Lo que sucedió de noche

Era noche observaba aquel cuerpo inerte, tendido en el suelo, bañado en sangre y con dos hombres con pasamontañas despojándole de sus pertenencias… ¡Qué injusticia al ver el acontecimiento! Grité: “¡Váyanse que ahí viene la policía!”

Pero no me hicieron caso, cuando realizaron el acto, los sujetos se fueron y desde lo lejos, sonaban las sirenas. Me acerqué al cuerpo poco a poco pero no sin antes pensar lo atrevido de mi acción; observé las facciones de aquel cuerpo inmóvil que yacía en el suelo: tenía dos orificios provocado por balas, uno en el pecho y otro finalmente en la cabeza.

No pasó mucho tiempo para que me diera cuenta de que el hombre que había sido asaltado, era yo. La atroz realidad me bañó como agua fría… ¿Por qué no recordaba nada? ¿Cómo llegué a este estado? Lo único que sé, es que en este momento… No soy más que un fantasma hablando de su propia muerte.


Via Creepypastas


También te pueden interesar