Absorbido

Allá afuera
Allá afuera

Felizmente casado, Richard espera su primer hijo con su esposa Sara, una buena mujer que conoció en unas vacaciones en Machu Picchu. Los días pasan, el vientre de Sara comienza a crecer, Richard está muy feliz, además su jefe le está por dar un ascenso, nada podría arruinar esa vida perfecta que empezaba a formarse, esa familia modelo. El futuro padre está muy emocionado a pesar de los malestares a los que últimamente se ha enfrentado, parece como si algo lo estuviera absorbiendo, es como si su vida estuviera siendo consumida por otra. Demasiado trabajo, los nervios por el ascenso, es lo que piensa Richard que podría estar causando todos sus malestares, la situación empeoró, Richard se desmayó en su trabajo, además de que vomita todo lo que logra digerir en su reducido horario. Pero todo eso queda en el pasado cuando llega a casa y mira a su bella esposa, su amor verdadero, la madre de su primogénito.

Ya son cinco meses de embarazo, Richard se ve muy mal, ha perdido peso, los desmayos se han hecho más constantes, su rostro está muy pálido, grandes ojeras rodean sus ojos. Richard ha visto a muchos doctores, que por más análisis que le hagan estos dicen que está en perfecta condición. Richard nunca creyó en hechicerías, pero debido a la insistencia de un amigo muy supersticioso aceptó ir a ver una hechicera, acordaron el horario de la reunión, Richard no quiso ir solo por lo que su amigo fue con él, ya el día del encuentro Richard dijo que tenía una reunión de trabajo por lo que llegaría tarde, fueron hacia un pequeño descampado donde se sólo había una pequeña casa, su amigo puso una de sus manos en el hombro de Richard y le dijo: A partir de aquí tienes que ir tú solo. Richard tragó saliva y avanzó, llegó hasta la puerta, una mujer lo atendió y le dijo: Adelante, sea bienvenido, me llamo Katrina, ¿en qué puedo ayudarle? Richard respondió: Soy Richard, vine aquí porque un amigo me dijo que usted podría ayudarme con mi problema.

Katrina respondió: Por supuesto que puedo ayudarte, tu problema es muy sencillo de resolver, tienes que ir a tu casa y matar a tu esposa, abrir su estómago y arrojar el feto a una hoguera.

Una cara de horror se dibujaba en el rostro de Richard y casi gritando respondió: No lo haré, ella es la mujer que amo, ese regalo que crece en su vientre es lo que más he querido en la vida, no lo haré.

Y la hechicera dijo: Como tú quieras, si quieres que ese feto absorba tu vida para fortalecer la suya es cosa tuya, yo ya te di la solución, ahora todo depende de ti….

Y ahora en las noticias matutinas una terrible masacre se encontró en la casa de Benson, al parecer alguien entró en la casa de los Benson y asesinó a sangre fría a la Sra. Benson con un cuchillo, lo más escalofriante de esta noticia es que el asesino abrió el vientre de la víctima y echó el feto a la chimenea, el principal sospechoso es el Sr. Benson, del cual se desconoce su paradero.

La hechicera al escuchar esto soltó una carcajada y dijo: No puedo creerlo, lo hizo, no hay duda que son unos títeres jajajajaja.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

PRISMA

Crear un edificio inteligente es un trabajo que nunca termina. Si quieres hacer uno, no solamente tienes que…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Blancanieves

¿Os acordáis de la historia de Blancanieves? Claro, es la historia de una malvada reina que quiere ser…
Read More
Asesinos del Zodiaco

The Tree Man

A principios de 1700, una leyenda en Inglaterra comenzó a propagarse muy rápidamente. La leyenda fue un tipo…
Read More
El Puente Negro

Las hermanas Fox

Las hermanas Fox fueron tres mujeres de Nueva York que, de algún modo, revolucionaron el estudio de lo…
Read More
Allá afuera

SCP-081

Ítem #: SCP-081 Clasificación del Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: Sólo aquellos de Nivel 4 con autorización…
Read More