La Falla De Facebook

Aquella noche se suponía iba a ser una noche como cualquier otra en Internet, pero algo ya adelantaba que cosas raras sucederían cuando al ingresar a Facebook la página tardaba una eternidad en cargar. Marta cerró el explorador y volvió a abrirlo, no fue hasta la tercera vez que repitió este procedimiento cuando pudo finalmente acceder a la red social. Había algo distinto… ella podía sentirlo, pero no lo podía ver ni escuchar ¿algún color en un tono distinto?
La Falla De Facebook

Aquella noche se suponía iba a ser una noche como cualquier otra en Internet, pero algo ya adelantaba que cosas raras sucederían cuando al ingresar a Facebook la página tardaba una eternidad en cargar. Marta cerró el explorador y volvió a abrirlo, no fue hasta la tercera vez que repitió este procedimiento cuando pudo finalmente acceder a la red social.

Había algo distinto… ella podía sentirlo, pero no lo podía ver ni escuchar ¿algún color en un tono distinto?, ¿una tipografía distinta en las palabras que dan la bienvenida? Al cabo de unos segundos se dio por vencida y sin poder detectarlo ingresó su correo y contraseña sin hacerse más preguntas. Una vez allí, tal como era su rutina habitual, comenzó a ver las noticias y publicaciones subidas por amigos y grupos en los cuales ella participaba. No pasó mucho cuando vio en una de las primeras publicaciones la fotografía de una persona con su rostro negro… completamente quemado. Marta confundida entrecerró sus ojos y vio a quien pertenecía la publicación se trataba de un conocido de la escuela, no un amigo propiamente tal sino un chico que alguna vez había agregado en la red social para un trabajo escolar. Sobre la fotografía se encontraba el siguiente mensaje: “El equipo de Facebook lamenta la trágica muerte de (nombre del usuario) a causa de un cortocircuito ocasionado por la pobre instalación eléctrica de un juego de luces navideños instalado en su casa…”. Marta atónita movió el mouse y se dirigió al perfil de su mejor amiga para preguntarle por la noticia recién leída, sin embargo al llegar a su muro pudo ver una fotografía de una mujer madura de rostro hinchado recostada sobre un camilla negra, sobre ella el siguiente mensaje: “El equipo de Facebook lamenta la trágica muerte de (nombre de usuario) a causa de ahogamiento en sus vacaciones de aniversario de matrimonio…”

Marta no entendía absolutamente nada ¿Quién era esa mujer? ¿Por qué se llamaba igual que su mejor amiga? Actualizó la página un par de veces, pero la fotografía continuaba ahí. Regresó a la página de inicio y siguió chequeando las actualizaciones. Mientras descendía con el scroll del mouse fueron apareciendo más fotografías y noticias de amigos muertos, de pronto, una dantesca imagen mostraba un incendio que devoraba una ciudad entera, sobre la fotografía otro mensaje del equipo de Facebook lamentando una masacre ocurrida durante un encuentro deportivo entre selecciones de dos países, esta vez Marta chequeó completamente la publicación y se fijó en la fecha en que había sido subida… allí pudo comprobar que se trataba de un año del futuro. La muchacha sin poder creer aun lo que sucedía se refregó los ojos y con curiosidad se devolvió a las noticias que había visto anteriormente, la mujer de rostro hinchado era en efecto su mejor amiga solo que esa fotografía era de 27 años más adelante en el futuro. Luego, chequeó la del muchacho carbonizado y se fijó que era de diciembre del presente año.

-Sabía que llegaría el momento en que Facebook tendría mas cuentas de usuarios muertos que vivos, pero esto… esto va más allá que un chiste de mal gusto…

Se dijo de pronto Marta mientras caía en cuenta que por una extraña razón estaba viendo publicaciones adelantadas, un vistazo hacia el futuro. Luego una fugaz idea pasó por su cabeza, tan rápida como terrible y es que hasta el momento no había entrado a su propio muro. La chica se armó de valor y pinchó la flechita del mouse sobre su propio nombre, la página finalmente cargó y allí se encontró con una imagen que jamás pudo olvidar… era su habitación la misma en la que se encontraba en aquel momento, y del techo un cinturón colgaba sosteniendo por el cuello su propio cadáver, se había ahorcado. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Marta al comprobar que su cadáver no cambiaba mucho en comparación a como estaba ella en ese momento, lentamente fue leyendo la publicación sobre la imagen que decía: “El equipo de Facebook lamenta la muerte de Marta Vosandal a causa de suicidio….”. La muchacha se fijó en que la fecha de publicación correspondía al año siguiente.

Por supuesto que al otro día nadie creyó la historia de Marta, Facebook volvía a cargar normalmente y sin problemas, sus amigos y conocidos solo reían al escuchar su delirante anécdota, nadie tenía la más remota idea sobre lo que la chica estaba hablando, pero lo concreto es que por aquella única noche… y por una extraña razón Marta Vosandal pudo dar un macabro vistazo hacia el futuro.

— Via Creepypastas