La leyenda del parque mágico

Muchos conocerán o habrán oído de Reino Mágico, un parque de diversiones en la ciudad de Veracruz; que en sus mejores momentos recibía familias que buscaban un sano entretenimiento. Aún ahora, en verano sobre todo, las albercas y toboganes otorgan el servicio de refrescar a los paseantes y es hecho conocido de las múltiples ferias que ocupan su estacionamiento para colocarse.

Su origen se remonta al 10 de noviembre de 1988; cuando autoridades estatales y municipales entregaron a los porteños un nuevo lugar para el esparcimiento familiar.

Cuando carente de espacios para la convivencia familiar, la población de Veracruz se encontraba ávida de un centro recreativo. Fue en el trienio del entonces Alcalde Adalberto Tejeda Patraca que el Ayuntamiento porteño inicio trámites correspondientes para reutilizar las 10 hectáreas que conformaban el entonces Panteón General.

El proyecto tuvo luz verde en la administración del Alcalde Gerardo Poo Ulibarri; convirtiéndose entonces como la mayor obra de infraestructura social de aquél ayuntamiento.

Aunque ambicioso, el arranque del proyecto fue lento debido a los millones de restos que debían ser exhumados y trasladados al actual Panteón Municipal; situación que causó conmoción entre la población y de la que los medios de comunicación dieron cuenta.

«Ya cuando anunciaron que se iban a sacar los cuerpos ahí sí como que surgió cierta incomodidad o molestia; porque decían como le llaman religiosamente un sacrilegio de cómo iban a sacar los restos humanos y los iban a tirar por allá. El problema es que muchos de esos restos ni siquiera tenían familiares, muchísima gente no fue a reclamarlos».

Con todo y las críticas sociales, el Ayuntamiento encabezado por Gerardo Poo inició los trabajos una vez licitado el proyecto; lo que requirió de retroexcavadoras y brigadas de sepultureros traídos de diversas partes del estado que laboraron jornadas de hasta 20 horas al día, situación que recuerda Guillermo Llinas Salinas con 54 años de sepulturero.

«Acudía gente al panteón porque se le avisó que iban a sacar al difunto y era gratuitamente, es cuando teníamos que sacar al difunto, llegábamos y era otro y otro; trabajábamos todo el día, nomás nos íbamos a comer y rápido a regresarnos a lo mismo y después contrataron más gente porque nosotros no nos dábamos abasto».

Pese a todo el esfuerzo humano por sanear las 10 hectáreas de panteón, entre la población de Veracruz existe la creencia que debajo de Reino Mágico; oculto entre sus juegos y albercas, aún existen restos humanos que no fueron removidos.

La existencia de tumbas y cruces que aún perdura hasta nuestros días Un aversión que se refuerza tras un recorrido realizado en este parque; en donde se comprobó la existencia de lápidas, restos de monumentos, nichos y cruces.

Se inaugura el lugar un 10 de noviembre de 1988 con la presencia del entonces Gobernador de Veracruz, Don Fernando Gutiérrez Barrios.

Los encuentros con Blanca Nieves y sus Enanos

Las figuras de Blanca Nieves y los 7 Enanos es un caso especial; según cuenta la gente, estos muñecos se mueven por la noche, ocasionando que los se les vea merodear por la madrugada por la zona circundante al Castillo.

Hechos de polímero de vidrio, son figuras huecas pero de consistencia dura, con forma humanoide, las cuales representan a Blanca Nieves y a los 7 Enanos.

Algunos vecinos del lugar aseguran que al caminar por el sitio, tienen sensaciones desagradables y que se puede escuchar lamentos y gritos, aunado al hecho de que las personas que intentan quitar las figuras o hacerles algo, han pasado por cosas negativas e inexplicables.

Esta leyenda urbana es la más conocida en el Puerto de Veracruz y ha pasado fronteras, ya que ha sido objeto de diferentes investigaciones de programas con temática paranormal.

Anécdota sobre Blanca Nieves y los Enanos que se mueven En una ocasión, uno de los empleados de edad avanzada, que limpiaba el lugar, oyó ruidos; y enseguida pensó que alguien se había quedado fuera del horario de visita. Y cuando se percató, vio que eran los duendes de Blanca Nieves que estaban jugando, se movían y hablaban.

El empleado se asustó, corrió y dio aviso; luego de eso, pasó enfermo durante más de una semana con altas temperaturas y finalmente falleció. Fue un empleado municipal con gran integridad, no tomaba, ni fumaba; al final, sucumbió ante posiblemente un fenómeno de la naturaleza que pocos podemos comprender.

Por ello, sabemos que Reino Mágico tiene su lado oscuro. Las leyendas van desde su inicio, ya que fue construido sobre un cementerio; y dicho parque aún conserva algunas lápidas en memoria de dicho cementerio. !Un poco descabellado pensarlo! pero es cierto. Algunos restos restos humanos fueron removidos para hacer uso del lugar ya que se encontraba en una buena zona.

Alrededor de este fenómeno se comenzaron a hacer presentes múltiples y extrañas muertes a lo largo del tiempo. Una de las últimas muertes y la más sonada por su crudeza; fue la de aquella desafortunada niña que murió al salirse de un juego mecánico que se encontraba en marcha en una improvisada feria instalada en el estacionamiento del parque.

Anécdota en las Albercas de Reino Mágico

Se dice que en las albercas sientes que te jalan los pies. Al respecto, hay testimonios como el siguiente.

«A mí me pasó una vez, cuando era muy pequeño fui con mis primos a las albercas y nos metimos, sólo eramos 3; y comenzamos a jugar para ver quién aguantaba más tiempo la respiración debajo del agua. Recuerdo que mi primo me estaba ganando, por lo que decidí hacer el último intento, y me sumergí; al bajar observé un hoyo en una de las paredes de la piscina, imagino que era alguna conexión o alguna salida de agua pero tenia una rejilla la cual llamo mi atención.

Se encontraba algo rota por lo que decidí investigar y dejar el juego atrás; al acercarme y encontrarme en lo profundo, observé a un niño que me daba la mano. Lo cual me espantó y decidí salir a a la superficie a gran velocidad; pero, fue difícil, ya que sentía que alguien me jalaba y me impedía salir a flote.

Por lo cual, luche incansablemente para liberarme y salir. Ya en la superficie, se encontraba mi padre y familiares preocupados por que mis primos se asustaron al ver que no salía; les conté lo sucedido pero no me creyeron. Al día siguiente, a parte de dolerme las piernas, tenía marcas de manos en mis pantorrillas y tobillos, rastros de la lucha que tuve».


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Nobita con cáncer

Todos o la mayoría conoce una serie animada llamada “Doraemon popopooel gato cósmico”, que ha sido muy popular en todo…

DLB

Bueno, qué les puedo decir, este es un juego de esos que te encuentras por ahí en internet,…