Cuentos de terror Un loco anda suelto

El Puente Negro
El Puente Negro

Mientras tomaba un baño antes de dormir, Ronda encendía la televisión para no sentirse tan sola, pero esa noche habría preferido no hacerlo, pues escuchó claramente que decían: — ¡Un loco anda suelto! …—de inmediato se envolvió en una toalla, para venir y escuchar la noticia completa, pero al parecer había sido tan solo una advertencia rápida, y no se mencionó en esa emisora, ni en ninguna otra algo relacionado. Intentó casi por una hora, pero le fue imposible aclarar sus dudas.

Entró en la cama sin poder pegar los ojos, la idea de que un lunático asesino acechaba en las sombras, veía a través de las ventanas y buscaba su siguiente presa la tenía muy nerviosa. La noche era como cualquier otra, pero con tal miedo, a ella le parecía sombría, y hasta el rumor del viento le crispaba los nervios.

Por un momento se sintió bastante tonta, si quería saber algo del demente que le atemorizaba , bastaba con una simple consulta en internet, así que tomó su teléfono, pero no pudo encontrar nada reciente, lo cual la tranquilizó un poco, probablemente escuchó mal o se confundió con un anuncio.

Un poco más relajada, parecía dormir tan plácidamente que ni la torrencial lluvia, ni los estruendos del cielo le molestaban.

Tampoco le incomodó que sus sábanas fueran cayendo lentamente al suelo y que la energía eléctrica faltara, pero lo que lo que no pudo ignorar, fue que un par de manos frías la tomaran por los pies y la jalaran con fuerza…—¡El loco! —dijo ella, exhalando agitada, con el corazón casi en la boca… de pronto un rayo iluminó la habitación y una sonrisa macabra se dibujó frente a ella… —¿un loco?… ¿eso crees que soy?… a un loco lo golpeas y huyes…pero…¡¿COMO HUYES DE MIIIII?!…EL SEÑOR DE LAS TINIEBLAS —retumbo una voz más fuerte que los mismos truenos de la tormenta, y más ardiente que el fuego en el que la chica estaba envuelta.

—¡Locos!… las cosas por las que se preocupan ahora los mortales… tendré que ensenarles a temerme de nuevo…— refunfuñaba el demonio, mientras jalaba a la pobre chica hasta el mismo infierno.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Leyenda del Anima Sola

En la mitología colombiana hay muchas historias autóctonas, pero también se han incluido algunas cuyos orígenes se localizan…
Read More