La Historia de Bloody Mary

220px-Bloody handprint

María era una chica de doce años, buena, hacía sus deberes en la escuela, era una hija modelo y además poseía una hermosa apariencia. Uno de los chicos de su escuela, Brad, gustaba de ella en secreto; la mayoría de las chicas estaban celosas de María a excepción de Liliana, su mejor amiga.

En noche de brujas, María y Liliana caminaban por el colegio cuando fueron interceptadas por una bravucona, de nombre Ramona; ella le vociferó una burla a su apariencia.

En lugar de ignorar el insulto, María se dejó llevar por el enojo y de un fuerte golpe la dejó inconsciente y con un leve sangrado en el rostro. Los pocos chicos que presenciaron el hecho corrieron en la impresión y fueron directamente con la directora. Rato después, María se encontraba sentada en el despacho de esta.

Le explicó todo, y al cabo de un tiempo la mujer la dejó salir.

Más tarde, cuando estaba sola, Ramona se cruzó con ella de nuevo. La enojada muchacha se abalanzó encima de María y la arrastró a los baños cubriendo su boca, y apenas la soltó, María comenzó a insultarla en un arranque de pánico y enojo.

“Di tus últimas palabras antes de morir, hija de perra”, fue la frase que acompañó Ramona cuando sacó una navaja de entre sus ropas. Rápidamente, María sollozaba mientras pedía clemencia; la bravucona excusó sus acciones con “tienes una mirada atractiva, una buena vida; ¿qué tengo yo? Una familia separada…”

Sin más que decir, María fue apuñalada justo en el corazón. La sangre salpicó los espejos y se acomodó en un charco alrededor del cadáver de María, mientras Ramona se daba cuenta de su error y soltaba el arma homicida.

Justo en ese momento, Liliana llegó para detallar la horrenda situación: Ramona tenía el terror en su mirada y la muerte acechaba con descomponer el cuerpo de María.

La amiga corrió al despacho de la directora y pronto esta llegó al baño; Ramona se escapó pero al poco tiempo fue detenida y expulsada del colegio.

Familiares, amigos y cierto enamorado secreto asistieron todos al funeral de la joven chica, pero no sabían que su historia no acabaría allí…

Esto era lo que relataba una chica a su amiga en los mismos baños en los que sucedió la tragedia. 

Bloodymary2-1-

Repentinamente, las luces fallaron hasta apagarse por completo, y un aire macabro inundaba el aire mientras las amigas se abrazaban y arrinconaban al ver la figura de María en el espejo; carente de ojos y bañada en su propia sangre.

Luego de tal aparición, ambas chicas murieron por causas desconocidas.

En el espejo apareció la inscripción: Sólo llámenme Bloody Mary” y con ello bastó para dar a entender a todos que María seguía entre nosotros… Y que no era tan buena como en vida.


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Mirada fija

…Mientras me colocaba en posición fetal al lado de aquel jarrón roto, aquella persona me miraba fijamente aún…