La casa de enfrente

La casa fantasma

Era un día cálido y soleado de verano del 1990.

Mis padre, mi hermana pequeña y yo cogimos nuestras maletas y nos mantamos en el cohe, el camión de la mudanza había emprendido ya su marcha.

Mi madre arrancó el coche y nos dirigímos a la que hiba a ser a partír de ese día nuestra nueva casa.

Pasámos por muchos pueblos y muchas ciudades en el camino. Todos esos sítios eran maravillosos, con casas muy bien adornadas y alegres. Pero en mitad del camino pasamos al alldo de un bosque, recuerdo ese bosque, era siniestro, oscuro y sentía como si miles de personas me vigilasen, oía unos susurros suaves al lo lejos. Al oir eso, aparté la vista de la ventana y solo miré al frente. Cogí un cassette de Queen, se lo di a mi padre y el uno de esos reproductores donde se escuchan la radio, le dió a producir y la musica empezó a sonar.

El viage se estaba haciendo eterno, era como si no habanzaramos en el camino. Un minuto después encontramos una ciudadun tanto tétrica. Parecía habandonada, triste y oscura.

Le pregunté a mi madre quecuando quedaba y me dijo que quedaban unos veinte minutos, yo solo esperaba que ese no fuese nuestro nuevo pueblo.

Por suerte pasamos ese pueblo, y le volví a preguntar a mi madre que cuanto quedaba.

-Ya queda menos John- Respondió mi madre, con tono acansinado. A mi madre no le gustaba que le preguntasen lo mismo cada poco tiempo.

Diez minutos después llegamos a nuestra casa, era una casa normal, de dos plantas. De color blanco y más o menos grande.

Entramos y todos dejamos las maletas justo en la estrada. Fuimos a ver toda la casa, mis padres por un lado, yo fuí a ver la parte de arriba, mi hermana pequeña fué al pequeño jardín que había en la parte de atrás, en la parte de arriba había cinco habitaciones, tres serían para los dormitorios y dos para los cuartos de baño.

En la parte de abajo había otras tres habitaciones las cuales serían la cocina, la sala de estar, y otro cuarto de baño.

Todo estaba bien, la casa estaba en perfecto estado.

Me asomé a la ventana y ví llegar la furgoneta de la mudanza.

Lo desempauqetamos todo y una semana después la casa estaba perfecta.

Me levanté por la mañana y levanté la persiana, siempre hacía eso, me gustaba que el sol de la mañana entrase en mi habitación. Después habrí la ventana y una rafaga de aire fresco invadió la habitación.

Mire a una casa que había en frente de mi habitación, estaba habandonada y en ruinas, la ventana de mi cuarto coincidía con otra ventana que había en frente, no me gustaba para nada esa casa.

Me dí la vuelta y me dirigí a la sala de estar, no había nadie despierto, así que me acosté en el sofá más grande de la habitación y cogí un libro.

Una hora después mis padres se despertaron y se dirigieron a la sala de estar. Los saludé, les dí los buenos días y les dí dos besos.

Después preparamos el desayuno y fuí a despertar a mi hermana a su habitación.

-Ava, despierta, que ya está el desayuno hecho

Mi hermana se desperto y me abrazó, siempre hacía esto.

Nos dirigimos abajo y nos sentamos en la mesa, todos nos pusimos a desyunar, desayunamos tostadas con leche o café.

Mi hermana nos dijo que había soñado con la casa de enfrente. Dijo que entraba y una persona muy alta y delgada le enseñó la casa y que en una habitación estabamos mis padre y yo sentados en una mesa, teníamos los ojos cerrados y las bocas cosidas. Dijo que ella y el hombre se hicieron amigos y jugaron para siempre en esa casa.

Todos nos quedamos paralizados durante unos momentos, yo me asusté mucho pero mis padres, a pesar de lo alucinados que estaban con el suño de mi hermana, no le dieron mucha importancia.

Terminamos de desayunar y recogimos toda la casa. Mi hermana fué al jardín a jugar con sus muñecos, mis padres fueron también, pero yo fuí a la calle, cogí una libreta y un lápiz, era un niño muy curioso, así que a veces investigaba cosas y anotaba lo que veía. Ese día decidí investigar la casa.

Me dirigí a la casa y entré adentro. La casa tenía mucho polvo, casi puedo decir que andaba en un suelo cubierto de polvo, los muebles estan cubiertos de telarañas, y había un pasillo muy largo, solo había una puerta al final. No pude tomar nota de nada porque no podía escribir, no tenía palabras.

