Lo siento, pero no lo veo

Me llamo Carter y esta es la historia de un amigo, si no hubiera venido a mi casa no me hubiera involucrado… Se llamaba Jonh, vivía en Canadá. Era bastante sociable, pero estaba un poco loco, aún así yo era uno de sus mejores amigos… Siempre decía que había alguien mirándolo y todos preguntaban quién, incluyéndome. “Lo siento, pero no lo veo” - Decía Jonh por novena vez en ese día.
Lo siento, pero no lo veo

Me llamo Carter y esta es la historia de un amigo, si no hubiera venido a mi casa no me hubiera involucrado…

Se llamaba Jonh, vivía en Canadá.

Era bastante sociable, pero estaba un poco loco, aún así yo era uno de sus mejores amigos…

Siempre decía que había alguien mirándolo y todos preguntaban quién, incluyéndome.

“Lo siento, pero no lo veo” - Decía Jonh por novena vez en ese día.

A mí me daba risa y él me decía que cuando me pase se iba a reír…

2 Años Después

La criatura Era un día lluvioso, mi perro estaba ladrando desde que me desperté. Ya harto de escucharlo salí de mi cuarto, bajé las escaleras y vi la puerta abierta. Pensé que mi papá estaría trabajando afuera pero no fue así, era mi amigo Jonh que venía tocando hace más de 10minutos. Respiraba muyagitadamente, le pregunté qué le pasaba y me dijo “está aquí”, después de esa última frase se desmayó.

Grité todo lo que pude pero nadie me escuchaba… Cuando llegó la policía me tomaron declaraciones. Después de eso quedé tramado totalmente. No lo podía creer, un buen amigo como Jonh había muerto supuestamente por un paro cardíaco. ¿Por qué no habrá ido a la casa de un vecino en vez de venir a la mía estando a 3 cuadras? Después de eso me fui a dormir. Tardé 2 horas en hacerlo pero lo logré.

Me desperté muy agitado después de una pesadilla. Rn la pesadilla estaba repitiéndome en cámara lenta como fueron los hechos cuando bajé y vi la puerta abierta y a Jonh a punto de desmayarse.

Me quedé unos minutos acostado en la cama pensando porque me había dicho “Está aquí”. Después de pensarlo mucho recordé el día anterior cuando fui a la escuela y me reí de él. Nocreo que él hubiera estado tan loco para correr 3 cuadras y morir de un paro cardíaco por una supuesta ilusión, pero quedó en mi cabeza una pregunta sin responder ¿Por qué confió en mi y no en sus padres o en algún amigo para decírselo? Creo que nunca sabré la respuesta a esa pregunta.

Me levanté y bajé las escaleras rápidamente, agarré mi mochila y le puse una linterna, pilas y un par de frutas por si me daba hambre. Salí de mi casa y fui a la de Jonh. Apenas pude llegar toqué la puerta, sus padres me recibieron alegremente a pesar de su perdida, les pregunté a donde frecuentaba ir Jonh contándoles mi teoría y me dijeron que iba a un bosque que estaba a 6 cuadras de allí.

Me despedí de ellos y rápidamente salí de esa casa. Al salir sentí el frío viento pegándome pinchazos en el estomago. Me cerré la campera para ver si podía aliviar ese viento fuerte que impactaba sobre mi. Caminé hasta el bosque y al llegar a la entrada, noté que había un pedazo de bufanda con rayas, una de ellas roja, otra amarilla y otra verde. Igual a la que frecuentaba usar Jonh. Abrí la puerta del bosque y empecé a caminar, al rato empecé a sentirme observado al igual que Jonh, pero como no vi a nadie seguí caminando…

Después de unos minutos de mirar hacia todos los lados todo el tiempo, escuché a una persona tosiendo y como no vi a nadie frente a mí, ni a los costados, me di vuelta y me asusté al ver a una criatura sin ojos con la piel de color gris. Apenas verlo tome valor para correr hacia él y pegarle con la linterna en la cara, mientras corría vi como se desmayaba pero estaba seguro que no iba a tardar en despertar. Corrí, corrí y corrí sin mirar atrás cuando me faltaba una calle para llegar a mi casa, sin fijarme me llevé por delante a un hombre, le pedí rápidamente perdón y seguí corriendo con la intención de salvarme aunque esa rara criatura no me estuviera persiguiendo. Ya casi llegando a mi casa pensé en que esa criatura tenía un tipo de daga en la espalda y pensé “no la necesita, mató a Jonh con el miedo no con una daga”. Al llegar a mi casa toqué la puerta fuertemente para que mis padres me abran, no hubo respuesta así que tomé impulso y al pegarle con el brazo a la puerta la derribé. Al caer al suelo vi la cara de esa criatura y me desmayé.

Cuando llegaron mis padres vieron una ambulancia frente a la puerta, me estaban transportando en una camilla. Lo único que pude oír fue que mis padres gritaban “Carter” y que corrían hacia mí.

No pude dormirme esa noche en el hospital pensando en esa criatura, al día siguiente la enfermera le dijo a mis padres de que no yo no había dormido por una supuesta criatura, no se lo debería haber contado. Nadie nunca me creyó y por eso fui a parar al psiquiátrico.

Estuve casi dos meses dentro de esa maldito lugar, traté de no decir a nadie lo que me pasó y cuando me hacían estudios decía de que era una ilusión de mi mente y que ya lo había superado. Ese verso me sirvió para salir cuanto antes de esa lugar, pero yo sé que eso no era una ilusión, era algo real y el único que lo descubrió ademas de mi, era Jonh y no le creí. Eso fue lo peor.

Cuando salí de la habitación del psiquiátrico, recorrí un pasillo lleno de puertas que conducían a otras habitaciones, al llegar al final del pasillo había una puerta, la abrieron y al salir vi a mis padres tomados de la mano viéndome de pies a cabeza. Nunca los perdoné por meterme en esa cárcel. Ni me apuré por saludarlos del enojo que tenia, fui caminando y les di un abrazo a cada uno y les dije “¿Podemos irnos?” los dos asintieron y me llevaron al auto.

Al llegar a mi casa fui a mi habitación y me tiré sobre la cama y me puse a dormir tranquilamente por primera vez después de ver a esa criatura.

Esa criatura me dejó una marca en mi mente que nada puede borrar. Traté de dormir todos los días pero casi nunca pude lograrlo. Sé que me está observando y temo por mi vida que este planeando algo y por eso creo esto, para que si a alguien le pasó algo parecido se comunique conmigo y yo trataré de ayudarlo. Sé que no soy el indicado pero le digo de que no creo que a nadie más le haya pasado esto. No puedo seguir sin dormir y por eso creo esto para que más gente sepa mi historia y la de Jonh… Ojalá esa maldita criatura acabe con mi vida antes de que lo haga el sueño o sino yo voy a acabar con la suya…

Esta foto llego a mi mail unos minutos después de llegar a mi casa. El tema del mail era “Te siento, pero no te veo.” (Claramente porque no tiene ojos).


Autor: Trey1428

— Via Creepypastas