Alicia en el País de las Pesadillas

ALICIA-EN-EL-PAIS-DE-LAS-PESADILLAS

Corre, Alicia, pero no podrás escapar…

No tengo tiempo. A mi lado, Cheshire está aullando de dolor, pues le han tirado algo filoso en una de sus orejas, pero sigue allí conmigo, al igual que mi fiel Sombrerero Loco. Su rostro pálido está deformado por la furia que ocasionaron todas aquellas criaturas despiadadas, pero debemos huir.

¡Uno, dos, tres y cuatro! De nosotros nunca te esconderás…

No recuerdo muy bien cuándo comenzamos esta guerra. Quizá cuando la odiosa reina roja volvió al País de las Maravillas y destruyó a casi todo el mundo, convirtiéndolo en su antiguo reino, pero mucho, mucho peor. Ahora lo llaman El País de las Pesadillas. Los ojos de todos me persiguen. El Sombrerero Loco no tiene muchas fuerzas, pero sigue adelante.

Alicia… Pobre Alicia… ¿Con quién quieres estar?

La música sigue resonando en mis oídos. Los imbéciles de los naipes corren detrás nuestro y siento cómo nos alcanzan, y al mismo tiempo están tan lejos… Cheshire sonríe; me gusta su sonrisa, es cálida y reconfortante. Me pongo a recordar cómo éramos todos antes de esto. Unos cabellos castaños caen en mi rostro. ¡Castaños! Antes era rubia. Una poblada y rizada mata de pelo rubio.

Sonríe, Alicia, y ven aquí… Prometemos que no te haremos nada e irás a dormir…

Mis ojos antes eran azules, de un precioso color azul cielo. Ahora tienen tendencia al verde esmeralda y al gris antes de que llueva. Una lluvia amenaza con salir de los alegres ojos del sombrerero loco. ¿Alegres? La locura refleja el color que tiene en esas orbes. Cheshire está en el suelo, ronroneando y sonriendo a la vez; El Sombrerero Loco está bailando una dulce y hermosa canción… Oh, me sé esa letra… La cantaré también.

Alicia, pequeña, no temas por favor…

Ven aquí y haznos el honor…

Elije, Alicia: tus amigos o tu cordura.

No todo se puede es esta ciudad de locura.

La Reina va a venir, alístate y muéstrate feliz.

La obediencia se premia, Alicia, y se obra bien.

¡Ahora cantemos la canción al revés!

Veo a lo lejos una mujer de pelo rojo y muy bajita… Oh, ¿estaré presentable? No quiero enojar a mi reina. Ella es muy dulce y yo soy su pobre sirvienta… Quizá le guste mi canción. Se la cantaré. Ah, y por cierto, si no te lo dije… Me llamaba Alicia, pero ahora soy Alicia en el País de las Pesadillas. Un hermoso lugar para vivir, ¿no crees?


Jennifer Escobar.


Via Creepypastas


You May Also Like

Station.exe

Uno de los sitios predilectos donde nacen y se difunden las historias más oscuras es en 4chan, lugar…

El Monicongo

Mi nombre era Miguel y aunque estoy muerto sin poder escuchar, ver, oler sentir o moverme, aun puedo…