Delincuencia

_ Versión 2 _
_ Versión 2 _

Hace como siete años me llegó este mail, que la verdad me dejó muy mal, puesto que las cosas con la inseguridad en el país empezaban a ponerse peor de lo que estaban antes, y la violencia no ha parado de crecer. En lo personal, al momento de leerlo lo creí por completo, porque vivo en México y he escuchado testimonios de personas cercanas que no se alejan mucho de esta historia. Cuando esto alcanzó grandes proporciones algunos medios locales realizaron supuestas investigaciones, descartando la veracidad de los hechos aquí descritos. Bueno, en su momento causó mucho revuelo y especulación, y al final la gente no supo si era cierto o no, porque ¿acaso los medios no podían estar también comprados o amenazados? ¿No tendrán los medios o estas mafias la capacidad de fabricar o desaparecer evidencia y testigos?

Dejo a su criterio el creerlo o no, pero lo que sí sé es que, si las cosas no sucedieron tal cual se describen aquí, sucesos como estos sí pasan todos los días y no sólo en mi país, sino que en muchas partes del mundo.

¿Por qué decidí publicarlo aquí? Porque para mí cumple con los puntos necesarios de un creepypasta, y bueno, no estaba publicado en esta página que pretende archivar los creepypastas más populares de la web. A continuación lo transcribo tal cual lo copié del mail.

¡¡¡ALERTA CIUDAD DE PUEBLA!!!

Por medio de este e-mail queremos contar a todos los poblanos lo que nos sucedió en la FAYUCA que está junto a la CAPU (Central de Autobuses de Puebla).

El día 18 de febrero del 2006, Miguel Ángel Montes Peralta, Mariana González Blok (novia de Miguel Ángel) y (yo) Agustín Montero de la Fuente fuimos a la fayuca con la intención de comprar un Xbox 360, pues nos habían dicho que era posible que ahí lo encontráramos más barato.

Llegamos al primer estacionamiento de la fayuca a las 10:30 am aproximadamente y estaba lleno, por lo cual nos dispusimos a pasar al segundo que está más atrás y en un segundo piso. Nos bajamos y regresamos por un acceso a la fayuca para buscar algún puesto donde comprar el videojuego.

Mientras buscábamos, un individuo se acercó a nosotros y preguntó qué estábamos buscando, a lo que le contestamos que un Xbox 360, e inmediatamente nos dijo “síganme. yo sé donde se los dan “mas vara” o sea, mas barato.

Al llegar al puesto no vimos nada fuera de lo normal (solo muchos individuos con cara de delincuentes), pero eso es normal ahí. Nos mostraron el Xbox en cuestión y nos dieron un descuento con respecto al precio que se puede encontrar en el Palacio de Hierro, Liverpool, etc. Y Miguel Ángel cerró el trato sacando su cartera y pagando en efectivo.

Nos dispusimos a regresar al auto por medio del acceso de escaleras que hay en la parte de atrás de la fayuca, cuando de pronto 6 individuos armados nos llevaron a punta de pistola, golpes y amenazas hasta una casa de esas de tres pisos que hay atrás de la fayuca. Cuando entramos vimos infinidad de contrabando y lo que parecía ser una narco tiendita pues tenían muchas bolsitas con polvo blanco y marihuana en lo que se dice cuetes (son como grandes cigarros pero de periódico).

Me pusieron en una habitación y me amarraron en una argolla empotrada al piso (lo que me hizo suponer que lo que estaba pasando ya había pasado antes), después cerraron la puerta y pude escuchar que agarraron a Miguel Ángel y le pidieron las llaves de su camioneta, después le pegaron hasta cansarse, y no escuché más su voz como en un lapso de 6 horas, me preguntaba, ¿Qué habrían hecho con Mariana? Eso solo lo supe después, pero quiero seguir contando los acontecimientos en el orden que sucedieron.

Pasó un lapso de tiempo enorme sin saber que sería de mí y de mis amigos, solo escuchaba que esporádicamente entraba y salía gente y no se distinguía bien qué decían. Había una pequeña ventana por la que entraba luz, y veía con horror cómo poco a poco el haz de luz que entraba por ella se iba poniendo de color azuloso, indicador de que pronto iba a obscurecer.

