Mi nombre es Eiren

En una noche oscura un chico llamado Eiren, recién salido de el Hospital psiquiátrico estaba durmiendo. Golpeaba las almohadas, se veía horrible. El joven se paró de la cama a buscar algo de tomar, cuando vio un cuchillo en la mesa, corrió a agarrarlo.

El padre (el cual era leñador) se despertó de su cama por el ruido de los pasos de Eiren al correr, e intentó tomar el cuchillo antes que él, y apenas pudo, el muchacho lo miró con cara de tristeza y le dijo:

─Pero… yo no estoy loco… ¿por qué haces esto conmigo?, no me dejas solo…

─Tú no mereces esto, Eiren, tú… bueno… no eres normal, eres disléxico…

Eiren se tiró al suelo a llorar.

─¿Pero por qué no me lo has dicho antes? ¡son una bola de mentirosos!

─Hijo, mira no es que te odiemos, pero lo necesitabas.

Eiren le quitó el cuchillo a su padre:

─Ahora mira lo que hago… ¿te gusta?

El chico se había hecho una cara de tristeza con su cuchillo y luego se lo clavó en el corazón a su padre. Lo llevó a la habitación y lo acuchilló cinco veces más.

Pasó por la puerta del cuarto donde estaba la mamá y se dijo a sí mismo:

─¿Por qué no nos divertimos un poco?

La mamá agarró un bate y empezó a golpearlo en la espalda.

─Mami, ¿Por qué me haces esto?

Eiren, con un tremendo impulso de rabia, logró desarmar a su madre y entonces le dio un golpe con el mismo bate en la cabeza:

─Mami, lo siento.

Más tarde se dirigió al closet donde se encontraba un hacha, decapitó a su madre y se fue de la casa.

─Ok, eso fue divertido… ahora te toca a ti…


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Creepypastas

El miedo de ser espiados por medio de nuestros celulares, computadoras y otros dispositivos que utilizamos es cada…

Invierno

Qué esplendida vista tengo del Sol, dándome este sus potentes rayos en todo mi ser, calentando mi cuerpo…