El Enderman Blanco

Era un día de escuela normal y corriente como los otros. Llegué y me encontré a mis amigos muy emocionados por un nuevo juego que habían descubierto, les pregunté: -¿Cuál es ese nuevo juego? Me respondieron: -¡Minecraft!, un super juego en donde podrás jugar horas y horas, hacer lo que quieras cuando quieras. Miles de cosas que hacer y nunca podrás acabar. Un juego para hacer lo que quieras.
El Enderman Blanco

Enderman blanco by prot15-d5eh8th

Era un día de escuela normal y corriente como los otros. Llegué y me encontré a mis amigos muy emocionados por un nuevo juego que habían descubierto, les pregunté:

-¿Cuál es ese nuevo juego? Me respondieron:

-¡Minecraft!, un super juego en donde podrás jugar horas y horas, hacer lo que quieras cuando quieras. Miles de cosas que hacer y nunca podrás acabar. Un juego para hacer lo que quieras.

Me llamó la atención ese juego, les pregunté:

-¿Cómo lo consigo?

-Cómpralo en la página, cuesta solo 20 dólares.

Yo no tenía el dinero, así que planeaba descargar una copia pirata. Llegué a casa, fui corriendo a la computadora, busqué el juego, busqué alguna copia del juego pirata, y la encontré. Solo que esta no era una página en donde normalmente se bajan, esta página era diferente. No le tomé mucha importancia y descargué el juego. Cuando estaba a punto de descargarse se trababa, yo me encontraba algo angustiado ya quería jugar, así que tuve que reiniciar la computadora, al momento en que la reinicie, Minecraft automáticamente me apareció en el escritorio, yo no sabía el porqué, pero muy emocionado, lo abrí. Tenían razón mis amigos, muchas cosas que hacer, cuando quieras, como tu quieras, me la pasaba jugando, me envicié, juntando madera, picando minerales, matando mobs, haciendo de todo. Me fascinaba ese juego, me desvelaba, incluso algunas veces, faltaba con las tareas, simplemente por jugar Minecraft.

Recién había construido una nueva casa, me he dado cuenta, de que hay varios tipos de mobs, me llamó la atención uno de ellos. Un hombre alto, negro, de ojos morados, un Enderman. Lo curioso aquí es que cada vez que me asomaba por mi ventana, veía uno. Cada vez, no había vez que no viera uno, siempre los veía, fuera de día o de noche. Si era de noche, los veía por todos lados. Pero solo cuando veía uno, este se movía, pero siempre me veía, cuando era de día tenía al alcance unas cuevas, donde lo podía ver, escondido, agitado, desesperado.

Un día de estos, decidí salir a ver que pasaba, salí a buscarlo y cada vez que lo quería golpear, desaparecía y aparecía al otro lado. Lo seguía y lo seguía y no lo podía golpear, era intocable, era demasiado rápido.

Y entonces me decidí, le voy a dar. Planeé alguna trampa, hice varias trampas por todos lados con puertas y placas.

Una mañana calló en una de ellas, la abrí y lo ataqué, en el exacto momento que lo golpeo mi computadora se traba, no sé que pasa, así que decido reiniciarla. Y me dí cuenta de que no solo mi Minecraft se había trabado, sino toda la computadora, así que decidí desconectarla, pero antes de volverla a conectar, me dí cuenta, era algo tarde, así que decidí irme a dormir.

Al día siguiente, Sábado por la mañana, estaba muy emocionado por jugar de nuevo, pero olvidé lo que había pasado anoche, se me había trabado todo. Inmediatamente que inicio el juego me siento algo mal, siento algo extraño, se ve diferente y el momento igual. Empiezo a jugar en mi mapa y me doy cuenta de que estoy en casa, no donde me había quedado al lado de la trampa. Fui a ver que había pasado, si sigue el Enderman ahí, o si me había dejado algo, pero me encuentro con la sorpresa de un portal, al The End. Lo que me dijeron mis amigos:

-Es la dimensión de los Enderman, donde esta el Ender-Dragón. Si lo matas, teóricamente acabas el juego.

Yo muy emocionado, ya quería entrar. Entré inmediatamente sin equiparme, lo olvidé completamente. Entré y al momento que entré escuche gritos. ¡Ayuda! ¡Socorro! ¡Por favor! Yo bastante petrificado, decidí averiguar porqué, y me doy cuenta de que mis amigos habían dicho: Hay un Ender-Dragón. Yo no veía nada, simplemente veía muchos Enderman al lado de las columnas. Lo raro de las columnas es que estaban muy destruidas y maltratadas. Mis amigos me dijeron:

-Tienes que matar al Ender-Dragón, destruyendo las columnas.

Lo raro para mi era que esas columnas estaban ya muy destruidas. Decidí averiguar qué pasaba, pero cada vez que me acercaba a las columnas los gritos simplemente, aumentaban. ¡¡¡Socorro!!! ¡¡¡Ayuda!!! ¡¡¡Por favor!!! ¡¡¡Ayuda!!! Me alejaba, no me quería acercar, rápidamente avanzo y veo que en el centro del mapa hay un portal de regreso. Me quería regresar y equiparme para volver, pero justo antes de ese portal, había una figura blanca y alta. No sabía que era. Me acerque y se volteo a verme, era un Enderman Blanco, de ojos rojos. Yo algo asustado y confuso, pensé que era un nuevo jefe. Pensé que era una nueva dimensión no sabía que hacer. Así que simplemente me acerque a él, decido golpearlo. En ese momento salen tentáculos, piernas, lanzadas hacia mi, me atrapa, me apega hacía él, me encontraba medio asustado.

-¿¡Qué pasa?! ¡no me puedo mover!

En ese mismo momento escucho un grito muy agudo. En eso todos los Enderman se empiezan a acercar a mi a golpearme, justamente cuando estaba a punto de morir, cuando ya no tenía vida, escuché un susurro diciendo.

-Te quedarás conmigo, nuevo amigo.

En eso, muere mi personaje. En ese momento la computadora se traba de nuevo. Me dí cuenta, era algo tarde, media noche. No sabía que hacer, si regresar y prender la computadora de nuevo o irme a dormir. No sabía que hacer, estaba solo en casa. En ese mismo momento escucho que llaman a mi puerta, yo algo sorprendido, ya que no había nadie, mis padres salieron. Y simplemente digo:

-Pase.

Se escucha cómo la puerta rechina y escucho un susurro petrificador.

-Aquí estás, mi amigo.

— Via Creepypastas