Mientras la angustia se apoderaba de mí, escuché cómo entraba un grupo de personas, que cerraba la puerta de una azotea y subían unas escaleras que pasaban por arriba del cuartito donde estaba yo.

Empecé a oír los gritos de Mariana, que angustiada decía “¡No, por favor no!” Mezclados con risas y golpes contra el piso y las paredes. Yo no podía creer lo que nos estaba pasando, no podía ser real.

Después de aproximadamente una hora de gritos ahogados de mi amiga y risas sordas de los delincuentes hubo un lapso como de 10 minutos de silencio, de pronto se escuchó cómo bajaban las escaleras en tumulto aquellos individuos y se abría la puerta metálica de mi pequeña prisión, dos de los individuos me empezaron a golpear en el piso con una saña que jamás había visto hasta el punto que quedé inconsciente. No sé cuánto tiempo habré quedado desmayado, lo único que recuerdo es que abrí los ojos y vi a Miguel Ángel a mi lado, con la cara bañada en sangre y sin ojos, estaba semiconsciente y le decía “no te preocupes wey pronto se van a cansar y nos van a tirar por ahí y vamos a ir a nuestras casas” pero yo sabía que eso no iba a ser así, Miguel Ángel, angustiado, me preguntaba por qué no podía ver nada y le decía que el cuarto no tenía ventanas y que no había luz, yo trataba de tranquilizarlo, el saber que no tenía ojos habría acabado con su moral en esos momentos.

Pasaron lo que yo creo, como 10 horas y no pasaba nada, hasta que escuché el sonido de aquella puerta abrirse otra vez y el tumultuoso sonido de varias pisadas acercándose al cuartito donde nos tenían encerrados, se abrió de un golpe y un individuo moreno pintado de güero me recibió con una patada en la nariz, la cual me la destrozó por completo, me desamarró y después me esculcó buscando mi cartera, cuando la abrió en sus manos vio mi tarjeta de débito bital y mis tarjetas de crédito de Banamex y de Banorte, me pidió los NIPs, los cuales se los di sin objetar, lo único que quería era salir de ahí. Después de que le dije los números secretos me amenazó diciendo que si lo estaba engañando iba a matar a Miguel Ángel y a Mariana, que sería mi culpa si los mataban.

Le dije que no estaba jugando que sabía que esto era en serio y que lo único que quería es que ya se acabara esta situación. Me dio un zape con la mano abierta y lanzando una sonrisita burlona y añadiendo “más te vale pendejin, más te vale…”. Pasó aproximadamente una hora cuando regresaron, fueron directamente a buscarme enojados, porque no había saldo en la tarjeta de Banamex, les dije que no era rico que apenas tenía saldo de $30 mil pesos entre las dos tarjetas. Me pegaron hasta quedar inconsciente nuevamente. Al parecer ya era la Madrugada cuando desperté se escuchaba que había una fiesta en el interior de la casa, se escuchaba cumbia a todo volumen y risas, me acerqué a la puertita y vi por debajo del quicio de la puerta a Mariana amarrada en una mesa de centro de sala, estaba desnuda y parecía que estaba fuera de sí, con la mirada perdida en el techo.

Todos los hombres estaban desnudos con un vaso desechable en la mano y fumaban, de vez en vez se acercaban a ella para violarla, vi a uno de ellos satisfacer sus deseos torcidos con su cuerpo y lo que se dice vulgarmente “terminar en su cara” abriéndole la boca y depositando el semen en ella.

Después le daban unas cachetadas para que tragara. Me rompió el corazón ver la manera en que la trataron. Escuché pasos cerca de la puerta y me fui a mi rincón temiendo que me descubrieran espiando.

Después de unas 3 horas regresé la puerta y vi cómo esos individuos estaban teniendo sexo entre ellos, al parecer estaban muy ebrios y drogados, muchos de ellos estaban tirados en el piso tocándose o durmiendo. En ese momento me di cuenta que no iba a salir de ahí con vida y que me iban a violar como a Mariana. De pronto un individuo se acercó a la puerta, corrí al rincón y me hice el dormido, abrió y con un fuete me pegó en la cara (por más dolor que sentía me hice el inconsciente), después le pegó a Miguel Ángel, que estaba dormido, él despertó inmediatamente, al ver que se movía, el delincuente lo tomó de los pelos, lo llevó a la sala y lo violaron entre todos, yo no sabía qué hacer, no dejé de llorar hasta que me quedé dormido.

