Debajo de tu cama

No te lo tomes en broma ni mucho menos, esto es algo serio y ten en cuenta que si lo haces, tu cama te parecerá algo no muy “seguro” durante semanas e incluso años. Para hacerlo no se necesita mucho: tú y, obviamente, una cama o donde tú duermas habitualmente. Cualquier lugar cuenta. 

Enciérrate con aldaba en tu habitación. Solo debes estar tú, nadie más. Cierra cada ventana o lugar donde pueda entrar o salir aire. No queremos que se escape lo que quieres invocar.  

Debajo2

Apaga las luces; los demonios y seres de la oscuridad la odian, no querrás molestarlos antes de empezar. Aquí sigue lo interesante. Dilo o piénsalo, de cualquier forma es una invocación:  

“Serpente per la ali, tenebre e sangue… Ora voglio giocare con te, la voce e la mente non li temono, oggi sono venuto a sfidarli.”

Si lo recitaste en voz alta, en silencio o en en tu mente, está listo. Ahora acuéstate y voltéate hacia el lado derecho, dándole la espalda a una esquina de tu habitación. Parpadea el número de veces que iguale a tu edad y murmura: 

“Questi indietro? (¿estás atrás?).”

No tendrás respuesta, pero hay algo malo en todo esto. Has invocado a “Sotto”, el demonio que habita debajo de las camas. Créeme, no será nada agradable el sentir su presencia. Él es lo que más odias. No tiene forma exacta y mucho menos un idioma en concreto.     

Debajo3

Al invocar un demonio, especialmente a Sotto, dejarás de tener pesadillas e, incluso, no soñarás absolutamente nada. Dormirás durante las horas precisas, ni más ni menos: tu vitalidad, por ende, será potente. Cada noche tendrás que dormir en la misma posición, forzándote a no cambiar de esta durante la noche, obligado a darle la espalda a “Sotto”; de lo contrario, lo verás, y las consecuencias de este hecho son terroríficas y torturadoras.

¿Quieres realmente hacerlo? 


Via Creepypastas


También te pueden interesar