Alicia en el País de las Pesadillas

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Corre, Alicia, pero no podrás escapar…

No tengo tiempo. A mi lado, Cheshire está aullando de dolor, pues le han tirado algo filoso en una de sus orejas, pero sigue allí conmigo, al igual que mi fiel Sombrerero Loco. Su rostro pálido está deformado por la furia que ocasionaron todas aquellas criaturas despiadadas, pero debemos huir.

¡Uno, dos, tres y cuatro! De nosotros nunca te esconderás…

No recuerdo muy bien cuándo comenzamos esta guerra. Quizá cuando la odiosa reina roja volvió al País de las Maravillas y destruyó a casi todo el mundo, convirtiéndolo en su antiguo reino, pero mucho, mucho peor. Ahora lo llaman El País de las Pesadillas. Los ojos de todos me persiguen. El Sombrerero Loco no tiene muchas fuerzas, pero sigue adelante.

Alicia… Pobre Alicia… ¿Con quién quieres estar?

La música sigue resonando en mis oídos. Los imbéciles de los naipes corren detrás nuestro y siento cómo nos alcanzan, y al mismo tiempo están tan lejos… Cheshire sonríe; me gusta su sonrisa, es cálida y reconfortante. Me pongo a recordar cómo éramos todos antes de esto. Unos cabellos castaños caen en mi rostro. ¡Castaños! Antes era rubia. Una poblada y rizada mata de pelo rubio.

Sonríe, Alicia, y ven aquí… Prometemos que no te haremos nada e irás a dormir…

Mis ojos antes eran azules, de un precioso color azul cielo. Ahora tienen tendencia al verde esmeralda y al gris antes de que llueva. Una lluvia amenaza con salir de los alegres ojos del sombrerero loco. ¿Alegres? La locura refleja el color que tiene en esas orbes. Cheshire está en el suelo, ronroneando y sonriendo a la vez; El Sombrerero Loco está bailando una dulce y hermosa canción… Oh, me sé esa letra… La cantaré también.

Alicia, pequeña, no temas por favor…

Ven aquí y haznos el honor…

Elije, Alicia: tus amigos o tu cordura.

No todo se puede es esta ciudad de locura.

La Reina va a venir, alístate y muéstrate feliz.

La obediencia se premia, Alicia, y se obra bien.

¡Ahora cantemos la canción al revés!

Veo a lo lejos una mujer de pelo rojo y muy bajita… Oh, ¿estaré presentable? No quiero enojar a mi reina. Ella es muy dulce y yo soy su pobre sirvienta… Quizá le guste mi canción. Se la cantaré. Ah, y por cierto, si no te lo dije… Me llamaba Alicia, pero ahora soy Alicia en el País de las Pesadillas. Un hermoso lugar para vivir, ¿no crees?


Jennifer Escobar.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Una noche oscura

Las noches son oscuras. Los faroles están prendidos, pero no hay gente. Nunca puedes encontrar el camino a…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Si supieras

Si supieras cuánto te odio, cuánto odio tu sonrisa estúpida y cuántas veces he soñado con borrarla de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Destero

Amber Rose no era precisamente alguien popular. Acababa de cumplir los 16 años y era la primera vez…
Read More
Allá afuera

La lavadora

Mi madre tenía una fobia extraña a la lavadora. Era uno de esos viejos aparatos de tambor horizontal,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Números

Nací con un don. O, al menos, fue así como mis padres siempre se refirieron a ello. Personalmente,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cuero

Este depredador acuático sumamente peligroso se dice que tiene una cabeza de bovino en forma completa con dos…
Read More