Déjame entrar, soy un hada

Es un viernes cualquiera. Mis padres salen a cenar y yo me quedo con mi hermano pequeño. Aburrido me fui a ver la televisión. En ese instante mi hermano pequeño corrió hacia mí, asustado, diciéndome:

-Hay un hada en mi ventana. Dice que quiere entrar.

-No digas tonterías, seguramente es algún arbusto.

30 minutos después mi hermano vino llorando hacia mí:

-¡POR TU CULPA EL HADA SE FUE!

Entonces empecé a preocuparme:

-Bueno. ¿Y por qué?

Mi hermano dejó de llorar. Dijo que el hada quería entrar con nosotros.

-Ni se te ocurra abrir la puerta-repliqué.

Al día siguiente me despertaron unos ruidos extraños que provenían de abajo, en la sala. Me levanté silenciosamente y eché un vistazo. Ahí estaba mi hermano, en medio de la oscuridad, hablando solo junto a la ventana, o eso creía yo. Lo regañé y se fue corriendo a su cuarto.

En la mañana le expliqué a mis padres qué cosas hacía mi hermano y ellos me dijeron que lo dejara jugar, que esas cosas estaban en su imaginación. De nuevo por la noche, cerca de las 12:00 PM, mi hermano me dijo que el hada quería conocerme. Esta vez le seguí la corriente.

-Dile al hada que si quiere entrar a casa con nosotros que nos traiga muchos dulces.

20 minutos después regresó mi hermano feliz:

-El hada dijo que mañana traerá los dulces.

En la mañana mi hermano me despertó saltando de alegría y me dio una gran cantidad de dulces.

-Mira, ¡el hada trajo los dulces!

Me enojé y le exigí a mi hermano que dejara de hacer sus bromistas y que no podía salir tan temprano a tirar dulces en la en su cama solo para hacerme creer que el hada existía.

Hada

A la 1 de la mañana, mi hermano vino con miedo, despertándome:

-El hada nos está esperando.

Harto, bajé con mi hermano y quise prender la luz pero él me dijo:

-El hada no le gusta la luz-luego abrió las cortinas-. ¿La vez? ¡Es real!

Di dos saltos para atrás al ver a esa cosa que se asomaba en la ventana. Mi hermano me agarró la mano:

-Ven, quiere decirnos algo.

Me acerqué y nos dijo con una voz muy rara y aterradora:

-Bien, amigos, ya traje los dulces, ahora déjenme entrar.

Yo tenía ganas de irme corriendo a mi cuarto y poner cemento en las ventanas. Grité:

-¡JAMÁS TE DEJAREMOS ENTRAR! ¡VETE!

Esa criatura de aproximadamente un metro se me quedó viendo fijamente y empezó a pisar con mucha fuerza el piso, enojado, haciendo berrinche como un niño. Pegó su lengua en la ventana y dijo con un voz ronca:

-Tengo mucha hambre.

Empezó a dar palmadas a la ventana y se fue saltando hasta desaparecer en la oscuridad.

La supuesta hada no volvió a aparecer. Un mes y medio después, en la casa del vecino se encontró el hijo muerto y la ventana abierta. El niño que murió iba al colegio con mi hermano pero no eran amigos, así que le preguntamos al mejor amigo del niño fallecido si sabia algo.

-Lo único que sé es que me contó que un hada quería entrar y planeaba abrir la ventana.


Via Creepypastas


También te pueden interesar

El Piso 11

El edificio donde se mudó Miguel solo poseía un ascensor. Esto habría podido ser un inconveniente, considerando los…

Katie King

Katie King es el nombre que los espiritistas de la década de 1870 pensaron para uno de los…

Aokigahara

No tenía de qué quejarse. Apenas lo habían ascendido en el trabajo y su novia era de las…

proxies

Bueno aca algunos de los proxies de slender que encontre. NECESITO LA EDICION DE AQUEL QUE SEPA LOS…