Bicolor

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

_ 2007 _

__ Comenzaré a narrar esto. Pero primero, permíteme presentarme. Me llamo Mason Lightwood. Pero pueden llamarme Bicolor. Tengo 18 años actualmente. Y les contaré mi historia. Un resumen. Para no extenderme tanto…

_ **** _

_ 1998 _

__ Cuando tenía la edad de 9 años, mi padre desapareció en extrañas circunstancias. Un día él fue al trabajo y no volvió jamás. Mi madre nunca quiso comentar más sobre el tema, decía que le era doloroso, pero sentía que me ocultaba algo. Así que con exactitud no supe si huyó o está muerto. Lo único que si puedo confirmarles, es que sigo buscando pistas sobre él y su paradero.

__ Mi padre tenía algo que amaba muchísimo, una vieja cámara que encontró en una excursión en el bosque con sus compañeros de trabajo. La tomó y la trajo a casa, desde ese momento era el objeto más importante que tenía y lo llevaba con él a todos lados. Él a veces hablaba solo y se comportaba extraño. Yo me asustaba y me mencionaba que cuando creciera lo entendería. Así que cuando desapareció tomé lo más preciado para él. Algo que me recordaría a su presencia. Su vieja cámara. Ese día no la llevó al trabajo. Fue extraño. Aún sigo investigando porqué. Pero regresando al tema, la cámara era algo peculiar, no sé si era de fábrica. Pero parecían lentes 3D, una mitad era azul y la otra roja. Exactamente mis colores favoritos. Y justo a un costado tenía un símbolo peculiar, un círculo y una x. Pero a pesar de todo era la favorita de mi padre. Así que la conservé.

__ En la primaria no tenía muchos amigos, era el típico chico que sentía que los demás eran diferentes a mí. No me molestaban, no parecían ver mi presencia. Era lo bueno. Pero no le tomaba importancia. Simplemente siempre iba a clases por conveniencia, ese lugar era súper aburrido. Parecía una prisión, cada uno estaba con lo suyo. Y nadie se interesaba en acercarse a mí. En resumen, fui un chico solitario toda la primaria y mi período escolar.

_ **** _

_ 2004 _

__ Al crecer me interesé mucho en la fotografía, más que todo al cumplir los 15 años. Pero nunca me decidí en hacer un taller o algo al respecto. Tuve acercamientos, tuve oportunidades pero no lo hice. Ya que me recordaría tanto a mi padre. Fue difícil procesarlo por muchos años, ser el niño huérfano. Mi madre bebía alcohol compulsivamente y yo debía atenderla. Se deprimía cada vez más. Ver ese ejemplo me hizo pensar que quería cada vez más superarme en la vida. Pero fue la persona que me crío, así que no la abandonaría jamás. No soportaría la presión. Así fue por muchos años más…

_ **** _

_ 2007 _

__ Al graduarme de la preparatoria con la edad de 18 años, hice muchos cambios en mí. Entre ellos me teñí el cabello de mis colores favoritos y tomé mi primer taller al respecto finalmente. Necesitaba una cámara y para darle memoria a mi padre decidí utilizar la suya. Comencé a fotografiar a varias personas, como modelos ya que lo requería para culminar el taller. Todos ellos, desaparecieron en circunstancias extrañas. La policía me interrogaba mucho. Pero no había pruebas contundentes que indicarán que yo era el culpable. Mi madre comenzó a sospechar de mí, creía que asesinaba y que mi excusa era mi padre. Algo absurdo, lo sé. Duré un par de meses estudiando y culminé el taller. Así que, me entregaron un reconocimiento por mejor diseño, ya que la falla de la cámara llamaba la atención, decían que como vintage.

