Cena con una chica especial

Conocí a Laura en la fiesta de fin de curso, yo no sabía nada de ella. Un amigo de clases me la presentó. En un principio me cayó bien, todo hay que decirlo… Mi concepto sobre ella cambió el día que me invitó a cenar.

Me pareció extraño que una desconocida (porque era una completa desconocida) me invitara a su casa. Supongo que tengo encanto natural, no sé. La chica era bellísima, para que os voy a engañar. Tenía los ojos verdes con eso os lo digo todo. 

Ya sentados con la mesa puesta le pregunté el motivo de sus colmillos (se me había olvidado contaros que esta chica era gótica). Ella y su padre me respondieron con un “adivínalo” que me dejó intrigado. De repente, su madre me sorprendió por detrás ¡¡Por Dios, qué susto me llevé!!

No me la esperaba. Su madre era casi tan rara o más que ella. Su madre se me acercó al oído y me dijo muy despacio: “Hay carne para cenar.” Bien sabía Dios que si lograba cruzar esa puerta (la de salida) no volvería a esa casa ni harto de vino. Me temblaban las manos y lo peor de todo, es que no sabía por qué me temblaban eso no me había pasado antes lo juro.

Todos alguna vez en nuestras vidas, hemos conocido el auténtico miedo. Muchos incluso nos “enganchamos a él”. Aquella familia no era normal, tenéis que creerme… Lo que pasó después os dejará sin aliento estoy totalmente seguro. La madre se sentó a la mesa y me lanzó una mirada pícara. ¿Acaso estaba coqueteando conmigo…? 

En mi casa por lo menos, se reza a la hora de las comidas. Le pregunté a ésa familia por qué no rezaban el “padre nuestro” , el padre me contestó un poco borde, según me dijo “no tenían por costumbre rezar, simplemente se ponían a comer y ya está.” La madre repartió la comida en los cuatro platos y cuando llegó a mí me echó más de la cuenta. 

Si os digo que aquella carne estuvo realmente deliciosa ¿cómo os quedáis?… Me horroricé al ver un “anillo” en mi plato. Se lo dije a su madre pero esta siguió comiendo. Me había ignorado. Parecían estar muy concentrados. A continuación, se lo conté a Laura, pero tampoco me hizo caso. Viendo que no me hacía caso nadie, solté los cubiertos y me limpié con una servilleta de color negra que me habían puesto. Removí la comida con el tenedor y vi un dedo. No lo había visto antes, sea quien sea, lo escondió muy bien en la carne. Sí, yo me quedé como vosotros… ¡¡Maldita sea, era el dedo de una persona!! ¡¡Estaba ante unos malditos caníbales….!! 

Entonces me convencí de que tenía que seguirles la corriente si quería salir vivo de ahí. Mi corazón latía a mil por hora, y no exagero. La chica de mi instituto resultó ser nada más y nada menos que una chiflada psicópata. Comencé a sudar, no pude evitarlo. Tenía demasiado miedo como para pensar. Lo único que quería en ese momento era escapar de ahí. Si quería conseguirlo tenía que seguir comiendo, ¡¿pero cómo…?!

… Se me ocurrió una idea que no iba a fallar, aproveché que estaban distraídos comiendo (….) y saqué mi iPhone 6. Con mucha delicadeza , activé una aplicación que viene integrada en el teléfono (llamada fantasma) y esperé a que sonara. Según esta app, el móvil inteligente hace una falsa llamada para que puedas salir de más de un apuro.

Tan solo tuve que esperar diez segundos, ellos seguían comiendo como si nada hubiera pasado. A los pocos segundos sonó mi móvil. Los tres me miraron. Vaya miradas chicos… Vaya miradas. Si las miradas matasen… Sólo lo dejo ahí. Les conté una patraña, les dije que tenía que irme a casa mi madre reclamaba mi presencia de inmediato. Al ser unos padres estrictos lo entendieron rápidamente y dejaron que me fuese. Laura, me pidió que nos volviésemos a ver, le dije que no había problema. Esto se lo dije para que me dejara en paz. Esa misma noche me planté en la estación de Policía y les conté que tenía a unos caníbales de vecinos. Jamás dieron con ellos… No me preguntéis que pasó con ellos porque estoy tan desconcertado como vosotros… Sólo hay una explicación para todo esto, después de que yo me fuera cogieron las maletas y se fueron a otro pueblo. Ahora mismo supongo, imagino que deben de estar haciéndose pasar por gente normal….[…FIN..!! Espero que sea de vuestro agrado…]


Via Creepypastas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Ikizukuri

“Morir es ayudar a aquellos que mueren de hambre.” Eso fue lo que me dijeron cuando me enfrentaba…