Las Almas en pena
Las Almas en pena

Las Almas en pena

El silente espectro merodeaba taciturno por el campo santo. Tenía hambre y así pareciera un caníbal necesita alimentarse… No podía comerse a los vivos, estos estaban fuera de su alcance. Pero los espíritus recientes de gente fallecida, niños, ancianos, y mujeres. Era el alimento de los espectros andantes, por eso cada noche merodeaba el cementerio aquella alma en pena, que no encontraba el descanso.
0 Shares
0
0
0
Kox-mhvgxtmvuiadilqa55qayer8nuwme954if0if8-qysybvln40tfcm0mkeigdbfhxvjblsjgtjm5ny9xilzfsd0

El silente espectro merodeaba taciturno por el campo santo. Tenía hambre y así pareciera un caníbal necesita alimentarse…

No podía comerse a los vivos, estos estaban fuera de su alcance. Pero los espíritus recientes de gente fallecida, niños, ancianos, y mujeres. Era el alimento de los espectros andantes, por eso cada noche merodeaba el cementerio aquella alma en pena, que no encontraba el descanso.

Ese día en una lùgubre fosa común había varios cadáveres. niños, hombres, personas sin familia, muertos en la indigencia, en plena calle. El aura de aquel espectro se sintió atraído por aquella energía que emanaba de aquella sepultura, necesitaba alimentarse de aquella energía reminiscente.

Cada día hacía lo mismo se alimentaba de la energía de cadáveres recién fallecidos. Se daba su festín y luego vagaba, lamentàndose de su destino. Su agonía era indescriptible, pero solo era oída por el resto de los espectros que por allí vagaba, la energía que quitaba aquellos cuerpos. Los convertía en los siguientes espectros que vagarían por la eternidad.

En la lontananza de aquel campo santo y entre tanto lamento no todos los espectros eran iguales algunos, no se alimentaban de la energía de otros cuerpos. Más bien los miraban por encima del hombro con gran desden. Solo los visitaban y antes de llegar a su destino se presentaban ante ellos.

Otros en cambio les encantaba asustar a niños, y ancianos, se impregnaban del terror. Que producían en ellos, adoptaban los mas espeluznantes formas, caras terroríficas cuerpos amorfos, verdaderas deformidades, sonidos y ruidos de ultratumba.. También aquel campo santo existían espectros buenos, los menos, pero también existían y daban compañía a los muertos recientes, estos se regocijaban de la esperanza de aquellos cadáveres del deseo de ver a sus familiares y seres queridos.

Aquellos espectros solo podían visitar tumbas y fosas comunes que no estaban bendecidas, ni tenía a nadie que fueran a visitarlas, almas perdidas como ellos. Esa era las leyes que imperaban en aquel campo santo la mayoría de los muertos encontraban su destino, en cambio otros vagaban por sus recintos como almas en penas. Sin encontrar nunca la paz y descanso que tanto necesitaban.


Via Creepypastas


También te pueden interesar
Atras de la Puerta

¡El libro de Belial a 50% de descuento!

Como cualquier adolescente que sale de su escuela, iba caminando por la acera, con libros en la mano y tarea pendiente. Entonces lo escuché, escuché los pregones de un señor (algo loco o demacrado, lo admito) sobre un libro a 50% de descuento. Me acerqué a preguntar porque quizá tendría algo sobre demonología que me interesaría, soy aficionado a ello. Y, sí, así es. En efecto, él poseía una copia del famosísimo "Libro de Belial", el volumen introductorio al ámbito de la infame "Biblia...
La leyenda del burro diabólico (parte final

Un hombre solitario

Durante los últimos dos o tres años, he tomado largos paseos por el bosque justo detrás de mi casa. Sobre todo cuando estoy aburrido y no hay nada que hacer (que puede llegar a ser muy solitario ya que vivo en una pequeña casa lejos de cualquier pueblo o ciudad). No he tenido ningún problema real con estos paseos, nada que pudiera causar alguna vez me siento nervioso o incómodo. Todo esto cambió durante el invierno de 2010. Fue durante lo que se conoció como " The Big Freeze de 2010. " Miré...
Atras de la Puerta

Pelota Azul

Durante los primeros días de febrero, al pequeño Timothy, de sólo 4 años, le regalaron muchos cosas por su cumpleaños, desde pelotas hasta peluches, su madre sonreía por ver a su hijo estar tan feliz. De todos los regalos, el niño se encariño con uno especialmente, era una pelota, una pelota azul.
La foto de la niña

La foto de la niña

Faltaban seis minutos para que la escuela liberase a los alumnos. Tom se sentaba al lado de la ventana. Hacía su tarea de Matemática, cuando un objeto en el césped llamó su atención; parecía ser una fotografía. Cuando terminaron las clases, corrió adonde había visto aquel papel. Levantó la foto y sonrió; tenía la imagen de la chica más hermosa que había visto en su vida. Vestía un vestido, unas medias y unos zapatos rojos, y su mano formaba el símbolo de amor y paz. Era tan bella, que dejó...