Cuentos Sola en la oscuridad

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Antes de sentarse a ver la película, los dos jóvenes preparaban sus botanas como de costumbre, sin embargo, en esta ocasión, Daniela parecía nerviosa, distraída, todo se le caía de las manos, miraba continuamente por la ventana y cuando Miguel indagaba sobre su intranquilidad, ella culpaba a la noche …una noche que percibía distinta a las demás. Pero para el muchacho aquello no tenía sentido, se asomaba hacia afuera, y podía ver a la gente caminando por las calles, los autos pasando y algunos animales vagabundeando bajo las intensas luces mercuriales… todo igual que siempre.

Trataba entonces de hacerla olvidar su nerviosismo, pero ella no pudo calmarse, frotaba sus manos, tallaba sus ojos e insistía que la noche era cada vez más fría, oscura y silenciosa … la preocupación de Daniela se estaba convirtiendo rápidamente en miedo; un miedo que surgía desde sus huesos, causando un sudor frio que le llenaba de escalofríos el cuerpo. El estado de la chica empezaba también a perturbar a Miguel, para él todo parecía normal, era evidente que algo andaba mal con su novia, así que la tomó de la mano y le habló despacio para calmarla.

El intento del chico estuvo lejos de obtener la reacción deseada, pues Daniela, expresaba un profundo terror en su rostro, quería hablar, pero no podía, solo lloraba, gritaba sin pronunciar verdaderas palabras… todo causado porque su novio se desvanecía frente a ella, su cuerpo se volvía transparente y la voz se apagaba hasta perderse en la nada junto con él. Era natural tanta confusión, pues todo a su alrededor fue desapareciendo poco a poco, las muros se despintaban ante la chorreante negrura de la noche, hacia donde volteara no había mas que oscuridad…

Ahí estaba ella, parada en medio de la nada, tratando de aferrarse al recuerdo fugaz de un hogar, escuchando atentamente su agitada respiración como si esta pudiera decirle lo que ocurría, o encender una luz que le indicara hacia donde ir… pero a su alrededor solo había oscuridad.

En tan solo unos segundos, el mundo como lo conocía desapareció, solo le quedaban remembranzas, las mismas que las tinieblas no dejarían escapar, entraron en su cabeza, apropiándose de sus recuerdos, cubriéndolos todos de negro.

Dejándola completamente sola en la oscuridad , como un ente caminante, pero sin voluntad, con vida física y muerta en el interior.

Antes de que la oscuridad la consumiera por completo, en una aparición fugaz, vio por última vez el rostro de su novio, y esto le dio la paz suficiente para irse con su mente a algún extraño lugar, mientras su cuerpo permanece inmóvil sobre la cama de un frio hospital.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts