Mi hermana arruinó mi cumpleaños número 16

Se supone que iba a ser mi día especial. Todo iba a salir perfecto. Las cosas se habían preparado al detalle, la sala de conferencias del hotel se había reservado, y cientos de seguidores de Facebook me habían confirmado que vendrían. Incluso tenía un vestido hecho a medida para mi cumpleaños. Todo estaba saliendo como la seda, pero claro, mi hermana tenía que arruinarme la vida. La cosa empezó durante el baile con papá.
Mi hermana arruinó mi cumpleaños número 16

Se supone que iba a ser mi día especial. Todo iba a salir perfecto. Las cosas se habían preparado al detalle, la sala de conferencias del hotel se había reservado, y cientos de seguidores de Facebook me habían confirmado que vendrían. Incluso tenía un vestido hecho a medida para mi cumpleaños. Todo estaba saliendo como la seda, pero claro, mi hermana tenía que arruinarme la vida.

La cosa empezó durante el baile con papá. Ahí estábamos nosotros, en la pista de baile, llena de luces, como patinadores de hielo. Todos los ojos puestos en mí y en mi precioso vestido. Entonces mi hermana empezó a chillar. Papá obviamente se había olvidado de medicarla lo suficiente de nuevo. Mientras todo el mundo se preguntaba de dónde venía ese sonido, la muy guarra me hizo un agujero en mitad del vestido con sus sucios dientes.

Sentí un dolor muy fuerte cuando se movía de un lado para otro, buscando toda la atención para ella sola. No sé cómo, pero esa perra se las apañó para morderme.

Mis invitados estaban realmente sorprendidos, todo por esa pequeña y jodida envidiosa de mi hermana.

¿Es que no puedo tener un día para mí sola?

Luego empezó a echar espuma por la boca y a decir incoherencias, la típica mierda que hace siempre. ¡Jodida reina de los dramas! Sus repugnantes dedos de salchicha cogieron uno de los vasos de la mesa y se lo lanzó a mis invitados. ¡A mis invitados!

Claro, todos mis amigos se pusieron a correr asustados. Estaban chillando horrorizados por las blasfemias que escapaban de la boca deforme de mi hermana. Incluso un apestoso líquido verde salió de sus labios… ¿Y a que no sabéis? Acabó todo sobre mi vestido dorado.

Cuando la fiesta estaba oficialmente arruinada, su cabeza cayó, se quedó callada y empezó a ponerse azul.

Mañana entro en cirugía para extirparme sus restos de mi cuerpo antes de que empiecen a pudrirse. He tenido que cargar con su asqueroso y deforme cuerpo durante los últimos malditos 16 años.

— Via Creepypastas