La leyenda del niño de la pelota

2-1-nic3b1a-fantasma-de-san-jose-del-cabo-ok-ok

Se cuenta que ubicado en Av. López Mateos del estado en Aguas calientes, México, hay un edificio de oficinas, donde habitualmente algunos empleados salen un poco más tarde de lo acostumbrado. En esa ocasión una chica había abordado el ascensor y un hombre, apresurándose a poca distancia, le pidió que esperara por él.

Amablemente la chica se paró entre las puertas para evitar que estas se cerraran. El hombre abordó, y mientras se daban las buenas noches, notaron que el ascensor subía. El hecho les pareció un poco extraño, pues se suponía que estaba programado para no ir más allá de ese piso, pues el de arriba se encontraba clausurado y nadie trabajaba ahí.

El ascensor se detuvo en el cuarto piso, pero las puertas no se abrieron por lo que pensaron que había sido un fallo temporal, pero alcanzaron a escuchar las risas de un niño, que jugaba con una pelota. Sin darles tiempo de pensar nada, el elevador bajó. Al salir, vieron al velador y le comentaron lo sucedido.

El hombre muy tranquilamente les dice que también lo ha escuchado, que se trata del espíritu de un niño que falleció ahí años atrás. Cuando su pelota fue a parar al cuarto piso, el chico fue por ella y al ver que se acercaba un guardia, se escondió para hacerle una broma, pero al momento que el niño salió gritando, el guardia le disparó pensando que era un ladrón.

Desde entonces el niño juega tranquilamente en el cuarto piso; quien se queda hasta tarde puede escuchar las risas, los pasos, los golpes de la pelota contra el piso. 

Otros, sin tanta fortuna, han visto la pelota bajar por la escalera cuando al niño se le cae desde el piso de arriba, marcada con quemaduras de manos pequeñas. Después de esto, la gente renuncia a su empleo, pues se sabe que detrás de una pelota…, siempre viene un niño… Y no les gustaría toparse con el pequeño fallecido.


Via Creepypastas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Encerrado

Aquí estoy, encerrado en el baño. Por suerte, el interruptor está puesto por dentro, así que lo controlo…

El emisario

Supo que había llegado de nuevo el otoño, porque Torry entró retozando en la casa, trayendo con él…