Bienvenido al infierno

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Entrarás a un pasillo o caerás directamente a un vacío totalmente oscuro donde la oscuridad te rodeará completamente sin dejarte ver nada en absoluto. Todo estará caliente obviamente, pero no como lo imaginas si no mucho peor porque nada es como lo imaginabas, nunca es como lo imaginabas.

Aunque no verás nada igualmente sentirás un suelo muy rasposo que, al caminar sobre éste, escucharás que el mismo hará un sonido un poco incómodo. Delante de ti se levantará un gran telón, de color rojo oscuro.

Cuando logres pasar el gran telón podrás ver el peor de los infiernos delante de tus pies.

Es más, estarás en el infierno original, mucho peor de lo que imaginabas. Si no me crees, entonces espera, espera aquel día, el día de tu muerte.

Si no quieres ver el horror, sabes qué hacer, ¿no? El lugar donde escucharás los gritos de las almas, los gritos de las personas que hicieron tanto mal que tendrás que taparte los oídos.

Es fácil entrar ahí, ¿lo sabías? El suicidio, por ejemplo.

¿Te atreverías a entrar? ¿Te atreverías a ver el horror por ti mismo? Y si no quieres hacerlo, pues, ya sabes que hacer, ¿verdad?

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

El Club Bohemio

El “Bohemia Grove”( “el club Bohemio”), es un club privado elitista sólo para hombres ubicado en California, Estados…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Hermanas Gemelas

De niñas, mi hermana Cassie y yo no sabíamos que éramos diferentes. ¿Cómo podríamos? Pasábamos todo el tiempo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Guerras Celestiales

Las Guerras Celestiales son acaso el primer conflicto bélico del universo, una serie de guerras, batallas y escaramuzas…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bebé del diablo

A principios del siglo XVIII, después de 6 niñas, el esposo de Marie Laveau deseaba ya un primogénito…
Read More
El Puente Negro

La marca de Caín

Siempre recuerdo aquella vieja historia del Génesis sobre dos hermanos, Caín y Abel, que me contaba mi abuela…
Read More