La hecatombe

En lo que a profecías se refiere, esta es de las más perturbadoras que hay, esto ocurrió después del11 de septiembreen Nueva York. La prensa estaba volcada solamente en el suceso terrorista que había tomado lugar hace poco, y cualquier noticia sobre eventos paranormales o apocalípticos, además de que no les llamaría la atención a la gente, no era de buen gusto para las personas que había sufrido tanto por el atentado.
La hecatombe

En lo que a profecías se refiere, esta es de las más perturbadoras que hay, esto ocurrió después del11 de septiembreen Nueva York.

La prensa estaba volcada solamente en el suceso terrorista que había tomado lugar hace poco, y cualquier noticia sobre eventos paranormales o apocalípticos, además de que no les llamaría la atención a la gente, no era de buen gusto para las personas que había sufrido tanto por el atentado.

Es por eso que ignoraron una noticia importante, que, de no haber sido por los actos terroristas de Al qaeda habrían llamado mucho la atención.

Ocurrió en el mercado de los peces, los neoyorkinos apretados como siempre convergiendo en una calle muy estrecha, comprando y llevando productos más baratos de lo común, un día cualquiera de la semana, hasta que empezaron a escuchar un grito muy fuerte, un alarido que se prolongó hasta un punto, que si alguien lo hubiera escuchado desde lejos se hubiera dado cuenta de que ese grito no era humano, era muy grotesco, y sobre todo era muy largo, un bulto de gente se miró las caras, unos muy asustados por que ya tenían los nervios de punta por lo ocurrido hace poco.

Un rato después de que ese suceso privara un poco la calma, la gente se apartó para ver de dónde venía ese sonido, sólo para darse cuenta que ese era el comienzo del horror más espeluznante de sus vidas.

Resulta que era un pez era el que estaba gritando, un pez rojo enorme según dicen los testigos, que se encontraba en un estante lleno de hielo picado entre muchos peces muertos, después del grito, el pez se calló y, para la sorpresa de la gente, empezó hablar.

Habló sobre eventos apocalípticos, tenía una voz muy cultural, una voz repugnante pero en perfecto inglés, y los temas que estaba tratando en su monólogo extraño eran muchísimo peores que los atentados del 11 de septiembre.

Predijo la ruina económica en Europa, predijo que todo iba a acabar en el país que empezó la democracia, predijo que habría hambruna, predijo que habría miseria, predijo que habría ira. Luego predijo que en la operacional de la gente volverían esas radiologías políticas que se creían ya superadas por la humanidad sobretodo por su madurez y su humanismo. Pero lo más terrible de todo fue la tercera predicción, la predicción del hecatombe. Habló de que la tierra seria objeto de un suceso cósmico, que los grandes estudios ni las grandes instituciones pudieran predecir, algunas personas creen que al analizar el lenguaje de este ser que no hablaba de manera directa, que había que interpretarlo un poco. Se trata de un agujero negro que pasará muy cerca del Sistema Solar afectando terriblemente la realidad misma, dijo que serían cosas extrañas en el cielo, dijo que la gente empezaría a experimentar cosas extrañas en carne propia, dijo que las cosas cambiarían de color, dijo que habría mucha confusión, mucho caos y que sería de un momento para otro, dijo que muchas millones de personas morirían al principio, pero que aún más morirían después, dijo que las ciudades ya no serían las mismas, que lo que estaba ahí ya no estaría mas ahí, dijo que los océanos serían mas grandes, y dijo que a la larga se acabaría totalmente todo.

El pez seguía hablando pero la ira de muchas personas ya no podía mas, y los mismos pescadores, con temor a que esto afectara el negocio y también temor a ya no escuchar más, agarraron sus cuchillos y machetes y empezaron a apuñalar al pez, pero el pez seguía hablando, incluso tirado la hielera con todos los peces a la calle seguía hablando, hasta que llegó alguien con un maso y le dio en el cráneo, obviamente lo mató.

Lo cierto es que, las 2 primeras predicciones ya se cumplieron.

— Via Creepypastas