Signos Oscuros

250px-Dark sign

La siguiente información se encuentra en el ático de un viejo edificio de Londres, mismo que fue utilizado como una estación de policía en el 1800. La naturaleza de los documentos encontrados parece ser de registro policial. Este en particular fue de las notas tomadas durante una entrevista a un hombre condenado por asesinato e incendio. Sólo pedimos que lea esto con una mente abierta, y tomamos la información presente en su valor nominal.

Diario del Inspector- 01 de marzo, 1892

Dios, qué caso para empezar la semana con  Richard Johnson, de 34 años, condenado por asesinato e incendio. Mató a 10 personas con un cuchillo en una fiesta en el campo, antes de encender el lugar en llamas. La policía lo encontró sacudiéndose en el cobertizo de herramientas sin soltar un cuchillo. Estaba rodeado por un anillo de velas. Los oficiales se acercaron con cuidado, pero él se puso en pie y entregó su arma al oficial más cercano haciendo mención de las siguientes palabras “Usted debe querer detenerme ahora… comprensible. Muy bien, voy a ir con usted.”

Al llegar a la estación fue colocado en la celda temporal para ser interrogado. Él no  hizo ninguna solicitud, salvo por algo en particular. Rogó tener un anillo de velas a su alrededor en todo momento. Mientras que la petición en un principio se le negó, finalmente cedimos cuando comenzó a entrar en un ataque de histeria. Después de haber terminado su cena, sentí que era el momento adecuado para iniciar el interrogatorio.

Como entré en la habitación, la primera cosa que noté fue lo asustado que estaba. Pero no de mí – ni siquiera pareció darse cuenta de que haya entrado en la celda, era temor de las sombras. Las luces de las  velas hacían que las sombras  bailarán a través de las paredes, saltando y girando, casi parecía como si estuvieran tratando de romper la barrera de la luz. Sentándome, tosí para llamar su atención. Me miró una vez, antes de volver su atención a las sombras en la pared. Yo estaba a punto de hablar, pero para mi sorpresa, él se me adelantó.

“Usted… Usted probablemente querrá saber por qué hice esas cosas. ¿No? ”

“Bueno, sí “, le contesté: “Me gustaría saber por qué mató a 10 personas e incendió una casa. “Su cabeza se sacudió de nuevo hacia mí.

“Yo no maté a nadie. ”

“¿Así que Niega haberlos acuchillado?”  

“Yo no los maté… ya estaban muertos. Yo solo destruí los cuerpos. “Los cuerpos habían sido mayormente destruidos en el incendio. Habíamos asumido que la causa de la muerte fue por las heridas de arma blanca, pero tal vez había sido veneno. Entonces, ¿qué significa eso… Era este hombre una especie de psicópata? ¿Cortó los cadáveres sólo por diversión?

“Entonces, ¿por qué destruiste los cuerpos?” -Pregunté, tratando de no dejar a la vista la repulsión en mi voz. Me sonrió maniáticamente.

“Lo hice para que ellos dejen de usarlos. ”

“¿A quién te refieres con ellos?”

“No es quienes, sino qué”.  Estaba empezando a descomponerme un poco. ¿Qué tan estable es este tipo?

“Déjame que te cuente… desde el principio”.

Richard Johnson no era un hombre terriblemente rico, ni era de muy alto nivel. Pero tenía amigos que lo eran. Estos amigos a menudo lo invitaban a fiestas elegantes, con personas de la nobleza. Muchos de ellos eran viajeros, que con frecuencia iban al extranjero a lugares extraños y misteriosos. Una de estas personas había regresado recientemente de un viaje a África, y habían llevado un recuerdo de vuelta con ellos. Fue una pequeña piedra ovalada, perfectamente lisa y con la textura de vidrio. Era negra, con una oscuridad fascinante que atraía a la mirada hacia ella. A un lado había una extraña runa de oro. La característica principal es que tenía un círculo con un punto en el medio que se veía como un ojo. Por encima de él había una línea curva corta. A continuación, dos líneas salían curvadas a ambos lados, cada uno con un círculo más pequeño en los extremos. Estos círculos más pequeños también tenían puntos en el centro.

El símbolo había aterrorizado a todos los nativos que lo llamaron “ishara giza” o “signo oscuro”. La leyenda dice que un signo oscuro sería capaz de invocar demonios horribles, aún así fuera solo la copia de la piedra. Richard, siendo un hombre supersticioso, estaba nervioso por la piedra. Algo acerca de ella no daba buen rollo. Pero los otros se habían reído de sus temores, y habían tomado el símbolo “como una broma”, copiando el símbolo en contra de las objeciones de Richard.

Tratando de sacar de su mente el asunto, y para no parecer un idiota total, decidió ignorar todo al respecto. Mucho más tarde, una vez que todos los huéspedes tenían más que suficiente para beber, Richard entró en la casa para encontrar su abrigo. Pasó por las diferentes salas, y llegó a aquel en el que la piedra había quedado postrada sobre la mesa, junto al papel que tuvo su copia.

A primera vista, todo parecía estar igual. Pero entonces Richard notó que la piedra brillaba con una luz oscura. No sólo la piedra, el símbolo en el papel estaba brillando también. La luz se hizo más y más brillante hasta que llegó a niveles que podrían causar ceguera. La piedra latía con energía y se rompió en mil pedazos. Algunos de los asistentes a la fiesta se precipitaron por el ruido. “¡¿Qué has hecho?!”, gritó uno de ellos. “¿Tiene usted alguna idea de cuanto cuest…” se detuvo en la mitad de su pregunta, mirando el papel.

Se había levantado en el aire, y ahora exudaba más de la luz oscura. Las bombillas eléctricas comenzaron a brillar más, y arroyos de energía eléctrica  saltaron al papel. Luego, uno a uno explotó en una lluvia de chispas. Sombras empezaron arremolinándose alrededor del símbolo, cada vez con creciente velocidad. Uno de ellos se abalanzó al hombre más cercano, matándolo instantáneamente. Pero su cuerpo no quedó en ese estado por mucho tiempo, sus miembros se contrajeron moviéndose nuevamente, se levantó con las sombras rodeándolo. Fue en este punto que Richard huyó de la habitación.

Corriendo a la cocina, se detuvo con la comprensión de que él estaba en un callejón sin salida. Mirando detrás de él que podía ver a más de los asistentes a la fiesta convertirse y  arrastrándose hacia él, moviéndose como si fueran marionetas siendo jaladas por cuerdas. Retrocediendo, Richard manoseó en busca de algo, cualquier cosa, cualquiera que pudiera ser utilizada como un arma. Su mano derecha se enroscó alrededor del mango de un cuchillo, y con un grito lo levantó,  clavándoselo en el pecho a una de las criaturas cerca de él. Se derrumbó,  esta vez sin levantarse de nuevo. Apretando los dientes Richard se abrió paso a través del resto de las cosas.

La sangre goteaba de la navaja, y estaba exhausto. Se hundía en el suelo e inclinaba la cabeza, hasta  que un ruido, que parecía un susurro tenue, llamó su atención. Volviendo de golpe la cabeza hacia arriba, vio las sombras vacilantes  por debajo de la puerta. Saltando de su posición, Richard desesperadamente buscó algo para defenderse. Sus ojos se posaron en una caja de cerillas y un poco de vino. Fuego.  Tronando la botella en el mostrador, encendió un fósforo y lo tiró. El incendio estalló hacia afuera, y las sombras huyeron de la luz que despedían. El fuego comenzó a extenderse, más rápido y más rápido, envolviendo las paredes, el techo…

Richard había pasado el resto de la noche en el cobertizo, con velas a su alrededor para mantener la oscuridad a distancia. Ahí fue donde la policía lo había encontrado al día siguiente. Al escuchar su historia, traté de no reír con incredulidad. Obviamente se trataba de una alucinación, de un loco. La decisión de ver hasta qué punto llagaba ésta psicosis, me hizo pedirle que me hiciera un dibujo del símbolo. Mirándome a los ojos, me dijo que todo aquel que viera el símbolo no unido sería cazado hasta la muerte por Ellos, a menos que el símbolo consiguiera recuperarse en una sola pieza. Tratando de no reírme con desprecio, le dije que no me importaba.

Dibujó el símbolo de una página arrancada de mi cuaderno. No quiero admitirlo, pero el símbolo me dio escalofríos. Algo acerca de él estaba mal. Mirando hacia arriba, estaba a punto de hacer una pregunta cuando la puerta se abrió de golpe para revelar al capitán de la división.

“¿Por qué diablos está tomando tanto..”, empezó a decir, pero a través de la puerta abierta, una ráfaga de viento entró y apagó todas las velas. De un saltó vi como Richard gimió “No… la oscuridad… vienen de la oscuridad.”

Hubo un pulso de luz oscura, y un ruido sordo.

“¡Enciende la luz, ahora!”-grité, el pulsante terror pasó a través de mí. La luz en la habitación mostraba a Richard muerto en el suelo. Pero lo que me aterrorizó más fue el símbolo. O, mejor dicho, la falta del símbolo. El trozo de papel seguía allí, sin ser tocado por el viento, pero ahora estaba completamente en blanco. Creo que voy a empezar a usar velas en lugar de bombillas en mi casa desde ahora. Las velas son de fuego. El fuego se defiende de la oscuridad. Ellos vienen de la oscuridad.


Via Creepypastas


You May Also Like

Persuadido

Ya han pasado dos semanas desde que todo esto empezó. Todo comenzó con un accidente petrolero. Todo el…