Nora Doll

Emily Lewis, es una joven de 20 años, estudia la carrera de medico cirujano, y tiene una obsesión por las muñecas de porcelana. Ama tanto su la belleza de aquellas muñecas que es incapaz de describirla.

Ella vive con su madre y su herramienta pequeña; después de volver de la Facultad hizo sus deberes y al terminar entro en Internet, pensó en comprar más muñecas para su colección pero algo en ella no se sintió satisfecho. Sentía que necesitaba comprar más muñecas, pero ella quería algo más hermoso.

Mientras pensaba que podría ser golpearon la puerta de su habitación, sacándola de sus pensamientos, respondió con un “pase”, la puerta se abrió dando paso a su pequeña hermana de 7 años, Nora.

Su hermana observo las muñecas y hablo.

“¿Puedo jugar con una muñeca?” le pregunto

Emily respondió con un “si”.

Observo a Nora jugar con la muñeca y un sentimiento de satisfacción llego a ella. Observo a su hermana con más detalle y pudo darse cuenta de lo bella que era. De cabello rizado y rojizo, facciones fina, ojos grandes color oliva y labios rosados, era tan perfecta, tan hermosa que parecía una “Muñeca” susurro y sonrió.

Habían pasado varios días en los que había estado pensando en que la belleza de su hermanita tarde o temprano terminara y eso le asustaba.

La madre de Emily tuvo que salir por tres días por el trabajo, siendo madre soltera y con dos hijas era pesado y necesitaban el dinero; Emily quedo a cargo de Nora y ella estaba más emocionada que nunca por aquello.

Al día siguiente después de la partida de su madre durante la tarde Emily jugaba con Nora, la vestía con los vestidos que la pequeña tenia en su armario, la peinaba y aprovechaba cada segundo, aun asi  no le  era suficiente, ya que su hermana comenzaba a fastidiarse y se negaba a seguir jugando. Emily se estaba frustrando, debía haber algo que dejara a Nora quieta y que dejara de poner resistencia.

Emily recordó que su madre guardaba un bote de cloroformo por las larvas, llamo a Nora prometiéndole que si bajaba con ella le regalaría sus muñecas. Nora feliz bajo y Emily la tomo del cuello y coloco un trapo húmedo con aquel líquido en su nariz, Nora en cuestión de segundos cayo inconsciente.

Coloco a Nora en una mesa que había en el sótano y pensó en vestirla, pero un pensamiento se cruzo por su mente, ¿Qué haría cuando despertara?, no quería dejarla inconsciente siempre, quería ver sus ojos verde olivo tan hermosos, pero tampoco quería que se negara y salir corriendo como lo hizo hace u momento.

Una idea cruzo en los pensamientos de Emily, “Si corto sus brazos y piernas no podrá moverse”, Emily ya no pensaba con claridad, su obsesión por la belleza se volvió tan grande que perdió su cordura,  corrió a la cochera y tomo la sierra circular eléctrica que su padre fallecido utilizaba para cortar madera. Entro de nuevo y bajo al sótano, seguía sin pensar con claridad, lo único que cruzaba en sus retorcidos pensamientos era crear una buena muñeca.

Sabia que el cloroformo no seria suficiente para mantener a Nora dormida asi que tomo una mochila y las llaves, salió de la casa y cerro con llave, corrió con destino a la facultad y entro en el área de instrumentos médicos, sigilosamente tomo  varias jeringas y anestesia, vendas y un hilo y aguja. Salió del lugar y se dirigió a la salida pero se encontró con un profesor en el proceso, el cual la detuvo y le hizo cuestiones por la cual estaba en la escuela un sábado, las cuales Emily respondió como si de un examen se tratara dando las excusas más realistas, no levanto sospecha y salió corriendo del lugar lo mas rápido posible, regreso a casa y bajo al sótano encontrándose con Nora levantándose de aquella mesa, Emily saco una jeringa y anestesia para después inyectar a Nora,  acerco la sierra al brazo de Nora entre el codo y el resto que se unía y la encendió.

Emily que estudiaba para medico cirujano sabia que después de una operación se perdía sangre y el corazón bombéame rápidamente para enviar mas sangre al cuerpo y la respiración no se regularizaba  por el hecho, esto paso con Nora y Emily camino al armario casi vacio del sótano y saco un pequeño tanque de oxigeno, el cual perteneció a su padre. Emily calculo todo cuando regreso de la escuela. Le coloco la mascara de oxigeno  y abrió la llave del tanque. El piso estaba manchado de sangre al igual que su ropa y la sierra con pequeños trozos de carne y cartílago colgando y clavados sobre las cuchillas.

La pierna de Nora se encontraba en proceso de ser cortada completamente, apenas unos tendones y venas se adherían al resto, mientras que sus brazos descansaban en el suelo, acomodados juntos en una esquina, tuvo que parar debido a que Nora perdía mucha sangre y se agoto, los huesos de las piernas son mucho mas duros que los de los brazos. 

Los extremos cortados estaban vendados y desinfectados una vez que unió la piel con el hilo y la aguja. Todo el proceso le tomo hasta la madrugada, había limpiado el lugar y había dejado a Nora en el mismo sitio, la niña yacía con solo una blusa de tirantes y en calzoncillos, una manta le cubría.

Después de ducharse y tirar su ropa manchada, camino a su habitación y se propuso a elegir entre los vestidos que tenia su hermana y colocarle el mas bonito. Opto por uno de manga larga floreado de la parte de arriba y liso de la cintura hacia abajo, color crema.

Cuando se lo coloco a Nora, relleno lo sobrante con esponja de las almohadas y le cosió las manos que corto del mismo brazo de la niña. Lo mismo hizo con sus piernas, le coloco unas mallas color crema y relleno con más esponja, le puso zapatillas y la cargo hasta su habitación. La coloco en su cama y le acomodo como si fuese una mas de sus muñecas.

Nora despertó poco a poco la cabeza le dolía y los parpados le pesaban, quería pararse pero algo no andaba bien, no sentía los brazos ni las piernas, empezó a moverse pero era inútil, el miedo la consumió y quiso gritar pero tampoco podía abrir la boca, sollozo y empezó a soltar lagrimas, no sabia que pasaba y de tanto llorar cayo dormida.

Abrió los ojos nuevamente y vio a su hermana mayor sentada a lado de ella, se asusto tanto al ver que le sonreía cínicamente, no sabia que hacer, quería escapar pero no se podía mover, le temía a su hermana, no sabia porque le estaba hiendo todo eso, la voz de su hermana capto su atención, lo que le dijo hizo que todo rastro de razón que había en ella desapareciera, volteo con su hermana y la miro con ojos vacios, dejo de moverse y solo la miraba a ella. Emily frunció el seño pero lo dejo pasar. Dejó a Nora en la habitación y salió.

Emily regreso a su habitación después de varias horas, camino hasta el armario y busco un cambio de ropa para ir a ducharse, antes de salir de la habitación sintió una mirada profunda en ella y volteo, vio a Nora mirándola fijamente, cada movimiento que hacia, de alguna manera le provoco una extraña sensación.

Al terminar los deberes regreso a su habitación dispuesta a descansar pero recordó que en ella se encontraba Nora asi que se decidió por dormir en la habitación de su hermana.

Emily despertó en la madrugada, no lograba sentirse cómoda, volteo del otro lado de la cama y abrió los ojos encontrándose con unos ojos  verde olivo mirándola fijamente, abrió la boca pero no emitió sonido alguno y cayo de espaldas de la cama. Se levanto  con un poco de dolor y encendió las luces pero no había nadie, sacudió la cabeza y bajo para tomar un poco de agua.

Se mojo la cara en el proceso, que pesadilla. Subió de nuevo y se dirigió a la habitación antes suya donde se encontraba Nora y la vio dormida, se calmo y se volteo para dirigirse de nuevo a la sala y encender la televisión.

Emily no lograba sentirse tranquila, sentía que alguien la observaba pero al mirar a todos lados no veía a nadie. Intentaba concentrarse en la película que veía pero no lo conseguía. Se levanto y se dirigió a su habitación, al abrir la puerta encontró todas sus muñecas rotas amontonadas en su cama, Nora no estaba. Muchos pensamientos cruzaron por la mente de Emily, no lograba entender como paso esto y menos como es que Nora no estaba si no podía moverse, la puerta se abrió de golpe y Emily volteo pero no había nada, escucho un ruido en el armario y no se atrevió a abrirlo, lo que hizo fue salir del lugar y bajar a la sala pero en las escaleras había un gran charco de sangre junto con los vestidos y muñecas de Emily. Intento bajar cuidadosamente pero piso mal por el hecho de estar descalza y resbalo, cayo lastimándose y rompiéndose una mano y fracturándose una pierna, intento arrastrarse, pero no podía moverse, el dolor no se lo permitió.

Delante de Emily había unos pies, ella levanto la vista encontrándose con Nora, no lograba entender como es que estaba de pie a ella, intacta, Nora intento sonreír pero solo formo una mueca y con la sierra que Emily utilizo para cortar sus extremidades, repitio el proceso con Emily. Emily gritaba a todo pulmón lo cual se le hizo molesto a Nora así que le cosió la boca.

En el mismo lugar donde ambas se encontraban, en las escaleras, Nora acomodo a Emily y la vistió con un vestido que nunca uso.  Emily ya no se movía y no gritaba, pues perdió demasiada sangre y sus sentidos dejaron de funcionar. Murió.

Nora arrastro el cuerpo de Emily y con mucho esfuerzo lo aventó a la cama junto con todas las muñecas.

Al día siguiente La madre de Emily y Nora regreso del duro trabajo y entro a casa, pensaba tomar una siesta después de un buen baño caliente, se dirigió a las escaleras y subió sin problema.

Nora había limpiado todo, asi como Emily había limpiado cuando le hizo lo mismo a Nora. 

Después de darse tan refrescante ducha se dirigió a su habitación, pero antes quería ver a sus hijas y abrazarlas, se dirigió a la habitación de Nora pero no encontró a ninguna, pensó que tal vez tenia miedo y se quedo con Emily asi que se dirigió a la siguiente habitación y soltando un grito desgarrador salió de aquel lugar, pero antes de siquiera poder bajar las escaleras se encontró con aquella manchada de sangre junto con las muñecas y sus propias extremidades. Asustada volteo encontrándose con Nora, que mantenía una sonrisa que mas bien era una mueca. Nora se acerco a su madre y esta negaba y gritaba “Aléjate de mi”, dio un paso atrás y cayo al pisar el escalón con sangre. Rodo hasta llegar al primer piso y con el miedo consumiéndola se arrastro con la idea de salir de aquel lugar que una vez fue su hogar. Nora se encontraba parada enfrente de ella y se agacho para quedar en la misma altura, y le susurro “tengo muchas muñecas pero tú serás la muñeca perfecta” y de un momento a otro todo se volvió oscuridad.

Advertencia.

“Tu seras mi siguiente muñeca”


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Desde los pies

Hace unas horas que me encuentro debajo de mi cama, protegido por la oscuridad. Siento mucho miedo, muchísimo…

Hitobashira

A lo largo de Japón hay cientos de proyectos de construcción a gran escala que, según se dice,…