En la mañana siguiente, me di cuenta de que no se escuchaba ruido y me acerqué de nuevo a la puerta para ver qué sucedía, solo había 3 individuos dormidos, desnudos en el piso, Mariana y Miguel Ángel no estaban, supuse que ya se los habían llevado por ahí y los habían matado, tratando de ver en todas direcciones, me acerqué tanto a la puerta que ésta se abrió, al parecer el individuo que se llevó a Miguel Ángel estaba tan drogado que olvidó cerrar la puerta. Tardé como 15 minutos en decidirme cruzar esa puerta, tenía miedo de ser descubierto y sufrir un impensable castigo, pasé lentamente esquivando a los delincuentes dormidos, percatándome de la sucia escena del crimen más atroz que ni en películas ha sido descrito. La mesa de centro donde estaba Mariana estaba llena de sangre y excremento, había toda clase de manchas, producto de la orgía, se me llenó el corazón de desolación, pensando qué forma tan vil y estúpida de perder la vida.

Seguí caminando sigilosamente hasta llegar a la puerta, estaba abierta, no tenía llave y me sentí aliviado, la abrí rápidamente y salí corriendo, lo primero con lo que me topé fue con el mercadito que está atrás de la fayuca en el que tiene el estacionamiento (donde nos habíamos estacionado) en la parte de arriba. Corrí hacia la derecha con rumbo a la fayuca, pasé por la tienda Sony y me introduje al primer puesto que vi, ya en el interior de la fayuca, les dije que había que llamar a la policía. Eran un hombre y una mujer, se quedaron viendo entre ellos y se dijeron, “¿cómo se salió este wey?”. Me di cuenta de que esto era más grande de lo que imaginaba. Salí corriendo hasta la calle y paré un taxi de la CAPU, le dije que me llevara, pero al verme ensangrentado no me quiso subir, yo sabía que era cuestión de tiempo para que me agarraran de nuevo, así que me subí en un microbús y avancé dos calles, me bajé corriendo y me interné en una colonia, al ver que no me seguían, llamé a mi casa con 5 pesos que tenía guardados en la bolsita del jeans, les dije que no había tiempo para explicar, les dije la calle, en la cual había un baldío y que ahí los esperaba. Pasado un rato, llegaron mi papá y mi mamá por mí.

Les conté brevemente lo sucedido y fuimos directamente al MP del Blvd. Norte. Ahí, se tardaron en tomar mi declaración 3 hrs y 4 más en que la rindiera, como no llevaba la credencial del IFE (que se había quedado el delincuente con mi cartera y tarjetas) hubo que hacer un oficio de testigos que avalaran mi personalidad. Les dije que los podía llevar en ese instante al lugar de los hechos, y me dijeron que había que seguir el orden de la averiguación, le hablamos a mi tío que es abogado y nos dijo que había que darle dinero a los judiciales para que se tomaran la molestia de ir en ese instante, así lo hicimos, pero nos dijeron que no podían, que tenían diligencias que hacer en esos momentos. Nos sentimos con las manos atadas.

Posteriormente, al otro día, fuimos con el abogado amigo de mi tío a ver cómo iba lo de la averiguación previa, pero al parecer se había extraviado el expediente. El abogado me dijo que esto es más grande de lo que nos podemos imaginar.

Levantamos otra declaración y al paso de una semana ésta se volvió a extraviar.

En ese lapso de una semana aparecieron los cuerpos de mis amigos, a Mariana la habían violado tantas veces que tenia desgarrados los músculos de la vagina, le habían cortado los pezones (trofeos de los narco satánicos) y también le habían sacado los ojos, murió desangrada por las lesiones de la violación. A Miguel Ángel lo habían violado de igual manera, los músculos del recto estaban desgarrados, solo que él murió por asfixia, se cree que fue provocada por uno de los delincuentes que lo violaba con el fin de hacer más placentero el orgasmo. El forense descubrió que varias horas después de muerto lo habían picado 156 veces con un desarmador, quizás con el fin de encubrir la muerte.

