Desconsuelo

Ya pasaron dos meses de la muerte de mi tía Tatiana, pero solo 3 días de que fui a visitarla por primera y única vez después de difunta.

Anonadado, se me dificulta contar mi experiencia, aun en un ordenador. Lo hago, porque creo que todos deberían saber qué es lo que uno puede experimentar en la vida. Que las cosas no pasan porque sí, sino que todo tiene su causa. Absolutamente todo Maldición, solo recordarlo me dan ganas de llorar

No quiero aclarar el motivo de su ausencia, eso oscurecería todo el panorama. Tres días atrás decidí visitar necrópolis con una tremenda melancolía, decidí quedarme hasta el día siguiente -sí, dentro del camposanto-.  Evadí la poca seguridad que había, eludir un barrendero no fue problema para mí. Sentí necesario el deber. Tenía largas penas por contarle, cosas pendientes me quedaron formularle. La pesadumbre de mi alma era más fuerte, un frío recorrió mi espalda.

10:10 pm.

Solo en el paraíso creía estar, solo como la nada. Fue entonces cuando me acerqué a su tumba, nunca lo esperaría. Su aparición sorpresiva me dejó pasmado -sentí una sensación indescriptible, mi cuerpo no respondió por unos segundos-.  No fue visible, pero sentí con absoluta certeza la presencia de aquella alma a la cual le debía mérito.

10:15 pm.

Corrí, tuve “temor” por no decir miedo. Estaba en cuenta de que no podía escapar de mi situación. Me detuve a solo 30 metros, no quise mirar atrás, sabía qué pasaría. Fue entonces cuando una maldita sombra amorfa y espesa se presentó delante de mí. Mis ojos se desviaron automáticamente hacia el suelo, no quería que nada me pasara.

10:20 pm.

Mis sentidos se normalizaron, ella ya no estaba presente. Di un paso y me encontré, sentí una sensación de calor en mis dos brazos.

5:30 am.

Solo oscuridad, un olor que realmente nunca había sentido, algo en ese ambiente me gustó. Sonreí, no sé el motivo. Inerte mi cuerpo fue por unos segundos, los cuales me permitieron salir de ese lugar. Una escalera y luz, me angustié al saber que tenía que partir, al subir me di cuenta… Era una puta cripta.

6:00 am.

La luz del sol no ayudó a calmarme, mis nervios parecían trillar mi sangre. Miré mis manos rojas y me asombré, remangué mi camisa, noté marcas de suicídio que no existían.

8:00 am.

Llego a mi casa, un detalle me llamó la atención: como de costumbre, estaba solo. Hay cosas peores que estar solo. Las personas suelen darse cuenta mucho tiempo después. Y frecuentemente cuando esto pasa, es demasiado tarde. Realmente, no hay nada peor que un demasiado tarde.

Grita hasta callar, no hay mejor sonido que el del silencio. Espero que entiendan mi despedida, no fue por gusto, sino por obligación.

Venas Cortadas

sevenfold saku’s


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Nora Doll

Emily Lewis, es una joven de 20 años, estudia la carrera de medico cirujano, y tiene una obsesión…

Hell bell

Mi hermano, tras llevarse una gran decepción con la cuarta generación de Pokémon, me regaló todas sus cosas…