The Grey Man
The Grey Man

Los fantasmas de la Clínica 7 del IMSS en Monclova

IMSS-Monclova

Saludos a todos. Espero que escuchen la siguiente historia.

Yo una vez conocí a un amigo mío que era originario del estado mexicano de Coahuila. Este amigo se llamaba José Antonio Rodarte Cortez, y fue uno de mis compañeros de clase en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León. José Antonio me contó que durante un tiempo residió en la ciudad de Monclova (él era oriundo de Piedras Negras), en donde alguna vez fue atendido por problemas circulatorios en el Hospital General de Zona #7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Cuenta que en aquella ocasión en el que lo hospitalizaron, se había quedado dos días enteros sin dormir, la razón fue que durante aquellas noches escuchó fuertes voces de los fantasmas que rondaban por los pasillos de la clínica, pero no eran fantasmas cualesquiera, sino que se trataban ni más ni menos que de las almas de todos aquellos que murieron en la clínica, no importaba la edad o la manera en la que murieron.

Las voces estaban compuestas de gritos y llantos de las almas que vagaban en pena, algunas de ellas exigiendo un esclarecimiento de los hechos y circunstancias por las que murieron. Yo en lo personal, he investigado en internet que en aquella clínica ubicada en aquella ciudad del vecino estado (yo soy de Monterrey), se han registrado (sobre todo en los últimos dos años) numerosos casos de negligencia médica de parte de los médicos de la clínica. La gran mayoría de las negligencias médicas registradas en esa clínica terminan en los fallecimientos de los pacientes atendidos en el nosocomio.

No obstante, la anécdota de José Antonio no es el único relato relacionado con este caso; hace apenas un mes estuve platicando con mi tío Moisés, quien durante sus recorridos a lo largo y ancho de la República Mexicana, hizo una parada en Monclova; ahí platicó con un anciano de la tercera edad (cuyo nombre no ha sido identificado), quien aseguró que la Clínica 7 del IMSS se construyó sobre los restos de unas antiguas ruinas pertenecientes a una civilización desconocida que se perdió en la historia.

Según la leyenda, la ciudad alguna vez fue construida por emigrantes provenientes de la antigua civilización de Chicomóztoc (ubicada en el actual estado de Zacatecas); dicha ciudad prosperó por un periodo de tres siglos, hasta que fue abandonada de manera repentina; se dice que dicho abandono fue provocado por una maldición lanzada por el cacique en venganza por una ofensa cometida por un yerno suyo. El cacique declaró lo siguiente: cualquier extranjero que ose llegar a este lugar estando herido, morirá. Como resultado, algunos exploradores españoles intentaron asentarse, en este lugar, dos siglos después, pero al hacerlo se enfrentaron a una epidemia de viruela que diezmó a los exploradores; no obstante, esto no impidió que cercas de ahí se fundara, años después, el poblado de Santiago de la Monclova, lugar donde actualmente se encuentra la cabecera municipal de Monclova.

Sin embargo, y sin alejarnos del tema, los asentamientos de la tribu perdida que habitó en este sitio quedaron olvidados, hasta que ya entrado en el siglo XX, para ser más exacto, en 1962, la clínica fue inaugurada después de ser construida en medio de los restos de aquellos asentamientos que ya parecían que iban a ser borrados de la historia.

En un principio, parecía que la clínica iba a ser como cualquier otra, con la más avanzada tecnología y con menos pacientes con complicaciones en su salud. Sin embargo, con el paso del tiempo, la clínica dejó de recibir dinero para su mantenimiento, y el número de médicos empezó a disminuir considerablemente (sobre todo en los últimos siete años), lo que esto provocó que aumentaran los casos de negligencia médica. Por un lado, se creyó que sería imposible que una maldición que data de la época prehispánica se hiciera realidad, pero la historia le dio la razón al viejo cacique, y en los últimos cuatro años se han registrado un aumento considerable de avistamientos de fantasmas y sonidos extraños, sobre todo en los penúltimos días de cada mes, donde la presencia de actividad paranormal es mucho más fuerte.

Llegará el día en que la población monclovense tome conciencia sobre este asunto de vida y muerte, y ojalá se den cuenta de que la maldición de los fantasmas de la Clínica 7 sí existe.

Espero que les guste esta historia, atentamente, un humilde servidor.


Via Creepypastas


You May Also Like

SCP-169

Ítem #: SCP-169 Clasificación del Objeto: Keter Procedimientos Especiales de Contención: Debido a su tamaño, SCP-169 no puede…