Hasta hoy 5 de junio del 2006, nadie ha ido a investigar esa casa, ni todo lo sucedido en la fayuca, al parecer son bandas bien organizadas, trabajando con la policía estatal y con los judiciales.

Desgraciadamente así es nuestro país, no hay solución y nunca la habrá. Lo único que les pido es que sean conscientes a donde se van a meter, que esos lugares son muy peligrosos y que la mayoría que trabaja o se mueve en esos ambientes son delincuentes ex convictos y reincidentes. Sean conscientes que esos lugares no son Disney, que la porquería de la sociedad se mueve en esos medios.

Nota: ¿Saben por qué nos eligieron? Primero porque pensaron que teníamos dinero, mucho antes de que Miguel Ángel sacara el dinero para comprar el Xbox, nos eligieron desde el estacionamiento. La camioneta en la que íbamos es una Ford Explorer 2000, ni siquiera es un carro de lujo, ya es un carro algo viejo, pero en su mentalidad pensaron que teníamos dinero, otra de las cosas por las que nos eligieron es porque salimos de los estándares del mexicano promedio, los tres éramos de tez blanca y Mariana era rubia.

¿Saben cuánto se ahorro Miguel Ángel por comprar su Xbox ahí? 450 pesos.

A la siguiente semana bajaron el precio del Xbox en Sears, podría haberle salido igual.

Mi recomendación, compren donde quieran pero fíjense que sea un lugar seguro, una empresa establecida, ¿nunca se han puesto a pensar por qué en la fayuca se permite la piratería a tan gran escala?

Es porque ni la policía se atreve, no quiere, no le conviene entrar ahí.

Si les ha pasado algo en la fayuca u otro mercado sigan esta cadena alimentándola con sus experiencias. LO QUE LE HICIERON A MIS AMIGOS Y A MÍ NO TIENE NOMBRE, Y NO DEBE QUEDARSE EN LA IMPUNIDAD.

(Reenvíen este mail para que cosas como estas no sigan sucediendo, el próximo podrías ser tú o un ser querido)

ATTE: AGUSTIN MONTERO DE LA FUENTE LIC. AGUSTIN MONTERO ROCHA SRA. FERNANDA DE LA FUENTE DE MONTERO LILIANA MONTERO DE LA FUENTE

MIGUEL ANGEL MONTES PERALTA (QED) DR. MIGUEL ANGEL MONTES PRIETO SRA. ADORACION PERALTA DE PRIETO AURORA JIMENA MONTES PERALTA DANIEL MONTES PERALTA

MARIANA GONZALEZ BLOK (QED) C.P. IGNACIO GONZALEZ MARTINEZ C.P. LUCIA BLOK DE GONZALEZ ADRIANA GONZALEZ BLOK.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-331

Ítem # : SCP-331 Clasificación del Objeto : Seguro Procedimientos Especiales de Contención: Cuando no esté en uso,…
Read More
Allá afuera

Satoru Kun

Se quedó un segundo escuchando y luego, rápidamente, colgó su celular y lo apagó. Ahora solo quedaba esperar.…
Read More
Allá afuera

Jodi.org

1 de 2 Añadir una imagen Hola mi nombre es Jake, y ahora estoy en mi cama con…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mutilate-a-guy

Comenzamos con esta típica historia, de esas que le sucedieron “al amigo de un amigo”, y siendo el…
Read More
El Puente Negro

Payasos

![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](El origen de Laughing Jack) ![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](Laughing Jack) ![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](Candy Pop) ![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](La casa de Ronald McDonald)…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Stanbulls

Había una vez un pueblo llamado Stanbulls. Ese pueblo se reconocía por ser alegre y colorido, pero todo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El indigente

La soledad hacía acto de presencia en la vacía calle. El viento de invierno azotaba los agonizantes árboles,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Offenderman

Mi vida siempre fue miserable, triste e insignificante, ya no soporto más esta vida. Nadie me respeta, nadie…
Read More