Atras de la Puerta
Atras de la Puerta

El juego de los toques

Era de noche yo y mi mejor amigo Luis, mis padres habían salido a cenar. Estábamos viendo televisión cuando Luis me dijo: -¿Que tal si jugamos a los 3 toques?
0 Shares
0
0
0

Era de noche yo y mi mejor amigo Luis, mis padres habían salido a cenar. Estábamos viendo televisión cuando Luis me dijo:

-¿Que tal si jugamos a los 3 toques?

Yo, al no saber en que consistía el juego, le pregunté y Luis me respondió con una voz siniestra:

-Es un juego donde invocamos a un espíritu que nos tratara de engañar, el juego consiste en que el espíritu nos tocara la puerta de la habitación pero no le debíamos abrir. El ritual para invocarlo es tomar un cabello de cada uno para que el espíritu esté más ligado a nosotros, una gota de sangre, apagar todas las luces, excepto la televisión del cuarto donde estaremos, poniendo todo fuera de la puerta. Una vez hecho esto, no hay marcha atrás.

Le di un cabello mío y me pinché el dedo, pero nunca pensé que fuera a pasar lo que pasó. Entramos a la habitación durante 30 minutos. Le dije que eran solo mentiras. Cuando vimos la señal del televisor se perdió y empezaron los Toques…

El primero nos asustó. Le dije que él los había hecho pero me respondió que no; al 2° Toque lo comprobé: él no lo estaba haciendo.

Los Toques se volvieron insoportables, tanto que Luis se puso como loco:

-No lo soporto más.

Así que fue hacia la puerta y la abrió; yo solo me escondí bajo las cobijas cuando escuché un grito como de película de terror, al parecer era de Luis. Me destapé solo para ver a mi amigo con una expresión de miedo en el rostro, tirado el en piso. En ese momento, me desmayé.

Solo recuerdo el grito de mis padres al llegar a la casa y una brillante luz. Cuando me desperté, estaba en el hospital. Pregunté por Luis y lo único que encontré fue a sus padres llorando en el pasillo y los míos tratando de consolarlos.

Al día siguiente fuimos al funeral de Luis, pero nunca olvidare la expresión que tenía Luis antes de desmayarme…


Via Creepypastas


También te pueden interesar
La oscura noche del Hombre Gato

La oscura noche del Hombre Gato

La historia que van a leer es el caso real de una tragedia que se abatió sobre Villa Celina, localidad situada en el partido de La Matanza, a mediados de los años noventa. Diversos testimonios dan cuenta de la veracidad de los hechos de aquella noche, pero especialmente, el documento del canal de televisión Crónica TV, que fue el encargado de cubrir este insólito caso en vivo y en directo. Me tomo el atrevimiento de compartir la cobertura periodística para que entiendan la veracidad que este...
Atras de la Puerta

Mi perro endemoniado

Yo tengo uno que se llama Chop, él es una dulzura, es muy inteligente, lame tu mano y tu cabeza y juega sin parar a la pelota, pero llego un día que yo cuando me iba dormir lo saque a la calle, cuando me desperté en la mañana y lo entré, lo note muy mal y enfermo. Note que en la boca tenia un tipo de espuma, me preocupe y fui a veterinario, este me dijo que la espuma era desconocida, cómo yo tengo cámaras en la afuera de mi casa me fije en ellas, se notaba una persona pequeña, con alas y...
Mari a las 3 de la mañana

Mari a las 3 de la mañana

¿Eres un hombre soltero, solitario y te quieres divertir? Bien entonces pon atención a lo que te voy a contar, pero ojo te aclaro en esta momento que me deslindo de la responsabilidad por cualquier cosa negativa que pase a partir de esto y si le dices a alguien que yo te conté esto lo negaré rotundamente. Este es un ritual muy complicado de realizar pero los resultados lo justifican. Primero necesitas tener en tu cuarto un tocador con un espejo grande que refleje tu cama y te refleje a ti...
Atras de la Puerta

El desaparecido

Me llamo Jessica. Lo que les voy a relatar nos ocurrió a una amiga y a mi cuando regresábamos del trabajo hace como un año y dos meses, lo recuerdo muy bien. Mi amiga se llama Tina y nosotras trabajamos en una tienda.. Había sido un día muy agotador, acabábamos de salir de la escuela y nos dirigíamos a casa para comer e irnos al trabajo. Nos despedimos del parquecito que queda justo frente a la escuela, ella dobló la esquina y yo me fui derecho a casa. Una hora después nos encontramos de...