El origen de Zalgo

En los tiempos en que nada existía.

El tiempo, Xanet, mi padre, cambió eso.

Separó a la oscuridad Zalk y a la luz Anka.

En eso creando cierto orden a partir de ellas.

Nadie me predijo, mi padre tiempo era ajeno a mí.

Mi madre me abrazaba en secreto perpetuo en su vientre.

Mientras mi hermano Am Dhaegar era alzado a la gloria.

Nadie escuchaba sus llantos.

AnDhaegar, hijo de la luz y el tiempo, Señor del Orden ¿Un ser de luz?

Su mirada no comprendía, la belleza de la locura.

Nací en una hermosa noche.

Bajo el hermoso cántico de lágrimas.

La oscuridad, mi madre, no me abandonaría.

Ya que ella siempre vivirá dentro de ser.

Mi padre no me reconoció.

Mi hermano me negó, pero Anka.

Tan radiante, mis ojos carbonizó.

Dejándome a mi suerte.

Vagué, buscando mi ser.

Las puertas del orden.

Me abrumaban.

Enloqueciéndome infinitamente.

Crecí para ser el señor del Caos.

Nadie me guió, nadie me ayudó.

Sólo la oscuridad creyó en mí.

Ahora soy oscuridad.

Eventualmente.

Ya no sólo éramos Am Dhaegar y yo.

También nuestros hermanos.

Los seres elementales.

Cada uno, por ganar un lugar.

Una sonrisa de Tiempo.

Me dieron caza, yo a ellos muerte.

Absorbiéndolos.

Así ganando ante el Orden.

Cada uno de mis hermanos.

Cada uno una boca.

Cada uno un llanto.

Robando del cielo una estrella muerta.

Ella me guía en donde no puedo ver.

Me guía en la luz del orden perpetuo.

Pero no por mucho será así.

Am Dhaegar me ha descubierto.

El con velas en sus manos, inocencia y orden.

La estrella muerta me muestra el camino a mi hermano.

Su sangre sobre la inocencia, se ha corrompido.

El tiempo ha de pasar, mientras armo mis legiones.

Yo lo espero, detrás del vuelo de sombras.

Detrás del muro de penas y tristezas.

Pero he de levantarme.

Un día un súbdito, me preguntó:

“Te hemos servido desde hace ya tanto tiempo. Sin embargo, ¿cómo hemos de llamarte?”

Voltee, sonriendo con mis 7 bocas:

“He tenido tantos nombres, muchos ya perdidos u olvidados.

Pero uno persiste en cada dimensión que visito, ese nombre es Zalgo”.


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Voces en mi Cabeza

El cuchillo cayó al suelo, junto a mis pies. Estaba manchado de sangre. Como mis manos. Observé durante breves instantes…

El satanismo

El satanismo consta de un número de creencias relacionadas y fenómenos sociales. Comparten las características de simbolismo, veneración y admiración por Satán (o figuras…

Escondido

Antes de comenzar desearía decir que a veces te has preguntado esto y por más raro que parezca…