Skinned

180px-Scary.skinned.alive

La puerta crujió al abrirse, lentamente, burlonamente. Me atreví a caminar hasta que, a correr el riesgo y ser presa de su ominosa hambre voraz. Una suave risa maníaca aún resonaba en el aire repentinamente frío y seco de la habitación, frené, ya que llegó a mis oídos. Suspiré, no queriendo jugar su juego sádico.

En algunas noches, me sentaba en mi vieja y desgastada cama, con los ojos adoloridos de todas esas horas en la computadora, investigando lo que podría ser la criatura, y lo más importante, la manera de deshacerse de él. Fue entonces cuando oí la puerta abriéndose con un chirrido, seguido por la horrible risa malvada. pasé por la puerta con cuidado, siguiendo el sonido de la risa.

Me llevaría abajo, al lugar donde estaban los otros inquilinos del edificio que se reunían para las comidas y las reuniones. Las cosas que me mostraría iban desde lo desconcertante hasta lo grotesco. Era la tercera noche que había sucedido en el último mes. Esta noche en particular, uno de los inquilinos, una anciana que se había quedado en su habitación la mayor parte del tiempo, fue atada a una de las sillas en la mesa del comedor. Ella gimió de manera dolorosa, desesperada, como si rogándome que la liberarla de su muerte segura, pero lo que no entendía es que no pude.

La criatura me poseyó. Mi alma estaba en alguna parte, eso era seguro, pero fue enterrada tan profundo que Dios mismo nunca la encontraría. Sentí que la criatura sonrió sádicamente con mis labios, y mis piernas me llevó poco a poco, en contra de mis débiles protestas, al cajón donde se guardan los cuchillos. Abrió lentamente el cajón, el brillante resplandor de los cuchillos iluminando ligeramente el interior de la gaveta con la luz que refleja la luna. Vi la horrible sonrisa malvada siendo reflejada en un largo cuchillo que la criatura que me posee había seleccionado de la gaveta. Di un paso adelante, poco a poco cada pequeño paso me lleva más cerca de la anciana.

—Por favor, no me hagas esto, por favor —Rogó, su voz temblaba por el miedo.

Reí de la misma forma maníaca que había oído fuera de mi puerta minutos antes, haciendo eco ominosamente a través de la habitación oscura mientras sostenía la hoja afilada, como si estuviera burlándome de la señora.

Coloqué el cuchillo a través de su piel arrugada y débil viendo el rostro contorsionado en pena. La risa resonó en la sala una vez más, y corté más y más hasta que su piel no era más que un montón grotesco en el suelo, como un disfraz de Halloween sin cuidado cobertizo y abandonado por un niño pequeño una vez que la diversión de truco o trato había terminado.

—No te muevas —Le gruñí a la mujer, como si tuviera una elección. Se sentó en la silla, sangrando por todos lados.

Subí las escaleras, las escuchaba crujir mientras subía los escalones, caminando a mi habitación. Mientras caminaba en el interior, me dirigí a la cabina a la izquierda de la puerta, tomando una vieja cámara Polaroid de la parte posterior de la vieja y oscura caja. Hice mi camino de regreso al comedor, donde la anciana se sentó, y apagué la luz de la cocina. Apunté mi cámara a la mujer en la silla, y luego tomé una foto de ella, dejando la imagen se revele en la mesa. Me senté a la cámara al lado de la foto, luego cogí su piel, tirándola por el suelo como una horripilante alfombra. Cogí la cámara de nuevo, luego saqué otra foto de su piel.

Una vez que había tomado la foto, tomé la piel y la dejé en una rama del árbol de roble antiguo en el patio trasero, para que la criatura la recoja más tarde. Para que no me utilice como su “piel” esta vez.


Via Creepypastas


You May Also Like

SCP-222

Ítem #: SCP-222 Clasificación del Objeto: Euclid ESTE DOCUMENTOO NO DEBE SER USADO POR PERSONAL BAJO NIVEL DE…

Ghost Boy

Hace años existía un abandonado hospital psiquiátrico para niños dementes y suicidas, hoy en día fue demolido o…