__ Algo que se me había olvidado comentar es que desde que tomé la cámara de mi padre tenía sueños extraños sobre un hombre alto de traje y tentáculos, todas las noches. No se detenían. Así que no le tomaba importancia. Hasta que un día investigué y vi que habían casos similares de un ser llamado Slenderman. Seguí creyendo que era mi imaginación. Eran mitos. Pero si era peculiar que sentía que me seguía, y al voltear no había nadie. Me estaba volviendo loco pensaba yo. Así que seguí mi vida ignorando esos hechos extraños. Dedicándome así a la fotografía, me iba muy bien. O eso pensaba yo…

_ **** _

_ 23 DE FEBRERO DE 2007 _

__ Un día desperté en la madrugada, recuerdo que fue un viernes. Con la sensación de que me observaban, levanté mi cabeza. Observando así toda mi habitación, y pude notar que al costado de mi cama estaba la cámara hacia mi dirección. Me sentí algo dudoso ya que recordaba haberla guardado en el armario. El miedo me comenzó a recorrer el cuerpo y rápidamente observé con más precisión mis alrededores. Notando así que en una esquina estaba aquel hombre alto de traje, y junto a él estaba un hombre con una máscara blanca y negra. Lo que me llamaba la atención era de que a un lado de su ojo brillaba mucho el color rojo y del otro el azul como llorando. No podía movilizarme. La figura masculina con máscara se acercó a mí y tomó la cámara de mi padre. A continuación, me tomó una fotografía. El misterioso sujeto sacó unas dagas y se dirigía hacia mí, grité. Ya preparándome para la muerte, y cerré los ojos.

__ No sentía nada, no escuchaba nada. Sabía que había muerto, así que abrí los ojos finalmente. Me aterroricé con la escena que estaba viendo, había varias personas muertas en el suelo en un vacío oscuro. No sé cómo podía verlos, si no había iluminación. Lo más peculiar es que la sangre de algunos era roja, y la de otros azul. ¿Cómo era posible eso? Creí que era el purgatorio, o simplemente el infierno. No había hecho nada malo, toda mi vida fui correcto. Pero las injusticias siempre existen.

__ Comencé a caminar sobre los cadáveres. Fijándome así en sus rostros, pude notar que eran todas aquellas personas desaparecidas que había fotografiado. Todo era mi culpa, sentía la culpa recorriéndome el cuerpo. Hasta que seguí caminando, y pude ver que entre ellos estaba mi padre. Me tiré al suelo, comenzando a llorar. Intenté tomar su cuerpo pero no podía, era extraño, parecía un holograma. Decidí simplemente parar y contemplar a mi padre. Pasé unos minutos en el suelo con lágrimas en mi cara. Hasta que sentí una presencia detrás de mí. Al voltear pude contemplar una sombra acercándose. Hasta que tomó forma, era el extraño sujeto de mi habitación. Él era el asesino de mi padre, lo podía sentir en mis venas. Me levanté enojado. Comencé a correr hacia él, pero lo sobrepase. ¿Cómo era esto posible? Así que se detuvo y se quedó observándome. Por un rato. Hasta que rompí el hielo.

— ¿Tú quién carajos eres? — exclamé a aquel extraño sujeto.

— ¿No sabes quién soy? ¿De verdad? Creí que ya lo sabías… — susurró aquel ser en mi mente.

— Eres un idiota, si en realidad lo supiera no estuviera preguntándote. Ni sé en donde estoy. Respóndeme, ¿qué es todo esto? — dirigí esas palabras de enojo.

— Creí que la educación era lo tuyo Mason, vaya… Me he equivocado. Pero te responderé, estás dentro de mi cámara. Todo esto, me pertenece. Nos pertenece. Tú eres yo Mason, somos más parecidos de lo que piensas — continuo susurrando aquel hombre en mi mente.’

— ¿Quesoy tú? ¿De qué mierda hablas? — mi voz se ponía cada vez más tensa.

— Estás cegado en la ira y el odio. Solo te preguntas en tu mente si fui el causante de la muerte de tu padre. Te responderé… No fue mi culpa, lo asesinaron. Si puedes notar, tu padre no tiene rastros de haberle dejado mi marca. Mis colores. Está intacto. Lo metí aquí para que nadie pudiera hacer nada con su cuerpo. No sé quién lo asesinó. Lo protejo. — susurró aquel ser en mi mente.

