Dulces sueños, no te desveles la próxima vez

Allá afuera
Allá afuera

Hoy, un domingo como algunos otros, en esos que recuerdo que tengo tarea de última hora. Llamaré a mi prima antes de que se haga más tarde para que hagamos las tareas juntos (así me aburro un poco menos). Subí las escaleras hasta su casa, toqué la puerta, entré como todos los domingos en la tarde, estaba oscura la casa.

-¡Flor! – le llamé sin respuesta. Seguro está en su cuarto viendo TV, tal vez no me escuchó. Así que entré.

-¡Oh, ahí estás! ¿Tienes tareas que hacer?

-¡Ay, sí! Casi lo olvido, hagámosla juntos- me dijo, y como eso era lo que yo esperaba, acepté.

Bajamos a la sala de estar, dispuesto para hacer la tarea y comenzamos… Ya teníamos bastante rato haciendo la tarea, y aún no terminábamos del todo. Aunque ya era las 12:00 a.m., y estábamos muy cansados, no nos despegamos de los cuadernos y lápices en ningún momento. Tenemos que terminar esto hoy.

Mi madre salió de su cuarto, fue al baño y luego por un vaso de agua; nos vio, pero no nos dijo ni una palabra. No le presté atención, tal vez está muy cansada, Así que continué haciendo la tarea. Luego de que mi madre entrara de nuevo a su cuarto las cosas se tornaron un poco raras.

Flor y yo empezamos a escuchar pasos que iban de la cocina al comedor. Nos vimos las caras aterrados, ya que nos asustamos con facilidad. Intentamos ignorar esos sonidos extraños, pero se escuchaban más y más fuertes.

-Tal vez son los gatos o algo así-pensé, y le dije a Flor -. Ven, vamos a ver que es.

Ella me siguió, ya que ni loca se quedaría sola.

Al acercarnos a la cocina, los pasos se dirigieron corriendo a mi habitación; es como si algo nos temiera, se alejará de nosotros… La puerta de mi cuarto se abrió con fuerza.

-Ya entró a mi cuarto- susurré.

Flor me vio muy asustada, y supuse que mi rostro le hace saber que yo también lo estoy.

Cuando estábamos a punto de entrar a mi habitación, salió mi madre de la suya. Fue al baño y luego a la cocina por un vaso de agua. La llamé, pero parecía no escucharme, no se detuvo. Y entró de nuevo a su habitación. Estaba más que asustado, pero la curiosidad me carcomió, así que me decidí entrar a mi habitación.

Al entrar noté que Flor ya no me siguió. Supuse que se quedo afuera.

La habitación estaba muy oscura, así que encendí la luz y no noté nada extraño, todo estaba en su lugar. Pero vi que algo se movió debajo de mi cama, al ver en el piso, noté por las sombras que alguien, o más bien “algo” estaba detrás de mí.

No podía moverme, estaba aterrado, paralizado, muy asustado. Cuando escuché unos gritos.

-¡Jeffrey! ¡Jeffrey!- era Flor llamándome, así que me olvidé de todo y salí corriendo de la habitación.

Al salir, me detuve detrás de Flor, quien estaba paralizada observando a mi madre. Nuevamente salió de su habitación, fue al baño y luego a la cocina por un vaso de agua. Aunque esta vez era distinto, ya no parecía mi madre. Su rostro estaba pálido, sus ojos totalmente blancos, como si estuviesen irritados; estaba delgada, muy delgada, alargada y con una sonrisa macabra en su rostro.

Y nuevamente se dirigió a su habitación.

Ambos nos quedamos viendo muy atentos la puerta del cuarto de mis padres y, sin darnos cuenta, detrás de nosotros la puerta de mi cuarto se abría lentamente, dejando salir algo. No tenía la menor idea de quien era “Él” o, en todo caso, “Eso”.

Solo sé que antes de que ambos cayéramos al piso inconscientes, ese algo me susurró esta frase al oído:

-Dulces sueños, no te desveles la próxima vez.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

Primer beso

Soy una chica tranquila, siempre lo he sido, nunca he tenido problemas con nadie -que yo recuerde-. Tengo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Por favor ven

Ocurrió en Maryland, Estados Unidos, el chico de 15 años había llegado del colegio. En aquella época se…
Read More
Asesinos del Zodiaco

En la tumba

Aquel cementerio aún conservaba algunas tumbas antiguas, en aquella época se solía colocar un tubo con una campana…
Read More
Asesinos del Zodiaco

4:00 am

Hoy me desperté a las 4:00 a.m., solo para escuchar tres golpes provenientes de la puerta de mi…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cabezas Decapitadas

Nadie hubiera supuesto que aquellos siete personajes sentados alrededor de la larga mesa de banquetes se pudieran considerar…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La viuda blanca

Hace mucho tiempo, en un archipiélago llamado Nantucket, ubicado en la isla de Massachusetts, se encontraba un mansión…
Read More