Campamento sangriento

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Era una mañana de verano cuando una joven llamada Carolina se iba de campamento junto a sus compañeros del colegio y sus dos mejores amigas María y Cristina.

Cuando Carolina llegó al aeropuerto, se encontró con sus dos mejores amigas. Cogieron el vuelo 525 hacia California donde se encontraba el campamento. Ya era de noche al llegar, así que se fueron a dormir a la cabaña, por suerte les había tocado a las tres amigas juntas.

Carolina y Maria dormían juntas en una litera; María arriba y Carolina abajo, y Cristina en otra cama aparte. A la mañana siguiente cuando ya era la hora de levantarse María y Carolina se levantaron y vieron que Cristina no estaba allí, así que dieron por hecho que Cristina habría madrugado y se encontraría en el comedor desayunando.

Al llegar al comedor no la vieron y preguntando a la gente y a los monitores, todos respondían no saber de su paradero desde la noche anterior, la noche en la que llegaron. Estuvieron todo el día buscándola policías, inspectores, los niños, los monitores, pero nadie la veía.

Les dijeron a Maria y a Carolina que fueran a dormir que ya seguiría la búsqueda los agentes especiales durante la noche, prolongándose hasta su encuentro. Cuando llegaron a la cabaña para irse a dormir, Carolina fue al baño y vio que en el espejo ponía: tengo a Cristina, vosotras sereis las siguientes.

Cuando carolina salió del baño, vio que María estaba agachada en el suelo mirando debajo de la cama de Cristina leyendo algo debajo de una baldosa. Carolina también se acercó y vieron que ponía: Sandra Martinez Gonzalez, 1959, murió a causa de ser ahogada por su madre en esta misma cama.

Las dos muy asustadas salieron corriendo a comunicarlo a los monitores: los monitores fueron y lo vieron así que las trasladaron a otra cabaña para pasar la noche decidiendo abandonar el campamento al amanecer.

Cuando Carolina dormía, Maria se dio cuenta de que se había dejado una de sus maletas en la otra cabaña y decidió ir a recogerla. A la mañana siguiente, Carolina se desperó y vio que su amiga María no estaba y también vio escrito en la pared por todas partes: “Solo quedas tú, de hoy no te libras, vayas donde vayas allí estaré yo.” Todo el mundo muy nervioso decidió coger el avión.

Cuando ya todos habían despegado en el avión, María fue a coger una manzana de su maleta y vio que ponía: ahora el avión no llegará a su destino y así ocurrió, el avión descendió hasta precipitarse en el mar y todos los pasajeros murieron en el fatídico accidente. Ya nadie va a ese campamento ni nadie montará más en el vuelo 525.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

SCP-2222

Los operativos de la Fundación apostados dentro de ( ) han sido reubicados y situados en la Unidad…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cuarto blanco

He despertado, no sé cuánto tiempo he dormido pero siento esesaboren la boca de haber dormido mucho. Levantó…
Read More
El Puente Negro

Cuadros vacios

Era un día como todos. Llegué del colegio, me metí en la computadora y entré a estasmuerto.com. Todo…
Read More
Allá afuera

SCP-236

Ítem #: SCP-236 Clasificación del Objeto: Keter Procedimiento Especial de Contención: Todo material que deje el área de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Maigo

¿Por qué ella había llegado a tal punto? El suicidio de su marido había sido noticia durante unas…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mirada fija

…Mientras me colocaba en posición fetal al lado de aquel jarrón roto, aquella persona me miraba fijamente aún…
Read More
Allá afuera

Caín

Los Primeros Tiempos Sueño los primeros tiempos de la más larga memoria, canto los primeros tiempos del más…
Read More