Mis extrañas pesadillas

Tenía 13 años, era un niño bueno y me gustaba leer cosas acerca de fantasmas (rituales, historia sobre espíritus que rondaban por las casas antiguas, etc.), no era tan estudioso que digamos, sacaba buenas notas pero no excelentes, aunque tampoco era sociable, todo el día me la pasaba leyendo historias. Todo comenzó un día que llegaba de clases, era viernes y estaba emocionado porque iba a poder quedarme hasta tarde leyendo esas curiosas historias, ya como a las 3:30 de la madrugada me estaba quedando dormido, al poco de un rato no pude aguantar el sueño, en fin, caí dormido ante el teclado de la computadora.
Mis extrañas pesadillas

Tenía 13 años, era un niño bueno y me gustaba leer cosas acerca de fantasmas (rituales, historia sobre espíritus que rondaban por las casas antiguas, etc.), no era tan estudioso que digamos, sacaba buenas notas pero no excelentes, aunque tampoco era sociable, todo el día me la pasaba leyendo historias.

Todo comenzó un día que llegaba de clases, era viernes y estaba emocionado porque iba a poder quedarme hasta tarde leyendo esas curiosas historias, ya como a las 3:30 de la madrugada me estaba quedando dormido, al poco de un rato no pude aguantar el sueño, en fin, caí dormido ante el teclado de la computadora.

Pasaron unas dos horas desde que me quedé dormido, estaba teniendo una pesadilla horrible, no recuerdo cómo iba la pesadilla, solo sé que era horrible porque me desperté de un brinco y estaba empapado de sudor frió, traté de tranquilizarme un poco pensando:

-Ok, ésto sólo fue un mal sueño, no pasa nada, tranquilízate y vuelve a dormir.

Logré volver a quedarme dormido pero esta vez sólo conseguí dormir unos 10 o 15 minutos, fue entonces cuando todo comenzó a suceder, la ventana de mi habitación estaba abierta, recuerdo haberla cerrado antes de dormir, aunque no le di importancia.

Al poco de unos dos o tres minutos se empezaban a escuchar pisadas en la casa, lo cual me parecía raro porque mis padres habían salido a cenar con unos tíos míos, salí de mi habitación para ver que estaba sucediendo, bajé las escaleras y no había absolutamente nada, pensé que había sido mi imaginación que me había jugado una mala broma, pero para asegurarme fui al cuarto de mi hermano para preguntarle si él se había levantado de la cama y me respondió que no, fue entonces cuando todos los pelos de mi cuerpo se pusieron de punta, sentí como alguien pasaba detrás de mí y cuando me di la vuelta, me habían golpeado en la cabeza con algo.

Recuerdo que desperté en un cuarto oscuro, sin ventanas y con una sola puerta, intenté abrir la puerta pero no pude, comencé a gritar y golpear la puerta, entonces por debajo de esta emergió un gas que me durmió.

Volví a despertar en la misma habitación, pero esta vez la puerta se encontraba abierta, dude mucho en si debía ir o no, todo me daba vueltas en la cabeza, entonces decidí seguir, era un solo pasillo el que estaba detrás de la puerta, era un largo y oscuro pasillo, al final había otro cuarto, pero en éste, se encontraba una cosa con forma de humano, tenía ojos gigantes, era flaca y muy grande, además los que más me perturbó fue su horrible e inquietante sonrisa, fue entonces cuando recordé todo el sueño, yo en este momento estaba viviendo aquel pesadilla que tuve hace unas horas, parecía que mi subconsciente había predicho lo que me iba a pasar en forma de un sueño.

Lo malo era que en el sueño despertaba cuando esa cosa me sonreía, pero esta vez todo estaba hecho realidad.

En fin, cuando esa cosa me sonrió me eché a correr gritando demasiado fuerte y esa cosa me persiguió, justo cuando llegué al final del pasillo tropecé, pensaba que toda mi vida terminaría ahí, que moriría, entonces cuando esa cosa me alcanzó, justo un segundo antes de que me tomara desperté, desperté igual que antes, todo sudoroso y de un brinco, durante las siguientes noches me ocurrían más de esos extraños sueños, pero en todos aparecía esa cosa y siempre me despertaba antes de que me tomase.

Traté de contarle esto a muchas personas, a mis amigos, a mis maestros, a mis padres, etc. Pero todos ellos me tomaban como si estuviera loco, mis padres me internaron durante varios años. Y hoy por fin he salido, y estoy aquí para contarte mis sueños, y si, tal vez algunos se preguntaran, sigo soñando con esa cosa, lo único que me queda es esperar a que me atrape, no sé que voy a hacer, no sé si hoy muera o tal vez mañana, lo único que sé es que… SIGUES TU…

— Via Creepypastas