El caso de Robbie Mannheim

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Robbie era un niño normal que vivía con su familia en el 3210 de Bunker Hill Road, en Mount Rainer. Robbie tenía una excelente relación con su tía que era médium y que juntos realizaron regularmente sesiones de Ouija para entrar en contacto con espíritus.

El 15 de enero de 1949 empezaron a producirse fenómenos extraños sin causa aparente. Se empezaron a escuchar misteriosos pasos y rasguños en las paredes que darían algún que otro sobresalto a la familia, pero esto sólo era el principio. Once días más tarde, la tía de Robbie muere de manera inesperada en St. Louis, y Robbie intenta inmediatamente entrar en contacto con ella a través de la Ouija.

Semanas después en la habitación de Robbie se empezaron a escuchar fuertes ruidos, el chico empezaba a mostrar comportamientos muy extraños. La familia no tardó en consultar con un médico y un psiquiatra lo ocurrido, pero Robbie no mostraba tener ninguna enfermedad mental y se encontraba bien físicamente.

Finalmente el miércoles 16 de marzo, el padre Bowdern realizó un exorcismo en el hogar del tío de Robbie en St. Louis. Durante el ritual aparecían cardenales y señales con las palabras infierno y rencor. Robbie también escupía en las caras de los presentes, realizaba movimientos obscenos, insultaba a los sacerdotes e intentaba llamar su atención constantemente con provocaciones sobre relaciones sexuales entre curas y monjas. Incluso en algunas ocasiones pronunció frases en latín, una lengua que desconocía y que nunca había estudiado.

El domingo de pascua se realizó un nuevo exorcismo y donde posiblemente se produjeron los hechos más brutales. Durante el ritual la palabra “salida” apareció en el pecho del niño acompañado de una flecha señalando hacía abajo, concretamente a su parte intima. Después, según el obispo, Robbie hablaría con la voz del mismísimo diablo. El aspecto físico del niño se había convertido en siniestro y la temperatura ambiente de la habitación caía bruscamente.

El 18 de abril a las 11pm, se realizaba un trigésimo intento de exorcismo, Robbie se revolcaba y gritaba, “¡Satán!”, “¡Satán!”. Soy Michael, y ordeno a Satán y a los otros espíritus malignos, que dejen este cuerpo, en el nombre de Dominus. ¡Inmediatamente!, ¡Ahora!, ¡Ahoraaa! ¡Ahorraaa! La reacción de Robbie hacia estas palabras fue violenta, sus espasmos aumentaron drásticamente hasta que de pronto se tranquilizó de repente. Elevó la mirada hacia los sacerdotes y dijo: “Él ya no es él, ustedes son él, y yo, ahora, soy ustedes… Y pronto vendrán”.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Rain Man

Sin duda habrán oído hablar de la línea “Era una noche oscura y tormentosa …” antes de ser…
Read More
El Puente Negro

Cinco minutos

¡Sean todos bienvenidos a nuestro espectáculo! – son las palabras del anunciador de la función al cual la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El libro oscuro

Ni yo mismo podría explicar qué me llevó a interesarme por el caso del profesor Hernando, aquel apacible…
Read More
Las Secuelas

Mario

NOTA : Esta es una historia real y resumí mis pensamientos mientras jugaba esto. No tenía ni idea…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Blacking

Soy un hombre simple que vive en un pueblo simple, que posiblemente nadie vaya a conocer; vivo bastante…
Read More