La película del diablo

Diablo

Era un día de verano en el que mi prima, Laura, venía a mi casa para ver una película de animación en el cine. Eran las 16:30 y mi prima estaba a punto de llegar, y para esperarla, mi papá y yo nos pusimos a investigar la ficha técnica de la película: Película: Un día como cualquiera. Sinopsis: no se puede mostrar la sinopsis de esta película>. Voces: no se pueden mostrar las voces>. Criticas: nadie ha escrito una crítica para esta película “¿Cómo?”. Horarios: únicamente a las 23:30.

A mí me resultó raro lo de Críticas. No entendía qué significaba eso, pero no le hice caso…

Mi prima llegó, jugamos con la computadora hasta las 22:30, de ahí cenamos, y a las 23:00 estábamos saliendo para el cine. A las 23:15 llegamos.

Fuimos a comprar las entradas, y entramos a ver la película. Ingresamos 10 minutos antes, y, justo cuando pasamos a ver la película, al lado (en las paredes de la entrada) decía: “Buen viaje”.

Eso tampoco lo entendí, y todo se está poniendo feo… Lo digo por cuando entramos a ver la película, que creo que fue la cosa más horrible y espantosa que vi en mi vida, pero vamos por parte…

Fuimos y estaban pasando los anuncios, lo común. Pero pasaron la propaganda de una película en la que aparecía un hombre con un hacha, cortándole la cabeza a otra persona. Eso me asustó, ya que se suponía la película era para niños y de animación.

Empezó, pero con una cosa muy rara y fuerte: una escena de sexo y después un hombre suicidándose clavándose un lapicero en el ojo. Cayó muerto en el piso, y apareció una mujer adulta y una muerte súbita de otro hombre. Después se vio un viejo caminando en un pasillo con sangre en las paredes que decían: “El último día comenzó”.

De repente, se empezaban a escuchar esas risas diabólicas, cada vez más fuertes. El viejo paró de caminar, pero sus pasos seguían escuchándose, y una nena de más o menos 12 años de edad miró al frente y con una sonrisa diabólica de oreja a oreja dijo

—¡Hasta nunca!

Y ni bien dijo eso empezó a salir sangre de todas las paredes del cine, empezaron a verse sombras en las únicas partes iluminadas, la sombra era la de la niña. En cuanto salí del cine se cortó la luz y se prendió de nuevo. Yo estaba en el pasillo, y estaban todas las personas muertas. Caminaba lentamente hacia la salida y sentía que estaba sola en todo el mundo, excepto con la nena. Había uno con un tiro en la cabeza, tirado en la derecha del pasillo, otro abierto del estomago y sin los pulmones, otro con el corazón arrancado y todos los demás degollados, desmembrados, decapitados…

Era horrible, parecía una pesadilla, o una película de terror.

Llegué hasta la salida y, ya que no aparecía ni la niña ni nadie, corrí hasta la puerta, pero un muerto de los del piso me agarró la pierna y, con un cuchillo, casi me la cortó; pero logré salir de ese infierno literal. La calle estaba desierta y no se escuchaba ningún ruido, como si todo se hubiese quedado en aquel maldito cine. El cielo rojo me hizo temblar de miedo, se sentía una presencia maligna en el aire. Corrí lo más rápido que pude hasta mi casa. No vi a nadie durante el trayecto. Ni un alma.

Al llegar a casa me faltaba el aliento. La garganta me ardía como si el aire estuviese hirviendo. Abrí la puerta y me quedé helada. Ahí estaba yo, con mi prima Laura, en las butacas del cine. Veía nuestros cuerpos que parecían estar mutilados y no teníamos ojos, solo se veían oscuras cuencas. 

En la pantalla del cine solo había una leyenda que decía: “Buen viaje”.

La película realmente nos había traído al infierno.

Diablo


Via Creepypastas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Mal sueño

—Papi, tuve una pesadilla. Tú parpadeas y te incorporas sobre tus codos. Ves el reloj, que brilla en…

The strider

Los Striders son criaturas del bosque reportadas por un usuario texano en el foro /x/ de 4chan en…