— ¿En serio crees que soy ingenuo? — sintiendo todo el enojo en mí.

— Cree lo que quieras creer. — susurró en mi mente con un tono irritado.

— ¿Síhablas en serio? — comencé a dudar.

— Si no lo hiciera ni siquiera te hubiesecontado esta historia. Te fuese asesinado de una vez. — susurró enojado el sujeto.

— Buen punto. ¿Qué es lo que quieres? ¿Estoy muerto, no? — exclamé con mucha seguridad.

— No, estas aquí para cumplir la profecía. Tu padre sabía que el día de su muerte llegaría y tendría que pasar a su sucesor. Tú. — me explicaba el sujeto en mi mente.

— ¿De qué hablas? ¿Quién eres? — comencé a sentir muchas más dudas.

— Soy un demonio, me llamo Perseval. Es un gusto, soy el poseedor de este lugar. Mi hogar. Slenderman me acogió aquí, creando esta cámara. Escapé del infierno, decidí unirme a él. Me salvó la vida. — exclamaba el sujeto ya no en mi mente.

— ¿Slenderman es real? — me impresioné totalmente.

— Claro que lo es… Está detrás de ti — sonaba cada vez más irritado.

__ Me volteé y noté la presencia de aquel hombre alto sin rostro, con unos tentáculos en su espalda. Estaba justo al frente de él. Comenzó a resonar en mi mente una estática junto a una voz…

— Por fin ha llegado el momento… — susurró aquel hombre alto de traje en mi mente.

— Eres real… Todos estos años he sentido tu presencia, no era mi imaginación. ¿Qué quieren de mí? — solté aquellas palabras nervioso.

— La respuesta la tienes, es sencilla. No hace falta pensar mucho… Quiero que te unas a mí. — resonaba su voz en mi mente junto a la estática.

— ¿Y por qué razón querría yo hacerlo? — intenté mantenerme fuerte. ¿Quién era Bicolor? ¿Yo?

— Para vengar la muerte de tu padre, llevas en tus venas la sangre de uno de los mejores asesinos que existió. — lo decía con total confianza.

— ¿A qué te refieres? — dudaba más de sus palabras, de la realidad.

— Tu padre era uno de mis seguidores, nos conocimos en el bosque hace muchos años. Pude leer su mente, sabía de todas las atrocidades que había hecho, era justo lo que necesitaba. Su pasatiempo era matar, lo amaba. Pero siempre lo ocultó. Le ofrecí unirse a mí. Aceptó. Fue mi seguidor. Hasta que otra criatura lo asesinó. Él sabía que al morir debía pasar la cámara a tus manos. Así fue… Es el momento de que despiertes tu instinto natural. — contaba aquella extraña criatura.

— ¿Mi padre era un asesino? ¿Cómo no lo sabíamos mi madre y yo? — me sorprendí.

— Porque los amaba, y no quería perderlos. Él sabía los riesgos, los asumió. Está muerto. Únete a mí. — ofreciendo un trato.

— Dame una razón para hacerlo. — lo puse a prueba.

— Vengar la muerte de tu padre. Con el tiempo notarás que asesinar es lo tuyo. Has reprimido ese sentimiento por años. Como cuando asesinaste a tu perro. — intentaba convencerme.

— No, mi perro desapareció. — aclaré.

— No fue así, tu padre te trajo a mí y te borré ese recuerdo. Tu madre también cree que escapó. Casi descubre a tu padre. Merece morir. Ella fue la causante de una discusión muy fuerte, descubrió un cadáver. Tu padre huyó de casa, ya que tu madre llamaría a la policía. Todos estos años te lo ha ocultado. Él venía a buscarme, y en el camino lo asesinaron. Le pedí a Perseval que cuidara del cuerpo aquí. Eso ha hecho. Mientras yo, coloqué la cámara en un lugar donde podrías encontrarla. — comentó la criatura.

— No puede ser posible, él no la llevó. — aseguré.

— O eso es lo que pensabas… — aseguraba de igual forma el sujeto.

— No soy un asesino… — exclamé.

