semanas que no escribo tengo el diario abandonado he quemado algunas otras páginas de mi vida que no quiero recordar, ya que este diario es como mi vida, hoy debería haberme bajado la regla y eso que hace unas semanas era mi día, se lo comenté a Alice mi amiga imaginaria (o eso suponía hasta que me dijo lo que tuve que hacer hoy para librarme de los que me hacen daño) ella me dijo que estaba yo embarazada:D ¿de quien? Pues de Nathaniel entonces yo se lo dije y el rechazo, me abofeteo y me siguió violando y entonces ella me dijo lo que tenía que hacer, luego fui a deshacerme de las chicas que se burlan de mi y por último a Alice pobrecita sus padres también pagaron con la misma moneda que ella… jeje.

Mi querida hermana Lizzie me observa mucho no se porque… Alice me ha dicho que quizás le puedo dar un buen merecido por todo lo que me dice igual que mi madre y mi querida tía:) primero iré a por mi tía, después mami y por último Lizzie…”

Elizabeth cerró de golpe el diario asustada porque empezó a oír la siniestra risa de su hermana y guardo el diario entre sus piernas mientras le caían lagrimas, Alice entró y le miro volteando.

—Ajá… así que te encontré ¿Dime que se siente ser una puta que va a morir ahora mismo?

Mientras a Elizabeth se le caían las lagrimas, Alice empezaba a reírse más y más fuerte hasta que, Elizabeth armó una navaja que estaba tirada en el suelo y se la clavó a su hermana en el cuello y salió corriendo. Sin mirar a atrás se montó en su auto y fue disparada hasta una pensión para pasar la noche. Alice se quedó unos minutos inconsciente sin despertar hasta las 4:00 p.m. que es cuando paso lo que iba a pasar.

El el jardín de la familia de la otra chica que se llamaba Alice, su perro estaba hurgando en el jardín hasta que empezó a excavar donde estaba el cuerpo de Alice, el perro dio unos pasos atrás y la chica llena de sangre y gusanos salio de agujero increíble pero cierto, camino con un camisón blanco y el arma hasta la carretera donde le paró el coche que conducía Lizzie camino hasta un nuevo destino, ya que en el hotel no podía descansar. Lizzie sin miedo sabiendo que era ella, ya que su vida pendía de un hilo porque tenía la intuición de que Alice volvería a por ella y acabar su objetivo.

—¿Dónde vas chica? —Le preguntó Lizzie a Alice observándola de arriba a abajo.

—A algún lugar de California… —Dijo subiendo en el asiento delantero del coche.

Elizabeth asintió y puso la radio y el coche partió hacia su nuevo destino…

_ Continuará… _

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Dafu Love

“Dafu Love” un vídeo que a mi opinión, Daisy’s Destruction no le llega ni a los talones. No…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Zandaka no jittai

Sangrienta justicia. Venezuela, país en una dictadura narco-militar en pleno siglo 21, gobernaba por delincuentes, asesinos, analfabetos; esto,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bustuariae

La Antigua Roma siempre fue hospitalaria con las prostitutas. Ninguna otra cultura, antes o después, albergó tantas distinciones…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mala niñera

Todo ocurrió rápido. Exponencialmente rápido. Primero aparecieron en las noticias. Al minuto siguiente estaban caminando por los pasillos…
Read More
Asesinos del Zodiaco

11 Millas

![ class=“thumbimage ” data-video-key=“11_millas_-_Creepypasta_en_español” data-video-name=“11 millas – Creepypasta en español” width=“480” height=“269” itemprop=“thumbnail”](11 millas – Creepypasta en español)…
Read More