Me dirigí a esa puerta lentamente, una vez hay, agarré en pomo y suavemente lo giré. Entré a la habitación que había detrás de esa puerta.

Pasillo

En esa habitación había una mesa larga con diéz sillas a su alrededor. Me quedé paralizado al ver que era la misma mesa que dijo mi hermana. Me dí la vuelta pata salír de hay cuanto antes, pero una voz de persona mayor me dijo:

-Hijo, ¿no quieres quedarte conmigo? Ya que as entrado, te enseño la casa y me haces compañía como tu hermana.

Me quede paralizado, no mostré ninguna interacción al escuchar eso, no podía moverme, estaba aterrorizado.

Hubo un silencio durante unos minutos.

Después vi que una sombre se dirigía hacia mí, era una sombra gigante y huesuda.

Habrí la boca para gritar pero una mano negra como la noche me tapó la boca. Una lágrima salió de uno de mis ojos, estaba paralizado, quería moverme pero no pude, quedía apartar la cabeza pero no pude, quise mover la mano, pero no pude.

El hombre me que si quería llamar a mi familia para que lo visitase a el también.De un momento a otro esa petición se concirtió en una órden.

Moví una pierna y después la otra, quería detenerme pero no pude, sabía lo que hiba a pasar, no quería que mi familia muriese.

Después de unos largos minutos entré a mi casa, el hombre me destapó la boca, pero aún así no pude hablar. Me dirigí al jardín y mi madre me dijo:

-¿Dónde estabas?

Yo dije que en casa de un vecino. En realidad les quise decir que saliesen de hay y que me dejasen a mi solo en la casa, pero no pude.

Después les dije que me acompañasen, que el vecino me había dicho que fuesen a verlo conmigo. Mis padre y mi hermana se levantaron y yo emprendí el camino hacia la casa.

Una vez hay mis padres se quedaron extrañados al ver que la casa era la casa abandonada.

Habrí la puerta y entré a dentro, mis padre me acompañaron, pero le dijeron a mi hermana que se quedase hay.

Una vez dentro nos dirigimos al salón, el salon había cambiado, ahora estaba limpio y en perfecto estado.

Les dije a mis padres que se sentasen en el sofá y que esperasen hay. Yo me senté en una silla que estaba junto a la mesa.

De pronto empeze a sentir como si pudiese hablar, habrí la voca y empecé a moverla, les dije que saliesen de hay, me levanté y me puse enfrente de ellos, pero no me veían. Me giré y vi a mi cuerpo sin vida sentado en la silla. Me dirigí a mi cuerpo y ví que tenía la voca cosida y los hojos cerrados, di la vuelta y vi a mis padres sentados en un montón de cuerpos. Me puse a gritar pero nadie me escuchó.

De repente escuche la voz de ese hombre.

-Loris, Jaden

Mis padre se giraron y vieron el aspecto real de la habitación, estaba llena de polvo y gris. Los dos miraron hacia abajo y vieron todos esos cuerpos, miraron hacia la mesa y vieron mi cuerpo sin vida.

El hombre apareció frente a ellos, tenía todo el cuerpo oscuro como la noche. Las extremidades largas y un cuerpo muy delgado. Mis padres no se movieron, el hombre tomó posesión de sus cuerpos.

Se dirigieron a las sillas y se sentaron.

Ví como el hombre les cosía las bocas, como se llenaban de sandre y como cerraban los ojos. Ví sus almas junto a mi, el hombre nos señaló y nos sentamos en las sillas de enfrente, no nos pudimos levantar.

Giré la cabeza y ví a mi hermana entrar en la habitación. Vió nuestros cuerpos y se hechó a reir. El hombre le dijo que si quería jugar con el, ella respondión que sí. El hombre de dió un trozo de un intestino delgado y mi hermana se puso a saltar a la comba.

Ahora mis padre y yo estamos condenados a ver nuestros cuerpos sin vida.

Mi hermana no para de jugar, ya tiene 37 años y no para de sonreir y saltar a la comba.

Nuestros cuerpos están momificados y en los ultimos días otros diez niños fueron a visitar la casa para que sus familias muriesen y ellos se quedasen jugando a la comba con intestinos.

Niños fantasma

Rostro-demonio


Via Creepypastas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar