Cómo matar a un vampiro

Allá afuera
Allá afuera

Las leyendas de vampiros son claras al respecto. Se debe atravesar el cuerpo del vampiro con una estaca de modo que se clave en la tierra y de ese modo asegurarlo a la tumba.

La estaca, preferiblemente, debe ser de madera de rosal silvestre, de álamo o de fresno. En algunas zonas de Europa Oriental se prefería el hierro al rojo vivo en lugar de madera, tal vez creyendo que después de un tiempo los vampiros se habitúan a los métodos tradicionales de matarlos. Tras estas operaciones, se debe quemar el cuerpo del vampiro y posteriormente enterrar sus cenizas en algún cruce de caminos.

Si no se encuentra pronto al vampiro, sus primeras víctimas serán siempre sus familiares más cercanos. En general, luego procede a atacar a sus vecinos y a otros habitantes de su aldea natal, con especial predilección por aquellos con quienes hayan quedado cuentas pendientes. Recordemos que esto es así porque los vampiros no pueden, en principio, alejarse demasiado de sus sepulcros, ya que deben retornar a ellos con las primeras luces del día.

Si el vampiro logra escapar de una emboscada existe el riesgo de que suba a lo alto del campanario y grite el nombre de los cazadores, quienes morirán inevitablemente en el curso de unas pocas horas. Para evitar esto se utilizaban extravagantes seudónimos que complicaban la comunicación entre los cazadores, cuyas pesquisas a menudo terminaban en estériles reyertas personales.

En determinados sitios, el vampiro no se conformaba con gritar a viva voz el nombre de sus perseguidores, sino que hacía sonar el toque de los difuntos, matando en el acto a todos los infortunados que lo escuchaban.

Si no se lo mata en los primeros siete años de No-Vida, el vampiro irá adquiriendo nuevos y temibles poderes, trayendo aún más ruina y desolación.

Existía también un método artificioso para matar a un vampiro, que consistía en dejar un manojo de sogas entrelazadas dentro del ataúd del sospechoso. Cuando el vampiro despertaba a su nueva naturaleza nocturna, encontraba el impulso irresistible de desatar la madeja, pasando largos y amargos días intentándolo en vano, hasta que la sed finalmente lo consumía.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

El exorcismo de Emily Rose

![ class=“thumbimage ” data-video-key=“Exorcismo_De_Anneliese_Michel_(La_Verdadera_Emily_Rose)-0” data-video-name=“Exorcismo De Anneliese Michel (La Verdadera Emily Rose)-0” width=“320” height=“179” itemprop=“thumbnail”](Exorcismo De Anneliese Michel…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Azul Oscuro

Me llamo Laura, tengo 15 años y mi color favorito es el azul marino o azul oscuro, si…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Sneckdraw

Sneckdraw se crió en Washington D.C. junto a su madre, padre y hermano. Su padre era un hombre…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bridge Worm

BRIDGE WORM Bridge Worm es una de las tantas criaturas de Trevor Henderson. Realmente se sabe muy poco…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El señor conejo

La maldad puede encontrarse en cosas aparentemente inofensivas o animales que pueden verse tiernos a simple vista, pero…
Read More