Diferente a las demás chicas

El Puente Negro
El Puente Negro

Josh le quitó el abrigo de los hombros a Laura y lo colgó en el clóset.

—Aquí estamos —Sonriéndole con afecto, inquirió—: ¿Vino?

Ella asintió. Josh se detuvo, abrazándola con gentileza.

—¿Sabes? Eres diferente a las demás chicas, Laura. —Le dio un beso tierno en la frente, y se fue.

Laura lo vio irse. En el transcurso de los últimos cinco meses, había llegado a creer que él la adoraba genuinamente, lo cual la hacía sentir satisfecha. Su adoración era lo único que deseaba.

Un sonido metálico emergió desde la cocina, seguido por un «¡ups!» jubiloso de Josh. Laura se rio entre dientes y se fue a la sala de estar, acomodándose en el sofá.

Mientras esperaba, escuchó un ruido de tintineo que provenía del clóset. Observó hacia la cocina, asumiendo que Josh vendría en cualquier segundo. No lo hizo. El tintineo persistió.

Laura escaneó la habitación y se aproximó, vacilante, a la puerta del clóset. La perilla era vieja y requirió un giro bastante fuerte, pero fue capaz de lograr que se abriera.

Fue recibida por un olor inesperadamente pastoso… y una brisa inconfundible soplando hacia ella desde detrás de los abrigos y percheros en el clóset. Curiosa y sorprendida, empujó los abrigos a un lado y miró boquiabierta cuando unas escaleras fueron reveladas.

El tintineo continuó, ahora más fuerte.

Laura miró detrás de ella con cautela. Una vez que había verificado que Josh aún estaba en la cocina, notó un interruptor de luz en la pared. Lo encendió y descendió por las escaleras.

El tintineo se tornó aún más ruidoso.

Laura observó aterrorizada.

Cuatro mujeres estaban encadenadas a la pared, había sangre seca embarrada alrededor de sus muñecas y tobillos. Tres de ellas estaban inconscientes (o eso esperaba) y colgaban flácidamente. Una estaba despierta, pero apenas consciente. Agitaba sus brazos débilmente, provocando aquel tintineo.

Antes de que Laura se pudiera mover, hubo una voz en su oído:

—¿Ves, Laura? Te dije que eras diferente a las demás chicas —dijo Josh—, ninguna de ellas fue tan tonta como…

Sus palabras fueron interrumpidas por un codazo en la cara. Josh trastabilló de vuelta a las escaleras, justo a tiempo para que Laura le atinara un golpe en el cráneo con un asador para chimenea.

Laura se paró sobre la figura derribada con una mirada de disgusto en su rostro. Cinco meses de pretender que le importaba ese crédulo solo para obtener acceso a aquella habitación.

Se dirigió hacia la mujer que estaba consciente y y le quitó sus grilletes. La sostuvo cuando cayó de rodillas, demacrada y débil.

—Ahora todo está bien, hermanita. —dijo Laura suavemente— Estoy aquí.


Subido por: Naaga

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

SCP-062

Ítem#: SCP-062 Clase de Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: EL SCP-062 se encuentra almacenado en una celda…
Read More
Datos Curiosos

La vida apesta

Life Sucks Si ya tienes cierta edad, seguramente puedes recordar aquella caricatura basada en las peripecias de un…
Read More
Allá afuera

La loca Zulley

Cuentan que hace mucho tiempo, en la ciudad mexicana de San Luis Potosí, vivió una muchacha muy bella…
Read More
Objetos olvidados en tu interior

Golpe de Suerte

Podemos mirar atrás y en algunas ocasiones nos encontraremos con pequeños, raros y, a veces, mágicos momentos en…
Read More
Allá afuera

SCP-1584

Ítem #: SCP-1584 Clasificación del Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: El dominio de SCP-1584 debe ser bloqueado…
Read More
La Leyenda de las Gárgolas de Notre dame en Paris

Día del Botón

Laura fue despertada por su padre, algo que nunca había ocurrido desde que era pequeña. A medida que…
Read More