— Te devolveré los recuerdos, estás destinado a serlo. El fotógrafo de la muerte, uno de los míos. — ofreciéndome mucho más el trato.

__ El hombre alto colocó uno de sus tentáculos en mi frente, comenzó a arder. Pero pude ver que decía la verdad, eso ocurrió. Quería mentirme de que esos pensamientos no existían. Pero siempre han estado ahí. Debía vengar a mi padre. Todo es culpa de mi madre, sé que ella no lo asesinó. Pero si no lo hubiese amenazado con la cárcel, seguiría con vida. La ira me consumió más y más…

— Acepto. Me uniré a ti. Vengaré a mi padre. — decidí.

— Creí que tardarías en admitirlo. Tendrás habilidades que te ayudarán en todo momento. Perseval podrá acompañarte cuando lo necesites. Será tu más fiel amigo. — aclaró.

__ Perseval vuelve a su forma natural. Había desaparecido el traje. Él era una sombra oscura. Con forma humana, un ojo era rojo y otro azul. Me parecía genial.

— Perfecto, ¿ahora qué hago? — dudoso.

— Te entregaré un pequeño obsequio. — con un tono amable.

__ Una niebla comenzó a recorrer mi cuerpo, hasta que contemplé que tenía el antiguo traje de Perseval. Me encantaba. Me sentía diferente, ya sabía ahora cuál era mi destino. Asesinar…

— ¿Ahora qué? — comenté con un tono serio.

— Tu nombre ya no será Mason, serás Bicolor. Así que ahora, saldremos de aquí. Deberás asesinar a la causante de la discusión. Tu madre, deberás tomarle una fotografía antes de causar la hazaña. En tu traje tienes unas dagas para tu defensa. Utilízalas bien a tu favor. — explicó el sujeto.

— Perfecto. — estaba cada vez más seguro de esa elección.

__ A continuación todo se tornó oscuro nuevamente, hasta que aparecí en mi habitación. Creí que había sido un sueño, pero no es así. Tenía aquel traje.

— “Ya sabes tu destino, ahora cumple tu propósito”. — susurró nuevamente en mi mente.

__ Me levanté de mi cama con un impulso de rencor e ira, dirigiéndome a la habitación de mi madre. Abrí la puerta. Mi madre comenzó a despertar, se percató de mi presencia gracias al sonido de la puerta rechinar y comenzó a gritar. Le golpeé la cabeza con fuerza contra la esquina de la cama, en otras palabras. Metal. Varias veces. Quedó algo inconsciente. Así que alcé la cámara, y exclamé lo último que escucharía antes de morir.

— “De tu cadáver saldrá una buena foto”— sonreía y soltaba aquella palabra con tono de locura.

__ A continuación procedí en tomarle la fotografía. Luego de eso algo dentro de mí despertó. Saqué las dos dagas que tenía y le corté el cuello… Su cadáver se desvaneció. Slenderman apareció detrás de mí.

— Haz hecho un buen trabajo, no me equivoqué… Ahora, esto apenas comienza. Tenemos mucho que hacer, vámonos. — exclamó.

__ Nos retiramos de la habitación. Y desde ese entonces, he sabido cuál era mi destino, ser el fotógrafo de la muerte. Asesinar. Destruir. Aniquilar. Y tú, que estás leyendo esto. Si volteas o gritas, te asesinaré. Un solo click a la cámara y será tu fin. Así que… “Sonríele a la cámara, cariño”’.

_ **** _

_ — AUTORES: ANDREW PÉREZ & SARA WOLFSBANE. _

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-1379

Ítem #: SCP-1379 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-1379 debe ser mantenido en un casillero…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Elska ruth

El exterior. No estaba bien para salir a la calle. Como un niño, nacido en un bungalow gobernado…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mi peluche

Hace mucho, cuando era pequeño, me gustaban los peluches; resultaba muy divertido jugar con ellos, pero mi preferido…
Read More
Allá afuera

El Krampus

La palabra Krampus proviene del antiguo alemán “krampen”, que significa garra. En el continente europeo es conocido con…
Read More