El ritual del mensajero

Primero que todo, este ritual, es para gente lista, meticulosa y sumamente creativa. Debes de tener en cuenta que el ritual durará siete días, comenzando desde el día domingo, y finalizado el día sábado. Para esto, debes de acordar una noche, una que cabe resaltar debe ser un domingo. No es necesario que estés solo, lo único que debes tener en cuenta es que la invocación no puede ser interrumpida, pues no funcionará, y por ello es recomendable estar solo.
El ritual del mensajero

Primero que todo, este ritual, es para gente lista, meticulosa y sumamente creativa. Debes de tener en cuenta que el ritual durará siete días, comenzando desde el día domingo, y finalizado el día sábado.

Para esto, debes de acordar una noche, una que cabe resaltar debe ser un domingo. No es necesario que estés solo, lo único que debes tener en cuenta es que la invocación no puede ser interrumpida, pues no funcionará, y por ello es recomendable estar solo.

Lo siguiente es encerrarte en tu cuarto, debes tomar un lápiz de color, o lápiz, y dibujar en la puerta un mensaje que diga:

-“te invito mensajero”, seguido de “atentamente: (tu nombre)”-

Después, debes de quedarte mirando lo que acabas de escribir, y decir calmadamente:

-te busco mensajero, tengo abiertas las puertas para ti, te invito está noche, quiero jugar al juego del rompecabezas-

Después de esto, espera una hora y entonces podrás borrar lo que escribiste en la puerta de tu cuarto.

| |

Desde este punto acabas de iniciar el ritual, la primera noche, no sentirás su presencia, pero desde el próximo día, en este caso el lunes, comenzarás a recibir mensajes del ente que invocaste, a través de las paredes, puertas, muebles, objetos y más, cualquier lugar. Mensajes con un tono rojo, y que solo tu podrás ver.

Esos mensajes serán cortas frases, sin aparente sentido alguno, pero aquellos serán parte de una gran oración, la cual se irá completando día tras día con cada nuevo mensaje. Puede aparecer en cualquier momento, y te dará una pista con la cual debes descifrar de cualquier forma lo que el ente quiere decirte. (los mensajes, solo los podrás ver tú, nadie más).

Para enviarle tu respuesta o la que crees es la respuesta, debes escribirla nuevamente en la puerta de tu habitación con el instrumento que utilizaste la primera vez (lápiz, crayón, color) y no te preocupes por borrarla, pues en lo que te descuides, aquella respuesta habrá desaparecido, lo que significa que “el mensajero”, la ha leído.

Advertencias:

Si para el séptimo día, el sábado, no has descifrado el mensaje completo o la idea, “el mensajero” te va a llevar con él. Si pierdes el instrumento con el que escribiste el mensaje por primera vez, al séptimo día el ente te llevará, pues ese instrumento fue el responsable de abrir el portal, y deberá ser el encargado de cerrarlo. Las frases que recibirás del ente no serán simples, serán crípticas y por ende este ritual es para gente creativa, aunque puedes tener suerte.

Si logras resolver el acertijo, en la noche del ultimo día, mientras duermes, serás visitado por “el mensajero”, el cual se acercará a ti y, sin romper en terror, deberás escuchar lo que te susurra al oído suavemente. Lo que te susurrará serán cumplidos que te dejarán saber lo mejor de tu futuro, lo que tienes que hacer para lograr tus metas, tus mayores fortalezas, además, de que algunos aspectos de tu vida, mejorarán generosamente.

Cuenta una chica la cual resolvió el ritual, que el mensaje que tuvo que resolver, decía que su madre moriría dentro de un año. Esto en lugar de calmarla, la metió en una profunda depresión.

— Via Creepypastas